Temas de salud

¿Por qué un adolescente decidió participar en un estudio de investigación sobre el COVID-19?

Lo que necesita saber

Aspectos destacados del artículo

  • A menudo se excluye a los niños de los ensayos clínicos de nuevos medicamentos.
  • Los NIH están financiando el estudio POP02 para comprender cómo funcionan los medicamentos en los niños.
  • El estudio ha ampliado su alcance para incluir a niños con COVID-19.

Shacarla “Carlie” Bellamy, de 15 años, está acostumbrada a estar en el hospital. Tiene la enfermedad de células falciformes, en la que sus células sanguíneas a veces pueden adquirir forma de hoz y causar un dolor extremo. Cuando era más joven, esto la llevaba a internarse en el hospital unas tres veces al año, a menudo durante 10 días seguidos. Conforme vaya creciendo, sus hospitalizaciones se han vuelto más frecuentes. “No es divertido”, comentó. Pero le gusta bromear y charlar con los médicos y las enfermeras, y a sus amigos les encanta visitarla, o lo hacían antes de la pandemia del COVID-19.

Un día a principios de enero de 2021, la madre de Carlie, Latisha, supo que era hora de ir al hospital nuevamente. “Puedo darme cuenta por cierta mirada en sus ojos”. “Puedo notar que realmente no se siente bien y que su dolor no se está controlando en casa”. Latisha condujo 30 millas hasta el Hospital de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

Carlie tenía un poco de dificultad para respirar y dolor de cabeza, pero asumieron que se trataba nuevamente de neumonía, una complicación frecuente de la anemia de células falciformes. Tanto Latisha como Carlie habían estado enfermas y dieron positivo en una prueba de COVID-19 en abril de 2020, por lo que fue una sorpresa cuando una prueba dio un resultado positivo en la sala de emergencias. “Estaba sorprendida”, recordó Latisha. “Al mismo tiempo, pensaba: ‘Oh, Dios, no dejes que empeore’”.

Mientras estaba en el hospital, Carlie se convirtió en una de los aproximadamente 400 jóvenes de hasta 20 años que se inscribieron en el estudio “Farmacocinética, farmacodinámica y perfil de seguridad de medicamentos subestudiados administrados a niños según el estándar de atención” (POP02). El estudio POP02 es parte de la Red de ensayos pediátricos, una red financiada por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD). Al unirse al estudio, Carlie está ayudando a los investigadores a comprender cómo el COVID-19 afecta a los niños y adolescentes.

Modificación de un estudio sobre el COVID-19

La hermana mayor de Carlie, Ciaquoia, hace dibujos y se los envía por mensaje de texto a su hermana en el hospital.

El propósito original del estudio POP02 era comprender cómo los medicamentos afectan a los niños y adolescentes, que a menudo no se incluyen en los estudios clínicos que determinan si un medicamento es seguro y eficaz. Esta exclusión significa que es posible que los médicos no tengan los datos necesarios para orientar sus decisiones.

Cuando la pandemia golpeó en 2020, el líder del estudio, Chi Hornik, se dio cuenta de que el POP02 podría ayudar. Como médica e investigadora en Duke, trabaja principalmente con niños y adolescentes en la unidad de cuidados intensivos, que incluye a algunos pacientes que se enferman gravemente por COVID-19. En marzo de 2020, ella y sus colegas ampliaron la lista de medicamentos analizados en el estudio POP02 para incluir los tratamientos que se utilizan para niños y adolescentes con COVID-19. El verano pasado, Hornik y sus colegas modificaron el protocolo nuevamente para incluir a personas que tenían COVID-19 pero que no necesitaban tratamiento o que acudieron al hospital con síndrome inflamatorio multisistémico en niños (Multisystem Inflammatory Syndrome In Children, MIS-C), una complicación rara pero grave del COVID-19.

“Estamos en medio de una crisis de salud pública y necesitamos unificar todos nuestros esfuerzos para combatir esto”, comentó Hornik. “Es muy importante que haya tantas familias y pacientes dispuestos como Shacarla que, sin dudarlo, están prestos a ayudar en esta lucha con nosotros”.

Inscripción en el hospital

Latisha viste al perro de la familia, Wooton, y envía fotos para animar a Carlie en el hospital.

Carlie no desarrolló COVID-19 grave, pero permaneció en el hospital para recibir sus tratamientos habituales para la anemia de células falciformes, incluidos analgésicos y transfusiones de sangre. También recibió un medicamento para prevenir la coagulación de la sangre, uno de los medicamentos de la lista del estudio POP02.

