Temas de salud

Agosto de 2019

Usar la realidad virtual para mejorar la salud

Ilustración de un niño usando un juego de realidad virtual para tocar formas

La realidad virtual, a menudo conocida como "VR", solía ser ciencia ficción. Hoy está en todas partes. Todo lo que se necesita es un teléfono inteligente y unos auriculares para sumergirse en mundos virtuales o juegos en 3D. Esta tecnología en auge también puede ser útil para el cuidado de la salud y la investigación.

"En los últimos años ha habido un gran aumento en el número de interesantes aplicaciones clínicas de realidad virtual", dice el Dr. Andrew Huberman, investigador de la VR en la Universidad de Stanford.

Investigadores financiados por los NIH están descubriendo que la VR puede ayudar en muchas áreas de la medicina. Estas incluyen la adaptación ejercicios de rehabilitación, la mejora de la salud mental y la reducción del dolor.

Restablecer el movimiento

Los científicos han estado probando VR para tratar los problemas de movimiento. La causa de ellos puede ser un derrame cerebral, una lesión cerebral, la enfermedad de Parkinson u otras afecciones. Los ejercicios de rehabilitación a veces pueden ayudar a que las personas entrenen sus músculos para mejorar su movimiento. Sin embargo, estos ejercicios pueden ser aburridos, especialmente para los niños.

La Dra. Amy Bastian, especialista en movimiento del Instituto Kennedy Krieger, está utilizando la VR para hacer que los ejercicios de rehabilitación sean más interesantes para los niños. La VR también permite que su equipo adapte los ejercicios a las necesidades individuales de los niños.

"Con la VR, podemos hacer cosas que son realmente difíciles de llevar a cabo en la terapia del mundo real", dice Bastian. "Si queremos que usted aprenda a alcanzar y controlar su equilibrio en una dirección, podemos hacer que todos los componentes del juego muevan las cosas en esa dirección".

La VR también puede ayudar a los niños que tienen problemas para seguir instrucciones, explica. "Podemos decir algo como 'solo golpee las cosas rojas'. Esto puede hacer que realicen todo tipo de tareas complejas".

Bastian también está desarrollando ejercicios de VR para adultos con daños en el cerebelo, la parte del cerebro que coordina el movimiento. Este tipo de lesión cerebral hace que los movimientos de las personas se vuelvan bruscos y no coordinados.

El equipo está probando si otras partes del cerebro pueden aprender a coordinar movimientos en su lugar. Sin embargo, esto no puede realizarse si los ojos pueden ver el cuerpo, porque el cerebelo dañado intenta hacerse cargo.

Es por esta razón que su equipo está poniendo a las personas en una escena de VR; donde sus cuerpos no existen. Deben alcanzar objetivos con extremidades ahora invisibles. Debido a que las personas no pueden ver sus brazos, otras áreas del cerebro deben asumir el control para completar la tarea.

Cuando la persona hace un movimiento suave para agarrar un objeto, caen monedas del cielo virtual. Esta retroalimentación instantánea por un movimiento exitoso es vital para que el cerebro forje nuevas vías de aprendizaje, explica Bastian. "En la realidad virtual, podemos manipular el entorno en tiempo real para ayudarles a aprender a usar otro sistema cerebral".

Enfrentarse al miedo

Huberman está utilizando la VR para probar técnicas que ayuden a las personas a lidiar con el miedo y la ansiedad. La VR es ideal para estudiar tales estados mentales, explica.

"La visión, más que cualquier otro sentido, es el sentido que los humanos usan para navegar por el mundo y sobrevivir. Y, más que cualquier otro sentido, impulsa las fobias y la ansiedad".

Lo que ve se puede manipular fácilmente utilizando un entorno virtual. Su equipo está utilizando este aspecto de la VR para ayudar a que las personas aprendan a manejar sus temores.

"Podemos crear experiencias que son muy realistas", explica Huberman. "Somos capaces de crear una experiencia que sea un poco amenazadora, o una que sea muy amenazadora".

