Temas de salud

Agusto de 2021

Control del síndrome de las piernas inquietas

Ilustración de una mujer sentada en el borde de su cama con las piernas inquietas

¿Siente una necesidad abrumadora de mover las piernas cuando está sentado o acostado? ¿Estas sensaciones dificultan conciliar el sueño o permanecer dormido? Estos pueden ser signos del síndrome de piernas inquietas, también conocido como RLS.

El RLS es causado por problemas con la forma en que los nervios del cerebro y el cuerpo se comunican entre sí. Estos problemas ocasionan una fuerte, a veces abrumadora, necesidad de mover las piernas. Este impulso a menudo viene acompañado de sensaciones desagradables como hormigueo, ardor o palpitaciones.

Hasta del 7 al 10% de las personas en los EE. UU. pueden tener RLS. Las mujeres son más propensas que los hombres a padecer esta enfermedad. Los genes parecen jugar algún papel en quién está en riesgo.

Los síntomas pueden ser leves y no interferir con la vida diaria, pero pueden empeorar con el tiempo. Cuatro síntomas centrales definen el trastorno, explica el Dr. Christopher Earley, especialista del sistema nervioso de la Universidad Johns Hopkins.

Uno es la urgente necesidad de mover las piernas. En segundo lugar, la incomodidad en las piernas se desencadena con el reposo, como sentarse o acostarse. El tercero es que la incomodidad se alivia con el movimiento.

"La gente se siente mejor tan pronto como se levanta y camina", dice Earley.

En cuarto lugar, los síntomas empeoran a lo largo del día y alcanzan su punto máximo por la tarde y la noche.

Los síntomas graves pueden afectar la vida cotidiana de las personas. Pueden afectar particularmente su capacidad para dormir bien por la noche. Esto, a su vez, puede dificultar el trabajo, la conducción o la realización de otras actividades diarias.

El tratamiento del RLS depende de su gravedad. Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a algunas personas con síntomas leves a moderados (consulte el recuadro Elecciones sabias para obtener consejos). Si los cambios en el estilo de vida no ayudan, los medicamentos pueden brindar algo de alivio.

Los medicamentos que se utilizan para el RLS afectan a diferentes sustancias químicas del cerebro. Puede que sea necesario probar diferentes medicamentos para ver cuál le funciona.

Los medicamentos que se usan para tratar las convulsiones pueden ayudar a reequilibrar las sustancias químicas del cerebro involucradas en el RLS. Otros medicamentos imitan el efecto de una sustancia química cerebral llamada dopamina. La dopamina ayuda a regular el movimiento y otras funciones. Ciertos analgésicos y ansiolíticos también pueden ayudar.

Investigaciones recientes indican que la falta de hierro en el cerebro puede desencadenar el RLS. En la actualidad, los médicos suelen recomendar suplementos de hierro como parte del tratamiento. Los análisis de hierro en las muestras de sangre no muestran si el cerebro carece de hierro. Algunas personas con RLS tienen niveles normales de hierro en sangre, pero, aún así, se benefician del hierro adicional, explica Earley.

Su equipo probó si altas dosis de hierro, administradas por vía intravenosa, ayudan a las personas con RLS. El tratamiento mejoró los síntomas de algunas personas, incluso si no tenían niveles bajos de hierro en la sangre.

Las dosis altas de hierro también pueden prevenir el desarrollo de RLS. Pero primero, dice Earley, deben aprender a saber quién está en riesgo de RLS debido a un bajo nivel de hierro en el cerebro.

Por ahora, los síntomas son la única forma de diagnosticar el RLS. Si cree que puede tener esta afección, hable con su proveedor de atención médica. Pueden ayudarlo a encontrar formas de obtener algo de alivio.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Aliviar el RLS

  • Reduzca la cafeína y el alcohol.
  • Evite el tabaco.
  • Pruebe un baño caliente.
  • Dese un masaje en las piernas.
  • Use una almohadilla térmica o una bolsa de hielo en las piernas.
  • Hable con su proveedor de atención médica si estos cambios no ayudan. Un especialista puede ayudarlo a probar diferentes tipos de medicamentos para reducir los síntomas.
Actualizada en Septiembre de 2021