Temas de salud

Julio de 2019

Cuide las almohadillas de las articulaciones

Ilustración de una bursa en una articulación del hombro.

Casi todos tenemos dolor en las articulaciones en algún momento de la vida. Puede aparecer de repente. O puede comenzar de forma leve y empeorar con el tiempo.

Una causa común de dolor en las articulaciones es la bursitis. La bursitis se produce cuando se inflama una bursa en una articulación. (Cuando vea terminaciones en "itis" en una palabra médica, significa inflamación)

Una bursa es un saco pequeño lleno de líquido que actúa como amortiguador entre los huesos y otras partes móviles, como los músculos, los tendones o la piel. Tiene alrededor de 150 bursas en el cuerpo. Permiten que las articulaciones como los hombros, las rodillas y los codos funcionen sin problemas. Pero pueden dañarse con fuerzas repentinas o repetitivas.

La bursitis a menudo aparece a causa de otra lesión, explica el Dr. Jeffrey Katz, especialista en articulaciones en el hospital Brigham and Women's Hospital y en la Universidad de Harvard. Cuando una lesión hace que alguien mueva una articulación de forma diferente a la normal, puede irritar una bursa.

"Por ejemplo, si tiene una lesión en el pie, puede cambiar la forma en que camina. Tal vez ni siquiera lo note, pero renguea un poco", afirma Katz. "Y eso cambia la forma en que las fuerzas de los músculos y los tendones hacen en los huesos. Ese cambio sutil puede dar lugar a la inflamación de una bursa".

La bursitis también puede ser a causa de ejercer presión sobre una articulación durante mucho tiempo, como arrodillarse o apoyarse en los codos. Las actividades que requieren movimientos repetitivos o que ejerzan fuerza en las articulaciones, como la carpintería, la jardinería, tocar un instrumento musical o practicar un deporte, a veces pueden desencadenar bursitis. Muy pocas veces, se puede inflamar una bursa por una infección.

"A veces puede ser difícil saber si el dolor en las articulaciones es causado por una inflamación en una bursa, un tendón o un músculo", afirma Katz. A menudo, las pruebas de laboratorio y el diagnóstico por imágenes no pueden detectar la fuente del dolor. Es probable que su médico le realice un examen físico y le haga preguntas sobre sus actividades y lesiones recientes.

"Afortunadamente, el tratamiento para la mayoría de los casos simples de dolor en las articulaciones es similar, independientemente de su causa", agrega Katz. Esto puede incluir descanso, medicamentos de venta libre que suprimen la inflamación y ejercicios suaves de estiramiento y fortalecimiento.

La fisioterapia puede ayudar si la bursitis ha reducido su capacidad para mover una articulación o si produce debilidad muscular. Si la bursitis se debe a una infección, su médico puede recetarle antibióticos.

La bursitis y otras causas de dolor en las articulaciones se pueden prevenir prestando atención a cómo se mueve y realiza las actividades diarias. Vea el cuadro de Decisiones inteligentes para obtener algunos consejos sobre cómo prevenir la bursitis.

La bursitis es más probable que se produzca a medida que envejece. "Para prevenir la bursitis a medida que envejece, intente mantenerse lo más activo posible", afirma Katz. "La mejor manera de evitar problemas con estas lesiones en las articulaciones es tratar de mantenerse flexible y fuerte", concluye.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Prevención de la bursitis

  • Coloque una almohadilla debajo de las articulaciones cuando se arrodille o ejerza presión en los codos.
  • Tómese descansos frecuentes durante las tareas repetitivas.
  • Haga ejercicio regularmente pero comience nuevas actividades o rutinas de ejercicio lentamente.
  • Fortalezca los músculos alrededor de las articulaciones.
  • Deje de hacer las actividades apenas sienta dolor.
  • Use las dos manos para sostener herramientas pesadas.
  • Use zapatos cómodos y de tacón bajo.
  • Adopte una buena postura y coloque el cuerpo correctamente cuando realice las actividades diarias.
Actualizada en Octubre de 2020