Temas de salud

Enero de 2020

Cuando la persona que amas es abusiva

Ilustración de una mujer que habla por teléfono en privado

El abuso puede ser difícil de ver, especialmente cuando se trata de su propia relación. Puede comenzar lentamente y no siempre es físico. Es posible que no se dé cuenta de que los pequeños comentarios que le hace un ser querido le están haciendo daño. Incluso puede justificarlos. Están estresados por el trabajo o la pandemia.

Pero el abuso adopta muchas formas. Puede ser físico, como bofetadas, puñetazos o patadas. Puede implicar violencia sexual. Para muchos, es psicológico: hacer que alguien se sienta inútil o aislarlo de sus amigos y familiares. A veces incluye acecho.

Todos estos comportamientos son formas de violencia doméstica. Esto a veces se llama violencia de pareja. Se estima que al menos el 25% de las mujeres y el 10% de los hombres han sufrido violencia de pareja.

"La violencia de pareja tiene que ver con el poder y el control", dice la Dra. Eve Valera, experta en violencia doméstica y lesiones cerebrales en la Harvard Medical School [Escuela de Medicina de Harvard] y el Massachusetts General Hospital [Hospital General de Massachusetts]. "Es cualquier tipo de violencia física, emocional o psicológica de una pareja o cónyuge, esposo, esposa, o incluso una ex pareja".

Algunas personas experimentan un acto de violencia de pareja. Otros sufren repetidos abusos durante años. Los efectos de cualquiera de los dos pueden ser duraderos.

Los investigadores están trabajando para comprender y prevenir la violencia infligida por la pareja y aprender a ayudar a quienes se han visto afectados.

Señales de abuso de pareja

Es importante reconocer los signos de una relación abusiva. Controlar el comportamiento es un signo común. Su pareja puede controlar dónde usted se encuentra y cuánto ve a sus amigos y familiares. Puede decidir qué ropa usted debería usar, qué debería comer o cómo gastar su dinero.

Las amenazas verbales también son comunes. Otras señales de advertencia incluyen insultos, humillar a alguien frente a otros o culpar a otra persona por su propio arrebato violento.

La violencia de pareja afecta a toda la familia. Los niños que viven en hogares donde uno de sus padres es abusado pueden tener miedo y ansiedad. Pueden tener miedo al conflicto. También pueden estar a menudo alertas, esperando que estalle la violencia.

"Las repercusiones de la violencia de pareja son enormes. Es simplemente devastador para los hogares", dice el Dr. Ted George, experto en alcohol y violencia de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

El consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo de violencia por parte de la pareja. Los estudios demuestran que el abuso de pareja es mucho más probable en los días de consumo excesivo de alcohol.

George estudia las áreas del cerebro involucradas en la pérdida de control y la violencia. Sus investigaciones han encontrado que algunas personas que cometen violencia doméstica tienen menos conexiones en el cerebro que ralentizan la respuesta de pelea.

Las intervenciones que ayudan a las personas a hacer una pausa antes de reaccionar pueden ayudar a prevenir la violencia, dice George. Sus hallazgos también sugieren que beber puede aumentar el riesgo de violencia de pareja al afectar estas mismas áreas del cerebro.

Otros factores también se relacionan con cometer violencia de pareja. Estos incluyen el consumo nocivo de drogas, tener un trastorno de la personalidad y haber abusado de una pareja anterior.

Entender los daños

El daño de la violencia doméstica no siempre es visible. Experimentar abuso aumenta el riesgo de padecer una variedad de condiciones de salud. Estos incluyen enfermedades cardíacas, presión arterial alta, problemas digestivos y problemas reproductivos.

La violencia de pareja está relacionada con varias afecciones de salud mental como depresión, trastorno de estrés postraumático y suicidio. Las personas que experimentan violencia de pareja también tienen más probabilidades de beber en exceso y abusar de otras drogas.

