Temas de salud

Diciembre 2016

Tener un hogar más saludable

Eliminar las toxinas de su hogar

Ilustración de un padre sosteniendo un trapeador y leyendo la etiqueta de un producto de limpieza en la cocina.Observe lo que hay en su hogar. ¿Sabe qué contienen los artículos y productos que hay en su hogar? Algunos químicos pueden ser perjudiciales para la salud si entran al cuerpo en grandes cantidades. Tomar conciencia de las sustancias potencialmente dañinas y eliminarlas puede ayudarlo a cuidar de su salud y la de su familia.

"Existen diversas sustancias químicas a las que podemos estar expuestos en el hogar, en general en niveles muy bajos", dice el Dr. Andrew Rooney, experto en toxicología y riesgo de los NIH. Es posible encontrar sustancias tóxicas en los materiales de construcción, los utensilios de cocina, los productos de limpieza, las cortinas de baño, los muebles, las alfombras y otros artículos comunes.

No todas las sustancias químicas son dañinas. De hecho, es probable que la mayoría de las sustancias en nuestro entorno sean seguras, explica la Dra. Heather Patisaul, experta en neurociencia y toxicología de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. "Probablemente solo una pequeña cantidad de ellas sea tóxica", dice. "Su bien esto es preocupante, hay muchas cosas simples que podemos hacer para minimizar la exposición".

Con frecuencia, lo que hace que una sustancia química sea dañina es cuánto estamos expuestos a ella. La cantidad "segura" varía según la sustancia. Investigadores financiados por los NIH están trabajando para saber más sobre cómo las sustancias químicas en nuestro entorno pueden afectar la salud y para poder abordar mejor los potenciales problemas.

A veces es evidente que una sustancia química es peligrosa. Usted podría desarrollar un sarpullido después de derramar un producto de limpieza sobre la piel. O podría comenzar a toser cuando respira vapores irritantes. Para evitar los riesgos conocidos para la salud, asegúrese de leer con atención las instrucciones en los productos de limpieza y tomar las medidas de seguridad sugeridas.

Algunas sustancias químicas tóxicas pueden no provocar síntomas claros o inmediatos. El plomo, por ejemplo, es conocido por ser venenoso. En general, cuanto más plomo tenga en el cuerpo, más probabilidades tendrá de desarrollar problemas de salud. El plomo puede provocar presión arterial alta, problemas de fertilidad, dolor muscular y articular, y problemas de memoria y concentración. Es por ello que ya no se permite utilizar plomo en las pinturas, la gasolina y las latas usadas para alimentos. Pero todavía podemos encontrar plomo en las pinturas a base de plomo de casas viejas, el polvo y el agua potable distribuida a través de caños de plomo.

"La mejor manera de protegerse de los efectos perjudiciales del plomo en la salud no es con tratamientos sino evitando la exposición", explica Rooney. Si vive en una casa vieja, consulte al departamento de salud de su localidad sobre el plomo que podría haber en la pintura, el polvo o el agua potable. Los expertos locales pueden indicarle qué medidas tomar para evitar la exposición al plomo.

Los niños pequeños son más vulnerables al plomo y a muchas otras sustancias químicas. Esto se debe a que sus cuerpos y cerebros todavía se están desarrollando. Los niños también pueden estar más expuestos a las toxinas a raíz de los comportamientos normales de la infancia, como jugar en el suelo y llevarse a la boca los juguetes o las manos.

"Las sustancias químicas pueden provenir de los productos que utilizamos y terminar en el aire y el suelo de la casa, desde donde pueden ingresar al organismo", dice la Dra. Ami Zota, experta en salud pública y ambiental de la Universidad George Washington. Recientemente, su equipo descubrió 45 sustancias químicas que es común encontrar en el polvo de las casas. Muchas de las sustancias químicas identificadas pertenecen a un grupo llamado "disruptores endócrinos".

Cuando los disruptores endócrinos ingresan al cuerpo, pueden imitar o bloquear las hormonas naturales que produce el organismo. La evidencia sugiere que los disruptores endócrinos podrían disminuirla fertilidad, aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer u otros daños. Estas sustancias químicas podrían significar el riesgo más alto para la salud mientras se está en el vientre materno o durante los primeros años de vida, cuando las hormonas guían el desarrollo de los órganos y el cerebro.

Las sustancias que se cree causan disrupción endócrina incluyen determinados perfumes, pesticidas y revestimientos/materiales resistentes a las manchas. Investigadores financiados por los NIH estudian los efectos para la salud de varios tipos de sustancias químicas relacionados con la disrupción hormonal, entre ellos los ftalatos, los compuestos perfluorados (PFC por sus siglas en inglés) y los químicos resistentes al fuego.

