Temas de salud

Noviembre de 2018

Combatir las infecciones de oído

Ilustración de una mujer sosteniendo a un niño con una infección de oído

Estar despierto toda la noche con un niño que llora por el dolor que le provoca una infección en el oído puede ser una pesadilla, pero no es algo infrecuente. La mayoría de los niños en los países desarrollados contraen al menos una infección de oído antes de cumplir los cinco años.

La mayoría de las infecciones de oído ocurren en el oído medio, la parte del oído que se encuentra detrás del tímpano. El oído medio está conectado a la parte superior de la garganta a través de la trompa de Eustaquio, que normalmente deja entrar aire fresco en el oído medio y deja que el líquido se drene.

Después de un resfriado u otra infección, el virus o las bacterias que causaron la enfermedad pueden propagarse al oído medio. Cuando esto sucede, la trompa de Eustaquio puede hincharse o bloquearse con mucosa. Esto puede atrapar gérmenes y causar una infección en el oído. Los gérmenes atrapados pueden provocar más hinchazón y acumulación de líquido. Eso es lo que causa dolor en una infección de oído.

¿Por qué tantos niños pequeños tienen infecciones de oído? "En los niños más pequeños, la trompa de Eustaquio, así como el sistema inmunológico, sistema inmunológico, aún se están desarrollando. Algunos niños también pueden tener un sistema inmunológico poco activo, incapaz de combatir la infección", explica el Dr. Michael Hoa, un especialista en otorrinolaringología e investigador de NIH.

En el caso de niños mayores y adultos, la trompa de Eustaquio es mayor y está inclinada para drenar el líquido del oído medio. En niños más pequeños, este conducto es más estrecho y más plano, por lo que es más probable que se bloquee.

Si el dolor no desaparece o si a su hijo le sale líquido del oído, debe visitar a un médico. Las infecciones de oído también pueden hacer que un niño se sienta molesto, tenga fiebre o problemas de audición.

Muchas infecciones de oído no requieren tratamiento, ya que a menudo se curan solas.

"Hay un gran impulso para no prescribir antibióticos en exceso", afirma Hoa. Las bacterias pueden volverse resistentes a los efectos de estos medicamentos. Así que los médicos intentan no recetarlos, salvo en casos graves.

Cuando los medicamentos son necesarios, es importante que los tome durante todo el tiempo que su médico se lo indique. Sin embargo, no siempre es fácil hacer que los niños pequeños tomen medicamentos.

Un estudio reciente financiado por NIH probó si podían tomarse antibióticos por una duración menor a la del tratamiento estándar de 10 días. Lamentablemente, el tratamiento acortado no funcionó tan bien y no tuvo beneficios.

Los investigadores financiados por NIH ahora están buscando mejores maneras de tratar una infección de oído. Un grupo está probando geles inyectables para administrar medicamentos directamente en el canal auditivo.

Una de las principales causas de las infecciones del oído es un tipo de bacteria llamada Haemophilus influenzae o H. influenzae. Estas bacterias se pueden agrupar para formar una biopelícula, una capa delgada y viscosa de la que al cuerpo le cuesta deshacerse. Incluso los antibióticos pueden ser ineficaces contra ellas. Las infecciones de oído recurrentes a menudo implican biopelículas.

Ya en 1987 se introdujo una vacuna que previene las infecciones de oído causadas por una cepa de H. influenzae. Los investigadores están trabajando en el desarrollo de vacunas que nos protejan contra otras cepas. También están buscando qué nutrientes específicos necesita la bacteria H. influenzae para que crezcan las biopelículas. Restringir esos nutrientes puede ser una nueva forma de combatir estas bacterias.

Si su hijo tiene infecciones de oído recurrentes o problemas auditivos, su médico puede sugerir drenar el oído de su hijo con tubos pequeños para ayudar a mantener un ambiente saludable.

Las infecciones de oído no son contagiosas. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para disminuir las posibilidades de sufrir una. Consulte el recuadro de Decisiones inteligentes para obtener consejos sobre cómo prevenir las infecciones en el oído.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Pain in the Ear: Fending off Ear Infections

Elecciones sabias

Maneras de ayudar a prevenir las infecciones en el oído

  • Manténgase al día con las vacunas, incluida una vacuna anual contra la gripe.
  • Lávese las manos a menudo.
  • Evite el contacto cercano con personas que estén resfriadas o tengan otra enfermedad.
  • Evite inhalar humo de segunda mano.
  • Nunca deje que su bebé duerma con un biberón. El líquido puede entrar accidentalmente en el oído.

Definiciones

Sistema inmunológico:
El sistema que protege a su cuerpo contra la invasión de virus, bacterias, y otras amenazas microscópicas.

Actualizada en Dieciembre de 2019