Temas de salud

Septiembre de 2020

Prepárese y planifique con anticipación

Ilustración de un hombre armando un botiquín de urgencias con suministros médicos.

Lidiar con emergencias es todo un desafío hasta en la mejor de las situaciones. Durante la pandemia de coronavirus, muchos tratamos de salir adelante cada día. Para las personas con afecciones crónicas (a largo plazo), como la diabetes y la enfermedad renal crónica, los desafíos pueden ser aún mayores. Sin embargo, con una planificación, puede preparar lo que necesita para hacer que las situaciones sean más manejables.

“Por suerte, las personas con afecciones crónicas tienen herramientas para ayudar a mantener su salud, incluso en tiempos difíciles”, dice el Dr. Griffin P. Rodgers, director del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de los NIH. Controlar bien estas afecciones puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones y otras enfermedades.

Controlar los problemas de salud puede requerir un esfuerzo adicional durante los tiempos de incertidumbre. Primero, asegúrese de seguir la última guía de salud pública de los CDC. La concientización es muy importante en una pandemia. Como hemos visto con la COVID-19, la información sobre enfermedades nuevas puede cambiar con rapidez.

Rodgers también dice que es importante mantenerse en contacto con los proveedor de atención médica. Ellos pueden ayudarlo a adaptar y mantener sus planes normales de manejo de la enfermedad.

Asegúrese de comer bien y participar de manera segura en actividades físicas tanto como sea posible durante estos tiempos difíciles. Eso puede ayudarlo a prevenir o retrasar problemas de salud.

Algunas personas con afecciones crónicas deben seguir un plan de nutrición especial. Por ejemplo, las personas con diabetes deben seguir un plan de alimentación saludable prescrito para el control del azúcar en sangre. Hable con su médico sobre su actividad física y sus rutinas de alimentación.

Comer sano y mantenerse activo también pueden ayudar a reducir el estrés. Lidiar con la incertidumbre es estresante para cualquiera. Las personas con problemas de salud pueden sentir más estrés cuando se interrumpe su rutina normal y su atención médica.

Hay muchas formas de reducir el estrés y relajarse. Algunas de ellas son: respirar de forma profunda, caminar, meditar, escuchar música o realizar un pasatiempo. Dormir lo suficiente (de siete a ocho horas cada noche) puede ser muy beneficioso para la salud, incluso para reducir el estrés y controlar el peso.

Su médico puede ayudarlo a encontrar formas de reducir el estrés y detectar la ansiedad y la depresión. La depresión es común entre las personas con una enfermedad crónica y puede interferir en el manejo de la afección.

“Pida ayuda si se siente triste o necesita ayuda para manejar el estrés”, dice Rodgers. “Siempre es importante aprender formas de reducir el estrés y mejorar la salud”.

Prepararse para lo inesperado lo ayudará a manejar la afección crónica durante una crisis. Considere empacar un “botiquín de viaje” especializado para emergencias. Vea el cuadro de Elecciones sabias para saber qué incluir.

Mantener la salud no elimina el riesgo de contraer otras enfermedades. Sin embargo, cada día que se mantiene saludable es un día más cerca de mejores tratamientos para las enfermedades. Los NIH hacen un esfuerzo coordinado para ayudar en el avance de la investigación sobre la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la COVID-19.

Comuníquese con su proveedor de atención médica si tiene preguntas o inquietudes sobre cómo prepararse para desastres naturales y emergencias.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Preparación para desastres con una enfermedad crónica

Prepare un “botiquín de viaje” para emergencias:

  • Equipos y suministros médicos para al menos una semana.
  • Información de contacto de proveedor de atención médica y contactos de emergencia.
  • Una lista de medicamentos con la dosis y el esquema de administración.
  • Una lista de sus alergias.
  • Información sobre cualquier dispositivo médico que utilice.
  • Un suministro de al menos tres días de los alimentos necesarios para controlar su afección.
  • Copias de su tarjeta de seguro y una identificación con foto.
  • Copias del análisis más reciente que pueda necesitar.
Actualizada en Septiembre de 2020