Temas de salud

Abril de 2018

Fortalezca los músculos del suelo pélvico

Ilustración de un médico que muestra a una paciente un diagrama de la pelvis.

Algunas afecciones pueden parecer muy embarazosas como para discutirlas con el médico. Los músculos del suelo pélvico débiles pueden causar tales afecciones.

Puede tener problemas con el control de la vejiga o el intestino. Puede filtrarse orina cuando tose, estornuda, se ríe o se esfuerza de cualquier manera. Pueda que necesite orinar con frecuencia o con urgencia.

Los músculos débiles también pueden afectar la vagina y el útero. Puede sentir incomodidad dentro de la vagina. Informar a su médico sobre estas afecciones puede ayudarla a obtener el tratamiento adecuado.

La vejiga, el intestino, la vagina y el útero se mantienen en su lugar mediante una hamaca de músculos llamada suelo pélvico. Los músculos débiles no pueden sostener estos órganos. Eso puede causar filtraciones en la vejiga y otras afecciones embarazosas llamadas trastornos del suelo pélvico.

Los trastornos del suelo pélvico afectan a mujeres de todas las edades. Los expertos estiman que 1 de cada 3 mujeres en los Estados Unidos tiene una afección del suelo pélvico. Pero debido a que muchas mujeres no lo informan a su médico, es probable que sean mucho más comunes.

Muchos factores, incluidos los antecedentes familiares, el embarazo, la menopausia, el peso y el historial de tabaquismo, pueden afectar el riesgo de desarrollar un trastorno del suelo pélvico. La Dra. Donna Mazloomdoost, especialista en el suelo pélvico de los NIH, dice: "Algunas mujeres son muy propensas a este tipo de afecciones y otras no".

Dependiendo de la afección, las opciones de tratamiento pueden incluir cambios en la dieta, terapia física, medicamentos, dispositivos médicos o cirugía. Los NIH están financiando estudios para desarrollar tratamientos nuevos y mejorados.

"La mayoría de las recomendaciones innovadoras provienen de estudios realizados por la Red de Trastornos del Suelo Pélvico", dice Mazloomdoost, quien es la directora de este programa de los NIH. Financia algunos de los estudios de salud pélvica multicéntricos más grandes en todo el país.

Un estudio reciente de la red mostró que las mujeres que orinan con demasiada frecuencia o que pierden orina pueden ser tratadas con éxito con inyecciones de Botox (toxina botulínica). Otro tratamiento que ayuda con el control de la vejiga usa un implante quirúrgico para estimular eléctricamente los nervios del músculo pélvico. Estimular los nervios parece que ayuda a que la vejiga se relaje más.

"Mi primer consejo para todas las mujeres que presentan estos síntomas sería ver a un especialista en el suelo pélvico", dice Mazloomdoost. "A menudo, la terapia física es el primer tratamiento recomendado porque casi todas las afecciones del suelo pélvico se beneficiarán de ello. Algunas afecciones, sin embargo, pueden necesitar algo más que terapia física para mejorar".

La terapia física del suelo pélvico a menudo comienza con ejercicios simples en el suelo pélvico. Algunos de estos son conocidos como ejercicios de Kegel. Hacen que los músculos pélvicos sean más fuertes. Cualquier mujer puede beneficiarse de estos ejercicios. Pregúntele a su proveedor de atención médica cómo hacerlos correctamente.

Mazloomdoost explica que los ejercicios de Kegel realizados en casa pueden no funcionar para algunas mujeres con una afección del suelo pélvico. Esto puede deberse a que las mujeres no realizan los ejercicios el tiempo suficiente y no hacen lo suficiente durante el día.

"La terapia física implica monitorear y medir la cantidad de fuerza que los músculos están empleando y asegurarse de que se usen los músculos correctos, y con la frecuencia y tiempo suficientes", dice.

Las mujeres que tienen una afección del suelo pélvico no tienen que sufrir. Hay tratamientos disponibles. "Si tiene algún problema con la función de su vejiga o con una sensación en su vagina, entonces pienso que es absolutamente importante hablar con su médico al respecto", aconseja Mazloomdoost.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Disminuya el riesgo de problemas en el suelo pélvico

  • Mantenga un peso saludable.
  • Evite el estreñimiento y el esfuerzo comiendo suficiente fibra y tomando bastante líquido en su dieta.
  • Evite el humo del tabaco y los desencadenantes de una tos a largo plazo que debilitan el piso pélvico.
  • Haga los ejercicios de Kegel con regularidad para mantener tonificados los músculos del suelo pélvico. Pregúntele a su proveedor de atención médica cómo hacerlos correctamente.
Actualizada en Julio de 2018