Los ftalatos son una familia de sustancias químicas fabricadas por el hombre y utilizadas para hacer plásticos, limpiadores y perfumes. Todavía no se conocen bien los efectos de los ftalatos en la salud humana, pero varias agencias gubernamentales, incluidos los NIH, los están estudiando. En los animales, la exposición a los ftalatos se ha relacionado con muchos problemas de la salud reproductiva y del desarrollo. Para reducir la exposición, lea las etiquetas de los productos y evite usar productos que contengan ftalatos. Algunos productos, si bien no todos, que contienen ftalatos dicen claramente en el envase: "contiene ftalatos". Pero a veces los ftalatos pueden figurar como abreviaciones de 3 o 4 letras, como BBP, DBP o DEP. Estos ftalatos deben figurar en la lista de ingredientes en las etiquetas de los productos, a menos que se agreguen como parte del "perfume" o “fragancia”.

"Varios cientos de sustancias químicas pueden clasificarse como perfume", explica Patisaul. "Por lo tanto, cada vez que use un limpiador con aroma es probable que tenga algún tipo de ftalato, incluso si la etiqueta no dice específicamente que contiene ftalatos". Puede buscar productos "sin fragancia". Además, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) ofrece la etiqueta "Opción más segura" (Safer Choice) que se utiliza en productos hechos con ingredientes más seguros para la salud humana y el medio ambiente.

Los PFC se utilizan ampliamente en los productos cotidianos más resistentes a las manchas, la grasa y el agua. Pueden encontrarse en utensilios de cocina antiadherentes, sofás y alfombras resistentes a las manchas, ropa y colchones a prueba de agua. En los estudios con animales, algunos PFC mostraron afectar la actividad hormonal normal, reducir la función del sistema inmunitario o provocar problemas de desarrollo. Existe evidencia que sugiere que determinados PFC también podrían afectar la salud humana y estar relacionados con el bajo peso al nacer, la obesidad y el cáncer de testículo y riñón.

Determinados PFC, como los utilizados para hacer Teflón, se están dejando de usar en los Estados Unidos, pero algunos utensilios del hogar, como las sartenes antiadherentes, todavía podrían contenerlos. Si tiene una olla antiadherente vieja que esté abollada y gastada, trate de reemplazarla.

Las sustancias resistentes al fuego se agregan o aplican a los materiales para retardar o evitar incendios. Pero cada vez hay más evidencia de que muchas de estas sustancias químicas tienen efectos negativos para la salud de los animales y los humanos. Las sustancias resistentes al fuego se pueden encontrar en espuma, tapices, colchones, alfombras, cortinas de tela. El uso de sustancias resistentes al fuego ha disminuido en los últimos años. Pero estos químicos todavía se encuentran en algunos productos. Cuando compre artículos nuevos, en especial para niños, trate de comprar mobiliario relleno de algodón, poliéster o lana, en vez de espuma de poliuretano.

"Lo mejor es tomar conciencia de que hay sustancias químicas en su entorno, y que hay cosas muy simples que usted puede hacer para reducir la exposición", dice Patisaul.

Aprender qué contienen los productos que lleva a su hogar le permite tomar decisiones informadas. Tome medidas para librarse de las sustancias químicas peligrosas manteniendo al mínimo el polvo dentro de la casa.

Las sustancias químicas están en todos lados, y en su mayoría no causan daño. Limitar las sustancias potencialmente tóxicas en su vida cotidiana ayuda a crear un hogar más seguro y saludable. Lea el recuadro de Elecciones inteligentes para encontrar algunos consejos útiles.

Referencias

Consumer Product Chemicals in Indoor Dust: A Quantitative Meta-analysis of U.S. Studies. Mitro SD, Dodson RE, Singla V, et al. Environ Sci Technol. 2016 Oct 4;50(19):10661-10672. PMID: 27623734.

Project TENDR: Targeting Environmental Neuro-Developmental Risks The TENDR Consensus Statement. Bennett D, Bellinger DC, Birnbaum LS, et al., Environ Health Perspect. 2016 Jul 1;124(7):A118-22. doi: 10.1289/EHP358. PMID: 27479987.

Definiciones

Hormonas

Moléculas enviadas a través del torrente sanguíneo como señal, para indicarle a otra parte del cuerpo que reaccione de una manera determinada.

Elecciones inteligentes

Mantenga el interior de su hogar en condiciones saludables

Para reducir las sustancias potencialmente tóxicas en su hogar:

  • Limpie con productos no tóxicos o que tengan la etiqueta "Opción más segura" (Safer Choice).
  • Quite el polvo con un paño húmedo.
  • Use un trapeador mojado para limpiar el piso.
  • Aspire con un filtro de aire de alta eficiencia, HEPA.
  • Abra una ventana o utilice un ventilador para que circule el aire mientras está limpiando.
  • Tenga un buen sistema de ventilación en el hogar.
  • Lávese las manos y las de los niños con frecuencia.
Actualizada en Noviembre de 2017