Temas de salud

Enero 2014

Información sobre el Daño Cerebral

Los científicos han descubierto nuevos detalles acerca de lo que sucede en el cerebro después de una contusión cerebral. Los resultados apuntan a posibles formas de reducir los efectos nocivos de estas lesiones.

Las contusiones cerebrales son un tipo leve de lesión cerebral. Pueden aparecer después de un golpe repentino en la cabeza. Las contusiones cerebrales raramente ponen su vida en peligro, pero pueden tener efectos graves y duraderos.
Los investigadores de los NIH han estudiado a personas que sufrieron una contusión cerebral, pero cuyas tomografías computarizadas eran "normales" y no mostraban signos de daño cerebral. Los científicos utilizaron un tipo especial de imagen por resonancia magnética y descubrieron que había una fuga de líquido hacia la capa exterior gruesa del cerebro en casi la mitad de los 142 pacientes con contusión cerebral.

Para dar una mirada más detallada, los investigadores desarrollaron una manera de visualizar los efectos de las lesiones cerebrales leves en ratones. Al principio los científicos vieron la muerte celular en la cubierta exterior del cerebro y en una capa delgada en la superficie del cerebro. La muerte celular en el tejido cerebral subyacente comenzó de 9 a 12 horas después de la lesión.

Cuando la capa superficial delgada se rompe, las moléculas dañinas pueden entrar en el cerebro. Dentro de una hora después de la lesión en la cabeza, los investigadores observaron células específicas reparando el daño. Estas reacciones, nunca antes vistas en cerebros vivos, ayudan a asegurar la barrera protectora del cerebro.

Inmediatamente después de la lesión cerebral, aparecieron altos niveles de moléculas que dañan las células en la zona del trauma. Ciertos compuestos pueden reducir los niveles de estas moléculas. Cuando los investigadores aplicaron uno de tales compuestos directamente al hueso del cráneo 15 minutos después de la lesión cerebral, la muerte celular se redujo en un 67%. Cuando se aplicó 3 horas después de la lesión, la muerte celular se redujo en un 51%.

"Esta idea de que tenemos una ventana de tiempo dentro de la cual podemos trabajar, posiblemente de hasta 3 horas, es emocionante y puede ser clínicamente importante", señala el líder del estudio, doctor Dorian McGavern, de los NIH. Sin embargo, "los seres humanos tienen los huesos del cráneo más gruesos, por lo que tendríamos que evaluar si se puede aplicar la misma técnica a los huesos del cráneo humano".

Actualizada en Abril de 2017