La VR puede mostrar a las personas escenas con tiburones o arañas, colocarlas en lo alto de un edificio, o hacer que se paren frente a una multitud para dar un discurso.

Después de que sus participantes hayan tenido una de estas experiencias de VR, el equipo les enseña formas para manejar su estrés e incomodidad. Estas incluyen ejercicios para enfocar su respiración y otras técnicas.

Luego, los investigadores vuelven a poner a las personas en el entorno estresante de VR para ver si las técnicas pueden ayudarles a reducir su ansiedad en el momento.

Una ventaja única de la VR, explica Huberman, es que los investigadores pueden medir directamente los signos de ansiedad. Estos incluyen cambios en los movimientos oculares y el tamaño de la pupila.

El estudio aún está en progreso, pero Huberman dice que la capacitación parece estar ayudando a las personas con su ansiedad.

Una distracción del dolor

Además de ayudar a las personas en el procesamiento de experiencias mentales incómodas, la VR puede lograr que las personas lidien mejor con las molestias físicas. Los investigadores están probando cómo la VR puede ayudar a reducir el dolor de ciertos procedimientos médicos.

El Dr. Sam Sharar, experto en dolor en la Universidad de Washington, utiliza la VR para distraer a los niños y adultos que se están recuperando de sus quemaduras.

"El dolor por quemaduras puede ser realmente malo. Es difícil de tolerar", dice Sharar. Para que las quemaduras sanen, las heridas deben lavarse y cubrirse nuevamente todos los días. Estos procedimientos son muy dolorosos. Los medicamentos que reducen el dolor, a menudo, solo proporcionan un alivio parcial a las personas con quemaduras.

Sharar cree que la VR puede aliviar el dolor al distraer el cerebro. "Las personas tienen una cantidad determinada de atención consciente", señala. "Si desvía algo de la atención al experimentar un procedimiento doloroso hacia otra tarea, el cerebro experimenta menos dolor. Esto sucede a pesar de que la misma señal de dolor está llegando a través de la piel".

Su equipo y otros desarrollaron un programa de VR que coloca a las personas en un mundo virtual muy frío. Involucra ojos y oídos para bloquear lo que está sucediendo en su piel. También tiene un juego donde las personas golpean un objetivo para distraer más su atención.

Los estudios del equipo han demostrado que el programa de inmersión redujo a la mitad el dolor de las personas durante el tratamiento de las quemaduras en comparación con el hecho de jugar a un videojuego normal.

Sharar y otros investigadores continúan buscando formas de utilizar entornos virtuales para proporcionar un alivio del dolor más efectivo. Para las personas con dolor crónico, que dura más de tres meses, utilizar la VR de distracción no ha resultado útil. Su equipo y otros utilizan ahora la VR para ampliar el acceso a técnicas que han demostrado que ayudan a que las personas controlen el dolor crónico, como la terapia cognitiva conductual (CBT).

"Si la VR pudiera utilizarse para administrar este tipo de terapia en un entorno virtual inmersivo, creo que tendría un enorme potencial para mejorar el autocontrol del dolor", dice Sharar.

La VR continúa disminuyendo en costos y creciendo en popularidad, agrega Huberman. Él piensa que la retroalimentación que puede proporcionar a los sentidos también seguirá mejorando. Tales mejoras podrían potencialmente abrir las puertas de su uso en más áreas de atención médica. Vea las casillas de Elecciones sabias para obtener más información sobre los estudios financiados por los NIH en pruebas de realidad virtual.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Ensayos de realidad virtual

Los NIH financian ensayos clínicos que prueban la realidad virtual para ayudar a tratar muchas afecciones, entre ellas:

  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD)
  • Ansiedad
  • Problemas de equilibrio
  • Dolor
  • Trastorno por estrés postraumático (PTSD)
  • Deterioro cognitivo leve
  • Lesión cerebral traumática (TBI)

Para encontrar un ensayo en su área, consulte a su médico o visite ClinicalTrials.gov.

Actualizada en Dieciembre de 2019