Recursos de salud

¿Qué es la hipertermia?

Lo que usted necesita saber sobre los peligros del calor en el verano

Pregunta a Carla

Las olas de calor abrasador de verano pueden ser extremadamente incómodas e incluso mortales. A medida que aumentan las temperaturas en el verano, también aumentan los problemas relacionados con el calor por hipertermia, una temperatura corporal anormalmente alta. Las personas mayores y enfermas no son las únicas para las cuales el calor puede ser mortal. También las personas jóvenes y sanas corren riesgos letales, generalmente porque no reconocen los peligros de ejercitar con climas calurosos, en especial con un clima caliente y húmedo.

La hipertermia ocurre cuando la temperatura corporal asciende a niveles superiores a los normales y el sistema de termorregulación del cuerpo no puede funcionar correctamente. En este punto, el cuerpo no puede enfriarse solo, condición que puede llegar a ser mortal si no se trata. El estrés por calor, la fatiga por calor, los mareos repentinos, los calambres por calor y el agotamiento por calor son formas de hipertermia. El golpe de calor también es una forma de hipertermia y puede ser mortal.

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud, ofrece la siguiente información y consejos para ayudar a combatir los peligros de las temperaturas altas.

Entre los factores de estilo de vida que aumentan el riesgo de hipertermia con temperaturas altas se encuentran los siguientes: no beber suficientes líquidos, vivir en hogares sin aire acondicionado, no tener movilidad y acceso al transporte, abrigarse demasiado, visitar lugares superpoblados y no saber cómo responder ante las condiciones climáticas. Las personas mayores, particularmente aquellas con afecciones crónicas, no deberían salir al exterior los días calurosos y húmedos. Quienes no tengan aire acondicionado deberían ir a lugares que sí tengan, como centros para personas mayores, centros comerciales, cines y bibliotecas. Otra opción son los centros de enfriamiento, que pueden ser establecidos por agencias locales de salud pública, grupos religiosos y organizaciones de servicios sociales en muchas comunidades.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de hipertermia incluyen:

  • Deshidratación.
  • Cambios en la piel relacionados con la edad, como complicaciones en la circulación sanguínea y glándulas sudoríparas deficientes.
  • Enfermedades cardíacas, pulmonares y renales, así como cualquier enfermedad que cause debilidad general o fiebre.
  • Presión arterial alta u otras afecciones que requieren cambios en la dieta. Por ejemplo, las personas con dietas limitadas en sal pueden correr mayor riesgo. Sin embargo, no se debe tomar pastillas de sal sin antes consultar a un médico.
  • Reducción de la sudoración, causada por medicamentos como diuréticos, sedantes, tranquilizantes y ciertos fármacos para el corazón y la presión arterial.
  • Tomar diversos fármacos para distintas afecciones. Es importante, sin embargo, continuar tomando los medicamentos prescritos y consultar los posibles problemas con un médico.
  • Sobrepeso considerable o peso muy bajo.
  • Tomar bebidas alcohólicas.

Si sospecha que alguien está sufriendo de una enfermedad relacionada con el calor:

  • Saque a la persona del sol y llévela a un lugar fresco, preferiblemente uno con aire acondicionado.
  • Ofrézcale líquidos, pero evite el alcohol y la cafeína; el agua y los jugos de fruta/verduras son la mejor opción.
  • Aliente a la persona a ducharse y bañarse, o aplíquele una esponja con agua fría.
  • Inste a la persona a acostarse y descansar, preferiblemente en un lugar fresco.
  • Aplique un paño frío y húmedo en sus muñecas, el cuello, las axilas o la ingle. Estos son lugares donde la sangre pasa cerca de la superficie de la piel, y los paños fríos pueden ayudar a enfriar la sangre.
  • Si sospecha de un golpe de calor, llame al 911.

Para más información sobre la hipertermia:

  • Visite la página AgePage del NIA sobre hipertermia en http://www.nia.nih.gov/espanol/publicaciones/hipertermia o llame al Centro de Información del NIA al 1-800-222-2225 para obtener una copia gratis.
  • Lea el artículo Novedades sobre salud, Manténgase fresco: El calor puede ser peligroso.

Búsqueda de información de salud confiable

Con tanta información de salud disponible en el Internet, buscar respuestas en línea puede ser abrumador. Cada mes, Carla responderá a una pregunta frecuente y le proporcionará recursos que le ayudarán a navegar a través de la información de salud a su disposición en los NIH.

Leer más


Envíe su pregunta a Carla
Actualizada en Diciembre de 2017