Temas de salud

Marzo 2015

Sarampión: Prevenible con vacunas

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa causada por un virus. Comienza con fiebre, seguida de tos, goteo nasal y ojos rojos. Luego aparece un sarpullido de ronchas rojas pequeñas que se extienden por el cuerpo. El sarampión puede ser especialmente peligroso en los niños menores de 5 años. Puede causar neumonía, inflamación en el cerebro e incluso la muerte. La buena noticia es que el sarampión se puede prevenir con una vacuna.

El sarampión se transmite por vía aérea cuando una persona infectada tose o estornuda. Es tan contagiosa que si una persona la tiene, el 90% de las personas a su alrededor también se infectará, a menos que estén protegidas por una vacuna o "inmunidad natural" debido a una infección anterior de sarampión.

Gracias a las vacunas, el sarampión fue eliminado de los Estados Unidos hace 15 años. Pero desde entonces, han aparecido docenas de casos, con un aumento en 2014, cuando se registraron más de 600 casos de sarampión. En 2015, ya se informó sobre más de 140 casos de sarampión en todo el país. La mayoría de las personas infectadas no había recibido la vacuna.

La mejor manera de protegerse del sarampión es recibir la vacuna contra el sarampión-paperas-rubéola (MMR por sus siglas en inglés). Los médicos recomiendan que todos los niños reciban la vacuna MMR entre los 12 y los 15 meses, con una segunda dosis a los 4-6 años. La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas. Aprenda más sobre el sarampión en http://www.cdc.gov/measles/resources/spanish.html.

Actualizada en Diciembre de 2016