Temas de salud

Octubre de 2022

Cómo las utiliza importa

Una ilustración de un grupo de amigos tomándose una selfi afuera en una mesa de picnic

La tecnología ha cambiado la forma en que interactuamos entre nosotros. Las redes sociales acercan a las personas con solo pulsar una tecla. Esto ayuda a algunos a sentir que tienen más apoyo social. Pero para otros, puede aumentar el aislamiento y la depresión.

Los investigadores están estudiando cómo las redes sociales afectan la salud mental. Están descubriendo que las personas que conoce y lo que encuentra en línea pueden marcar la diferencia entre los efectos beneficiosos y los perjudiciales.

Utilice su tiempo sabiamente

Iniciar sesión en las redes sociales puede llevarlo en muchas direcciones. Participar activamente y conectarse con otros en línea puede ayudarlo a desarrollar apoyos sociales, tanto en línea como fuera de línea. Pero pasar muchas horas desplazándose pasivamente a través de contenido perturbador puede enviarlo a una espiral de pensamientos y sentimientos negativos.

El aumento del uso de las redes sociales se ha relacionado con síntomas de depresión, ansiedad y estrés. Pero no siempre está claro qué viene primero: ¿Estar más tiempo en línea está causando los síntomas o es el resultado de los síntomas?

La depresión o la ansiedad pueden hacer que uno se aísle. Pasar más tiempo en línea puede ser una señal de que se está alejando de los demás.

Los estudios también han encontrado que algunas actividades en línea pueden empeorar su salud mental. Observar pasivamente lo que otros hacen en línea puede hacerle sentir más aislado. Puede sentir que se está perdiendo de algo o que lo están dejando de lado. O puede hacerle pensar que otras personas tienen una vida mejor que usted.

Dónde hace clic afecta lo que ve a continuación. Si hace clic en las cosas que le molestan, es probable que se le muestren más de esas cosas. Pasar y ver repetidamente contenido perturbador puede aumentar su estrés y ansiedad.

Los adolescentes corren un riesgo especial por los efectos de las redes sociales. Los estudios han encontrado vínculos entre los patrones en el uso de las redes sociales de los adolescentes y los problemas de salud mental.

“Ha habido un aumento en el uso de las redes sociales, el uso de teléfonos inteligentes y la vida de los adolescentes en línea durante los últimos 10 años”, dice la Dra. Katherine Keyes de Columbia University. Las tasas de depresión y suicidio de los adolescentes también aumentaron en los últimos 10 años. Los investigadores han estado analizando el papel de las redes sociales en ese aumento.

Los estudios de Keyes han demostrado que el uso de los medios digitales por sí solo no explica estos aumentos recientes de la depresión y el suicidio. Otros factores también deben estar presentes. Se necesita más investigación para averiguar cuáles son.

Lo que parece más importante es cómo los adolescentes usan las redes sociales y cómo su tiempo en línea afecta sus actividades y redes sociales fuera de línea, dice Keyes.

En otras palabras, el tiempo en línea quita el tiempo que usted podría estar usando para estar con otras personas, hacer actividad física o practicar un pasatiempo. Estas son cosas que ayudan a proteger su salud mental.

Haga conexiones con cautela

Puede encontrar innumerables personas y comunidades diferentes en línea. “Se pueden hacer muchas conexiones significativas y beneficiosas en línea”, dice Keyes. “Esto es especialmente cierto para los adolescentes que tienen identidades más marginadas. A veces pueden encontrar comunidad y conexión en línea que no pueden obtener en su vida cotidiana”.

Pero el mundo digital también puede exponerlo a comportamientos nocivos para la salud. El consumo excesivo de alcohol, el consumo de sustancias y los trastornos alimentarios a veces se muestran engañosamente como algo que todos están haciendo o quieren hacer.

Las personas también ven anuncios sobre el consumo de tabaco, el consumo de cannabis y el consumo de alcohol en línea. La Dra. Patricia Cavazos-Rehg de Washington University in St. Louis estudia los efectos de los anuncios en el consumo de sustancias entre los adolescentes. Su investigación ha demostrado que incluso ver contenido de tabaco en línea de forma pasiva aumenta la probabilidad de usar productos de tabaco. Keyes encontró tendencias similares para el alcohol y el cannabis.

