Temas de salud

Abril 2017

¿Hacer o no hacer pruebas de detección?

Los beneficios y daños de las pruebas de detección

Ilustración de un médico sosteniendo un tubo de sangre mientras habla con un paciente.

Detectar los problemas de salud crónicos de manera precoz, incluso antes de tener síntomas, parece una gran idea. Es para esto que se diseñaron las pruebas de detección. Algunas pruebas de detección pueden reducir el riesgo de morir de una enfermedad. Pero a veces, dicen los expertos, una prueba de detección puede causar más daño que los beneficios que brinda. Antes de hacerse una prueba, hable con el médico sobre los posibles beneficios y daños para ayudarle a decidir qué es lo mejor para su salud.

Las pruebas de detección se hacen a personas que aparentemente están sanas, para tratar de descubrir problemas que pasan inadvertidos. Se hacen antes de que la persona presente signos o síntomas de la enfermedad. Hay de diversos tipos. El médico puede observar su historia clínica y hacerle un examen físico para buscar signos de enfermedad o salud. También pueden incluir análisis de muestras de sangre, orina o tejidos, o procedimientos con imágenes para observar el interior del cuerpo.

"Yo no diría que todas las personas deben hacerse pruebas de detección", dice el Dr. Barnett S. Kramer, experto en prevención del cáncer de los NIH. "Los pacientes deben conocer tanto los beneficios potenciales como los posibles daños al elegir qué pruebas de detección hacerse y con qué frecuencia".

Existen equipos de expertos que analizan con regularidad la evidencia disponible sobre el equilibrio entre los daños y beneficios de las diferentes pruebas de detección. Ellos elaboran lineamientos sobre quiénes deben hacerse las pruebas y con qué frecuencia.

Elegir si hacerse una prueba de detección para un problema de salud no siempre es fácil. Las recomendaciones en cuanto a pruebas de detección suelen depender de su edad, antecedentes médicos familiares y otros factores. Es posible hacer una prueba de detección para muchas enfermedades, incluida la diabetes, las infecciones de transmisión sexual, la enfermedad cardíaca, osteoporosis, obesidad, depresión, los problemas en el embarazo y el cáncer.

Cada prueba de detección tiene sus propios riesgos. Algunos procedimientos pueden causar problemas como sangrado o infección. Una prueba de detección con un resultado positivo puede llevar a hacer más pruebas que conllevan, a su vez, su propio riesgo.

"La mayoría de las personas que se sienten sanas están sanas", dice Kramer. "Por lo tanto, un resultado negativo para confirmar que está sano no aporta demasiada información nueva". Pero que le digan erróneamente que tiene o no tiene determinada enfermedad puede ser muy perjudicial. Esto se llama diagnóstico erróneo.

Un resultado falso negativo significa que le dijeron que no tiene una enfermedad que en realidad sí tiene. Esto puede causar problemas si no le presta atención a los síntomas que aparecen luego porque cree que no tiene la enfermedad. Un resultado falso positivo significa que le dijeron que podría tener una enfermedad, pero no la tiene. Esto puede llevar a preocupación innecesaria y pruebas y tratamientos potencialmente perjudiciales que no necesita.

Incluso detectar correctamente una enfermedad podría no mejorar su salud o ayudar a que viva más. Puede descubrir que tiene una enfermedad no tratable mucho antes de lo que lo hubiera hecho. O descubrir una enfermedad que jamás le hubiera causado un problema. Esto se conoce como sobrediagnóstico. Algunos cánceres, por ejemplo, nunca causan síntomas ni ponen en riesgo la vida. Pero si se descubren mediante una prueba de detección, es probable que se los trate. Los tratamientos para el cáncer pueden tener efectos secundarios muy agresivos y duraderos. No hay manera de saber si el tratamiento lo ayudará a vivir más.

Una prueba de detección efectiva podría reducir su probabilidad de morir a causa de la enfermedad. Pero se ha observado que la mayoría no alarga la expectativa de vida en general, explica Kramer. Su utilidad varía y podría depender de sus factores de riesgo, edad u opciones de tratamiento.

Si usted corre riesgo de tener determinadas enfermedades, debido a antecedentes familiares o a su estilo de vida, por ejemplo por fumar, podría optar por hacerse pruebas de detección con más regularidad. Si está considerando hacerse una prueba de detección, hable con su proveedor de cuidados de la salud.

Referencias

Population-based screening for cancer: Hope and hype. Shieh Y, Eklund M, Sawaya GF, et al. Nat Rev Clin Oncol. 2016 Sep;13(9):550-65. doi: 10.1038/nrclinonc.2016.50. Review. PMID: 27071351.

Pregunte a su médico

Sobre las pruebas de detección

  • ¿Qué probabilidad tengo de morir de la enfermedad si me hago o no me hago la prueba de detección?
  • ¿Cuáles son los daños que podría causarme la prueba? ¿Con qué frecuencia ocurren?
  • ¿Cuán probables son los resultados falso positivos o falso negativos?
  • ¿Cuáles son los posibles daños de las pruebas de diagnóstico si recibo un resultado falso positivo en la prueba de detección?
  • ¿Estoy lo suficientemente sano como para recibir el tratamiento si descubro una enfermedad?
  • ¿Qué otras maneras hay de reducir mi riesgo de morir a causa de esta enfermedad? ¿Cuán efectivas son?
Actualizada en Junio de 2017