Los estudios muestran que muchas personas pueden sufrir lesiones cerebrales como resultado del abuso físico. La investigación de Valera sugiere que las lesiones cerebrales traumáticas son comunes. Esto es particularmente cierto para las lesiones leves conocidas como conmociones cerebrales. Estas pueden tener efectos duraderos sobre la función cerebral.

Su equipo realiza entrevistas, escaneos cerebrales y pruebas de laboratorio para observar las lesiones cerebrales relacionadas con el abuso. Han encontrado una relación entre la cantidad de lesiones cerebrales y la función cerebral. Las lesiones cerebrales se relacionaron con problemas de aprendizaje y memoria y con la angustia mental.

Valera señala que es probable que haya más mujeres que sufran lesiones cerebrales traumáticas infligidas por sus parejas, que personas con lesiones cerebrales por ser atletas o estar en el ejército.

Pero estas lesiones generalmente no se diagnostican.

"Es posible que las lesiones cerebrales traumáticas repetitivas que sufren las mujeres a menudo ni siquiera se reconozcan como lesiones cerebrales y, ciertamente, no reciben la atención o el tratamiento adecuados", explica.

La violencia doméstica puede intensificarse en resultados trágicos. En los Estados Unidos, las mujeres tienen más probabilidades de ser asesinadas por una pareja actual o anterior que por otra persona.

Si está experimentando violencia de pareja, podemos ayudar. El cuadro Elecciones sabias muestra algunas de opciones.

Prevención de la violencia de pareja

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de prevenir la violencia infligida por la pareja? Aprenda qué buscar en una relación sana y cómo desarrollar habilidades relacionales sanas. Es importante comenzar temprano.

Las personas que tienen relaciones violentas en la adolescencia tienen más probabilidades de repetirlas en la edad adulta. El Dr. Jeff Temple, un experto en violencia en el noviazgo de adolescentes en la University of Texas Medical Branch [Rama Médica de la Universidad de Texas], enseña a los jóvenes cómo construir relaciones saludables a través de un programa escolar. Ha estado estudiando qué tan bien funciona el programa.

En el programa, los estudiantes desarrollan habilidades relacionales a través del juego de roles. Practican de qué manera manejar situaciones de la vida real, como disculparse o separarse.

"La práctica es muy importante para cuando se encuentren en esa situación en la vida real", dice Temple. "Lo que nos dice la investigación es que los niños que pueden resolver conflictos y manejar sus emociones tienen menos probabilidades de formar relaciones violentas más adelante".

Señala que a nadie se le enseña realmente cómo tener una relación sana, a pesar de que es una parte básica del ser humano. Practicamos la lectura, la escritura, los deportes... todo menos las relaciones.

"Así que aprendemos sobre las relaciones a través de los amigos, lo que a veces está bien, pero a menudo es insuficiente. Aprendemos con los medios de comunicación, lo cual no es tan positivo”, dice Temple.

En última instancia, la mayoría de nosotros aprendemos sobre las relaciones a través de la prueba y el error. Programas como el que está estudiando Temple pueden enseñar a los adolescentes a construir relaciones saludables y felices.

Pero aprender sobre relaciones saludables puede ayudar a cualquier edad. Obtenga más información sobre cómo construir relaciones.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Obtener ayuda

Si existe un peligro inmediato, llame al 911. Si no existe un peligro inmediato, considere estas opciones:

  • Obtenga atención médica. Si ha resultado lesionado o agredido sexualmente, vaya a la sala de emergencias de un hospital local o al centro de atención de urgencia.
  • Conozca dónde puede obtener ayuda en su comunidad. Visite https://espanol.thehotline.org/.
  • Llame a la línea de ayuda para obtener ayuda de manera gratuita y anónima. Llame a la línea directa nacional contra la violencia doméstica al 800-799-SAFE (7233) o al 800-787-3224 (TDD). Pueden ayudarle a desarrollar un plan de seguridad. También ofrecen orientación sobre cómo mantener seguros a los niños y pueden ayudarle a encontrar asesoramiento legal.
  • Hable con alguien. Recurra a alguien en quien confíe para obtener apoyo emocional.
Actualizada en Julio de 2021