Temas de salud

Agosto de 2020

Foto de un hombre hablando con su proveedor de servicios de salud mental a través de una videoconferencia

Los eventos traumáticos pueden ser aterradores o peligrosos. Estos incluyen desastres naturales, accidentes o eventos violentos. Experimentar uno puede afectar tanto su cuerpo como su mente.

Es común tener una reacción fuerte después de un evento traumático. Puede sentirse ansioso, triste o enojado. El trauma también puede causar problemas para dormir o concentrarse. Puede que piense en lo que sucedió una y otra vez. También puede causar síntomas físicos, como dolores de cabeza, cansancio y sobresaltos con facilidad.

Para la mayoría de las personas, estos problemas disminuyen con el tiempo. Sin embargo, los efectos del trauma duran más para algunas personas. Si interfieren con la vida cotidiana, es importante buscar ayuda profesional.

Las señales de que es hora de recibir ayuda incluyen tener recuerdos recurrentes aterradores, sentirse fuera de control, evitar personas o lugares, y tener problemas para pensar con claridad. Si se ha desconectado de su familia y sus amigos, es importante obtener ayuda para que pueda recuperarse.

Un profesional de la salud mental puede hablar con usted, brindarle herramientas para controlar los efectos del trauma y ayudarlo a desarrollar estrategias saludables de afrontamiento. Los expertos recomiendan relacionarse con amigos de confianza y seres queridos que los apoyen. Intente seguir las rutinas normales de comidas, ejercicio y sueño. Mantenerse activo también es una buena manera de lidiar con sentimientos estresantes.

Hable con su proveedor de atención médica si necesita ayuda. Si está en peligro, llame a la Línea de Ayuda para Casos de Desastre en el 1-800-985-5990. Encuentre más recursos.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

Actualizada en Octubre de 2020