Temas de salud

en inglés

Febrero de 2015

¿Irritado por la vesícula biliar? Su pequeño y laborioso órgano digestivo

La mayoría de nosotros piensa muy poco en la vesícula biliar, un órgano del tamaño de una pera que se encuentra justo debajo del hígado y cerca del páncreas. Puede parecer que la vesícula biliar no hace mucho. Pero si este pequeño órgano funciona mal, puede causar problemas serios. Los problemas de la vesícula biliar se encuentran entre las enfermedades digestivas más comunes y costosas. Según algunas estimaciones, hasta 20 millones de estadounidenses podrían tener cálculos biliares, el tipo de trastorno de la vesícula biliar más común.

Ilustración de cálculos biliares dentro de la vesícula biliar.La vesícula biliar almacena bilis, un líquido denso producido por el hígado para ayudarnos a digerir la grasa. Cuando comemos, el delgado revestimiento muscular de la vesícula libera bilis al intestino delgado a través del principal conducto biliar. Cuanta más grasa comemos, más bilis inyecta la vesícula al tracto digestivo. 

La bilis tiene un equilibrio químico delicado. Está llena de colesterol soluble producido por el hígado. Este es un tipo de colesterol diferente del tipo relacionado con las enfermedades cardiovasculares. Si el equilibrio químico de la bilis se altera un poco, el colesterol se puede cristalizar y adherir a la pared de la vesícula biliar. Con el paso del tiempo, estos cristales pueden combinarse y formar cálculos biliares.

Los cálculos biliares pueden tener desde el tamaño de un grano de arena al de una pelota de golf. Cuando la vesícula biliar inyecta bilis en el intestino delgado, estas piedras cristalinas pueden obstruir el conducto biliar principal. Esto puede causar presión, dolor y náuseas, en especial después de las comidas. Los cálculos biliares pueden causar un dolor súbito en la parte superior derecha del abdomen, llamado ataque de la vesícula biliar (o cólico biliar). En la mayoría de los casos, sin embargo, las personas con cálculos biliares no saben que los tienen.

Las causas de los cálculos biliares no están claras, pero es más probable que usted tenga problemas con la vesícula biliar si tiene demasiada grasa corporal, en especial alrededor de la cintura, o si está perdiendo peso con mucha rapidez. Las mujeres, las personas mayores de 40 años, las personas con antecedentes familiares de cálculos biliares, lo nativos americanos y los estadounidenses de origen mexicano también corren más riesgo de tener cálculos biliares.

"Para la persona promedio con un caso promedio, la manera más simple de diagnosticar un cálculo biliar es mediante un ultrasonido", dice la Dra. Dana Andersen, experta en enfermedades digestivas de los NIH.

Si no se trata, un conducto biliar principal y una vesícula obstruidos se pueden infectar y generar una situación potencialmente mortal. La remoción de la vesícula, llamada colecistectomía, es la forma más común de tratar los cálculos biliares. La vesícula biliar no es un órgano esencial, por lo que se puede tener una vida normal sin él.

La remoción de la vesícula se puede hacer con un laparoscopio, un tubo fino con luz que muestra qué hay dentro del abdomen. El cirujano realiza cortes pequeños en el abdomen para insertar las herramientas quirúrgicas y extraer la vesícula biliar. La cirugía se realiza con anestesia general, por lo que usted estará dormido y no sentirá dolor. La mayoría de las personas vuelve a su casa el mismo día o al día siguiente.

Los investigadores han estudiado durante mucho tiempo medicamentos que pueden prevenir la formación de cálculos biliares, pero estas terapias actualmente se usan solo en situaciones especiales.

Es poco común que la vesícula biliar cause otros problemas que no sean los cálculos biliares. El cáncer de vesícula suele ser difícil de tratar, y en general se diagnostica en una etapa avanzada. Pero esos cánceres son relativamente raros.

Aunque la vesícula biliar puede no ser la estrella del sistema digestivo, aun así cumple un rol importante. Trátela bien, llevando una dieta saludable y haciendo ejercicio regular, y la pequeña bolsa de bilis hará su trabajo. No ignore el dolor o los síntomas y consulte al médico si tiene molestias, en especial después de comer.

Decisiones Inteligentes

Síntomas de un ataque de cálculos

Hable con su médico si tiene:

  • dolor intenso en la parte superior derecha del abdomen que aparece de forma repentina y dura entre 30 minutos y varias horas;
  • dolor debajo del hombro derecho o en el omóplato derecho;
  • dispepsia luego de comer alimentos ricos en grasa o proteína, incluidos postres y alimentos fritos.

Busque ayuda de inmediato si tiene alguno de los siguientes signos de un ataque grave:

  • dolor abdominal que dura más de 5 horas;
  • náuseas y vómitos;
  • fiebre o escalofríos;
  • color amarillento en la piel o en el blanco del ojo;
  • orina oscura o deposiciones de color claro.
Actualizada en Noviembre de 2017