Temas de salud

Enero de 2020

Consejos de seguridad para su visita

Ilustración de un paciente que le pregunta a una persona que visita el hospital si se lavó las manos

Tener un problema de salud puede ser aterrador. Agréguele una visita al hospital y puede llegar a ser abrumador. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para que su estadía sea más segura y cómoda.

Los hospitales son lugares concurridos. Diferentes personas pueden entrar y salir de su habitación. Es posible que le realicen muchas pruebas. Y mientras espera respuestas, puede haber gérmenes nocivos rondando por ahí. Estas cosas pueden aumentar la posibilidad de errores médicos e infecciones.

Estar involucrado y hacer las preguntas correctas puede ayudar a reducir los riesgos que conlleva una estadía en el hospital, menciona Laura Lee, quien supervisa la seguridad del paciente en el Centro Clínico de los NIH, el hospital de investigación más grande del país.

Lee sugiere que vaya con alguien en quien confíe. Tener a alguien acompañándolo puede ser de gran ayuda para tomar decisiones y atravesar su estadía. Puede ser un amigo o un miembro de la familia.

Si no tiene a alguien que lo acompañe, un miembro de su equipo de atención que sea de confianza también puede ser su defensor. Pueden ayudar a explicar cosas si necesita más información. Algunos hospitales pueden tener defensores de pacientes especiales que usted también puede solicitar.

Luego, averigüe quién está a cargo de su atención. Pregúntele a su equipo de atención: "¿Quién es el capitán de mi barco?", dice Lee. Usted querrá averiguar quién es responsable de liderar el equipo y resolver problemas si algo sale mal. Esta persona puede ayudar a garantizar que se satisfagan sus necesidades.

Las infecciones son una preocupación importante durante una estadía en el hospital. La buena noticia es que lavarse las manos es una forma sencilla de prevenir la propagación de gérmenes.

Es importante que todos los que entren a su habitación practiquen una buena higiene de manos. Esto lo incluye a usted, a sus visitantes y al personal del hospital que lo atiende. No tenga miedo de preguntar: “¿te lavaste las manos?” si no los vio hacerlo.

También es importante hablar honestamente con su equipo médico. "Sea un comunicador abierto y asóciese con su equipo de atención médica", dice la Capitana Antoinette Jones, representante de pacientes del Centro Clínico de los NIH. "Tiene que estar dispuesto a hablar por usted mismo".

No tenga miedo de hacer la misma pregunta dos o tres veces. Las respuestas a preguntas médicas pueden ser complicadas. Puede obtener diferentes respuestas de diferentes personas que lo atienden. Siga preguntando hasta que sienta que entiende completamente.

No sienta que está malgastando el tiempo de su médico al hacer preguntas. “Esa bata blanca no es una armadura que le impide hacer preguntas o pedirles que le expliquen. Es solo un pedazo de tela”, dice Lee. Hable si está preocupado. Ellos están ahí para ayudarlo.

Finalmente, mantenga un registro escrito de su estadía. En el Centro Clínico de los NIH, los pacientes pueden acceder a muchas de sus notas médicas y resultados de pruebas de forma electrónica en tiempo real. Si su hospital no ofrece esta opción, usted o su defensor pueden tomar notas cuidadosas en su lugar. Registre información sobre sus análisis, medicamentos y los proveedores que vienen a visitar.

Tener este registro puede ayudar a prevenir errores al permitirle verificar la información. Y siempre puede solicitar una copia completa de su registro de salud electrónico en cualquier momento.

Al seguir estos consejos, puede hacerse cargo de su seguridad. Para obtener más información, consulte el cuadro Decisiones inteligentes.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Mantenerse seguro en el hospital

  • Traiga a un amigo o miembro de la familia para que actúe como defensor.
  • Conozca a los miembros de su equipo de atención. Obtenga información sobre quién supervisa su atención.
  • Asegúrese de que sus proveedores de atención y visitantes se laven las manos o utilicen desinfectante para manos.
  • Conozca los signos y síntomas de una infección.
  • Haga preguntas a su equipo de atención médica y exprese cualquier inquietud.
  • Protéjase vacunándose contra la gripe.
  • Mantenga un registro escrito sobre los análisis, los medicamentos y los proveedores que lo visitan para ayudar a prevenir errores.
Actualizada en Dieciembre de 2019