Temas de salud

en inglés

Febrero 2017

La esclerodermia afecta la piel y mucho más

La esclerodermia es un grupo de enfermedades que afecta el tejido conectivo del cuerpo, que se encarga de sostener la piel y los órganos internos. La piel, los vasos sanguíneos u otros tejidos podrían endurecerse o engrosarse. Los músculos y las articulaciones podrían hincharse o doler.

La esclerodermia puede presentarse en personas de todas las edades, razas y grupos étnicos. Por razones que se desconocen, es más común en las mujeres que en los hombres.

Los síntomas de la esclerodermia varían ampliamente y son similares a los de otras enfermedades. Esto hace que a veces resulte difícil diagnosticar la enfermedad. Hay dos tipos principales: localizada y sistémica.

La esclerodermia localizada suele afectar solo la piel, que se vuelve dura y tirante. Es posible que mejore sin tratamiento. Pero los casos más graves pueden dejar a la piel dañada.

La esclerodermia sistémica suele ser más grave. Puede afectar la piel, los tejidos debajo de ella, los vasos sanguíneos y algunos órganos importantes como el corazón, los pulmones y los riñones.

Los científicos todavía no están seguros de cuáles son las causas de la esclerodermia. A veces es hereditaria. Pero también afecta a personas sin antecedentes familiares de la enfermedad. La esclerodermia no es contagiosa, por lo que usted no puede "contagiarse" el trastorno de una persona que lo tenga.

Científicos financiados por los NIH están trabajando activamente para encontrar genes relacionados con la enfermedad y probar posibles terapias y pruebas de diagnóstico. Para más información sobre la esclerodermia, diríjase a https://www.niams.nih.gov/Portal_en_espanol/Informacion_de_salud/Esclerodermia/.

Actualizada en Noviembre de 2017