Después de que Carlie había pasado aproximadamente una semana en el hospital, Hornik estaba revisando el sistema de registros médicos de Duke para ver si algún paciente podía ser elegible para inscribirse en su estudio. Apareció el registro de Carlie y Hornik la visitó para conversar.

Carlie no se sentía bien cuando Hornik llegó. “Le pregunté si estaba bien que hablara con ella sobre esta oportunidad de participar en este ensayo para ayudar a otros como ella, y ella se animó por completo”.

Hornik explicó el estudio y lo que Carlie tendría que hacer para participar. El estudio no requiere nuevas muestras por parte de los niños y adolescentes que se inscriben. En cambio, los investigadores utilizan los análisis de sangre que se realizan como parte de la atención médica habitual del paciente. Observan cómo responde el cuerpo a los tratamientos y también pueden realizar pruebas genéticas. Los participantes también dan permiso para que los investigadores sigan su tratamiento a través de sus registros médicos, que dan una idea de qué tan bien funcionaron los medicamentos.

Carlie le dio permiso, pero como es menor de edad, su madre también tuvo que estar de acuerdo. Carlie llamó a Latisha para pedirle que dijera que sí. “Recuerdo que estaba alegre, emocionada”, dijo Carlie. “Pensé que era algo realmente genial, que estaría ayudando. Yo estaba de acuerdo con eso”. Ella es la única persona que conoce con anemia de células falciformes y está entusiasmada con la idea de que podría ayudar a otros jóvenes con esta enfermedad que también contraen COVID-19.

Estudio de los efectos del COVID-19 en la salud de niños y adolescentes

Una madre con una hija menor abrazándola desde atrás.

Latisha Bellamy (izquierda) y su hija Carlie (derecha).

La experiencia de Carlie ayudará a Hornik y sus colegas a comprender qué sucede en el cuerpo cuando una persona joven tiene COVID-19 y cómo la genética y otras afecciones de la persona afectan el curso de la enfermedad. Si bien Carlie no parecía estar gravemente enferma de COVID-19 cuando estuvo en el hospital en enero, la enfermedad pudo haber afectado sus síntomas de la anemia falciforme, afirmó Hornik. Ella y sus colegas están atendiendo a niños y adolescentes con crisis de anemia falciforme que son más graves de lo habitual. Los investigadores están rastreando esto para ver si el COVID-19 puede empeorar los síntomas en personas con anemia de células falciformes u otras enfermedades crónicas, como la diabetes.

La pandemia del COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a los afroamericanos, incluidas Carlie y Latisha, así como a los latinos y los nativos americanos. “La gran mayoría de los pacientes que se han inscrito en el estudio pertenecen a las comunidades más afectadas por la pandemia, y creo que eso es de suma importancia”, manifestó Hornik.

El POP02 abarca alrededor de 60 sitios en los Estados Unidos y Canadá, y los investigadores esperan inscribir a 5,000 niños en el estudio, incluidos al menos 500 con COVID-19. Hornik espera que la experiencia de Carlie y de otros niños y adolescentes que, como ella, deciden inscribirse en el estudio, ayude a aclarar la manera en cómo los afecta el COVID-19. “Esperamos poder elegir mejor el tratamiento farmacológico para los niños y adolescentes afectados por el COVID”.

Recursos

Leer sobre este proyecto
Obtenga más información sobre el proyecto de Hornik, “Farmacocinética, farmacodinámica y perfil de seguridad de los medicamentos subestudiados administrados a niños según el estándar de atención”.

Obtenga más información sobre este estudio de la Red de ensayos pediátricos
La Red de ensayos pediátricos realiza estudios sobre una amplia gama de enfermedades en niños y adolescentes, incluida el COVID-19.

CARING para niños con COVID de los NIH
Los NIH lanzaron un esfuerzo de investigación para comprender cómo el COVID-19 afecta a algunos niños y adolescentes de manera diferente.

Recursos sobre COVID del NICHD
El NICHD está financiando una variedad de proyectos de investigación sobre el COVID-19, incluidos estudios en niños y adolescentes, así como estudios de COVID-19 durante el embarazo.

en

View this article in English:
Signing Up to Help Others

Pregúntele a Carla

Búsqueda de información de salud confiable

Un dibujo de Carla.

Actualizada en Octubre de 2021