“Mi preocupación es que las redes sociales pueden hacer que los comportamientos de consumo de sustancias parezcan normales”, explica Cavazos-Rehg. Eso puede afectar tanto a adolescentes como a adultos.

"Hemos visto muchos mensajes en línea sobre la cultura de las 'mamás del vino' que relacionan el consumo de alcohol con 'mamá necesita un descanso al final del día'", dice Keyes. “Estos mensajes vinculan el alcohol con el cuidado personal positivo”. Pero usar el alcohol para controlar el estrés no es una estrategia de afrontamiento saludable. En los últimos años, las mujeres han tenido un mayor aumento en el consumo de alcohol que los hombres.

Cavazos-Rehg está investigando formas de brindar información sobre los riesgos del consumo de sustancias en las redes sociales. También está analizando cómo hacer llegar información de tratamiento de calidad a las personas que hablan sobre problemas de salud mental y consumo de sustancias en línea.

Busque ayuda

Las redes sociales pueden ser una herramienta para mejorar su salud mental. Puede buscar información de salud, conocer las experiencias de otros o encontrar opciones de tratamiento.

“Descubrimos que las redes sociales pueden ser muy útiles para las personas que se sienten estigmatizadas por la recuperación en persona”, dice Cavazos-Rehg. “Además, las redes sociales pueden ayudar a aquellos que tienen curiosidad o están listos para participar en un tratamiento, pero primero quieren el consejo de sus pares en línea”.

Su equipo analizó qué impide que las personas con síntomas de depresión busquen tratamiento. Descubrieron que muchas personas se preocupan por ser estigmatizadas. Otros tienen problemas para acceder o pagar el tratamiento.

Su equipo está buscando formas de reducir esas barreras a través de las redes sociales. Han creado herramientas para identificar publicaciones en las redes sociales que pueden indicar que alguien necesita tratamiento para un trastorno alimentario. También crearon una aplicación de tratamiento para adolescentes con trastornos alimentarios. Asimismo, el equipo está trabajando para llegar a los adolescentes que necesitan tratamiento a través de anuncios en línea.

“Hay mucho apoyo para la recuperación y la salud mental que las personas pueden obtener de las redes sociales”, dice Cavazos-Rehg. “Pero a menudo hay información errónea que también puede propagarse”. Encuentre consejos para evaluar la información de salud en línea en https://www.nccih.nih.gov/health/finding-and-evaluating-online-resources y https://www.nia.nih.gov/espanol/confiable-informacion-sobre-salud-se-encuentra-internet

Recuerde, no necesita luchar con los problemas de salud mental usted solo. “Existe una idea errónea común de que podemos manejar nuestros problemas de salud mental por nuestra cuenta y de que no son lo suficientemente graves como para justificar atención médica”, dice Cavazos-Rehg. “Pero eso es un concepto erróneo”. No dude en comunicarse con un proveedor de atención médica o un profesional de la salud mental.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Cuidar la salud mental

  • Cuide su cuerpo y su mente. Siga un horario, coma bien, manténgase físicamente activo, duerma bien, manténgase hidratado y pase tiempo al aire libre.
  • Cultive relaciones saludables. La socialización es un poderoso amortiguador del estrés y una fuente de bienestar. Pase tiempo con otras personas con regularidad, de forma presencial y virtual.
  • Reflexione sobre su uso de las redes sociales, los videojuegos y otras tecnologías. Pregúntese: ¿Cuánto tiempo estoy pasando en línea? ¿Esto me quita tiempo para realizar actividades saludables fuera de línea, como hacer ejercicio, ver amigos, leer o dormir? ¿Qué contenido veo y cómo me hace sentir?
  • Aprenda a manejar el estrés y otras emociones difíciles. Trate de reconocer situaciones que puedan ser emocionalmente desafiantes e idee estrategias para manejar esas emociones.
  • Pida ayuda. Encuentre a alguien en quien confíe para hablar sobre situaciones estresantes. Si tiene dificultades para controlar las emociones negativas, comuníquese con un proveedor de atención médica, un consejero o una persona de confianza.
  • Llame o envíe un mensaje de texto a la línea de prevención del suicidio y crisis al 988 si usted o alguien que conoce está en crisis.
  • Obtenga ayuda para encontrar tratamiento para el abuso de sustancias y la salud mental en su área. Llame a la línea de ayuda nacional gratuita al 1-800-662-HELP (4357) o visite www.FindTreatment.gov
Actualizada en Noviembre de 2022