Temas de salud

Marzo de 2020

Dolor, flatulencia, hinchazón y más.

Ilustración de un estómago diciendo no a diferentes alimentos

Todos tienen dolor o molestias en el intestino, de vez en cuando. Tal vez comió algo que no le cayó bien. O tuvo una infección que le provocó malestar estomacal durante unos días.

Pero si el dolor y otros síntomas intestinales continúan durante semanas o más, algo más grave podría estar pasando. Las enfermedades y trastornos del sistema digestivo son muy comunes. Alrededor de 60 a 70 millones de personas en los Estados Unidos viven con una enfermedad digestiva.

Es importante no ignorar los síntomas en el intestino. Muchos trastornos digestivos son más fáciles de tratar cuando se desarrollan por primera vez.

Posibles causas

Uno de los trastornos intestinales más graves es la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), aunque no es muy común. La EII ocurre cuando las células del sistema inmunológico en el intestino reaccionan de forma exagerada a una amenaza percibida para el cuerpo. A menudo, esa "amenaza" son las bacterias normales que conforman el microbioma, las criaturas microscópicas como bacterias, hongos y virus, que viven en el intestino. Esta reacción exagerada puede dañar el tracto digestivo (gastrointestinal o GI).

Los dos tipos principales de EII son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. "La enfermedad de Crohn puede ocurrir en cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano", asegura la Dra. Judy Cho, experta en EII de Mount Sinai. La colitis ulcerosa ocurre solo en el intestino grueso.

Estas dos enfermedades también difieren en qué tan profundamente pueden dañar el tejido. "La colitis ulcerosa causa daños en el revestimiento intestinal", explica el Dr. Dermot McGovern, que estudia la EII en Cedars-Sinai. "La enfermedad de Crohn puede atravesar todo el intestino". Los casos graves de la enfermedad de Crohn pueden conducir al estrechamiento de los intestinos e incluso a agujeros en el intestino.

Otras afecciones pueden dañar el revestimiento del estómago y provocar un tipo de inflamación llamada gastritis. La causa más común de gastritis es la infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori. Otras causas incluyen el uso a largo plazo de algunos medicamentos para el dolor. Si no se trata, la gastritis puede provocar úlceras dolorosas.

El doce por ciento de las personas en los Estados Unidos tienen síndrome del intestino irritable (SII). “Este es un trastorno muy común. Se caracteriza por dolor abdominal, hinchazón y cambios en los hábitos intestinales", comenta el Dr. Anthony Lembo, investigador del SII en el Centro Médico Beth Israel Deaconess.

Los investigadores no entienden exactamente qué causa el SII. Puede tener diferentes causas en diferentes personas. A veces implica problemas con la forma en que el cerebro y el intestino trabajan juntos.

Otros motivos que pueden causar dolor e incomodidad en el tracto gastrointestinal son el reflujo ácido o la sensibilidad a los alimentos.

Identificación del problema

Puede ser complicado diagnosticar una enfermedad digestiva porque comparten muchos síntomas, explica Cho. Los síntomas de muchas afecciones intestinales incluyen dolor, flatulencia, hinchazón y diarrea.

"Pero para la EII, existen varios síntomas graves", dice ella. Estos son sangre en las heces, pérdida de peso y signos de inflamación que se encuentran en un análisis de sangre. Cho agrega que una señal de la EII en los niños es la imposibilidad de crecer.

El SII puede causar diarrea y estreñimiento a algunas personas. Algunas personas van y vienen entre los dos.

La gastritis y la sensibilidad a los alimentos también pueden causar molestias intestinales a largo plazo. Para descubrir qué está causando problemas intestinales, los médicos pueden necesitar realizar una variedad de pruebas. Estos pueden incluir análisis de sangre y una prueba de heces para detectar infección.

Algunas personas pueden hacerse una prueba de imagen, como una tomografía computarizada. Otras pueden necesitar una endoscopia. La endoscopia utiliza un tubo largo y flexible con una pequeña cámara en el extremo para observar los intestinos o el estómago.

Tratamiento del dolor y las molestias

Si bien los síntomas de diferentes trastornos intestinales pueden ser similares, los tratamientos varían mucho. Para la gastritis causada por una infección bacteriana, se usan antibióticos para matar los gérmenes. Si los medicamentos están causando gastritis, cambiar a un tipo diferente de medicamento permitirá que el estómago sane generalmente.

La sensibilidad a los alimentos se puede controlar con un cambio de dieta. Un nutricionista puede ayudarlo a descubrir qué alimentos podrían estar irritando su intestino. El reflujo ácido también puede mejorarse, a menudo, mediante cambios en su dieta y medicamentos.

El tratamiento no se ajusta a todos los que padecen el SII, explica Lembo, porque puede tener diferentes causas. Algunas personas pueden obtener algo de alivio ajustando su dieta. (Consulte el recuadro Elecciones sabias para ver los alimentos que pueden desencadenar síntomas intestinales).

“También les decimos a los pacientes que coman de dos a tres comidas al día, que tal vez tomen una merienda o dos. Pero no comer todo el día. Dele a su intestino la oportunidad de descansar”, dice.

Y aunque el estrés no causa el SII, puede desencadenar brotes de síntomas en muchas personas, afirma Lembo. Las estrategias de reducción del estrés y la terapia cognitiva conductual, un tipo de terapia de conversación, pueden ayudar a algunas personas a controlar los síntomas del SII.

La EII es más difícil de tratar que la mayoría de los trastornos intestinales. "Es imposible curar la EII en este momento", asegura Cho. Los tratamientos se centran en detener la inflamación el tiempo suficiente para permitir que el tejido intestinal se cure, explica.

Algunos medicamentos utilizados para la EII controlan la inflamación. Otras drogas más nuevas suprimen el sistema inmunológico. Pero estos medicamentos más nuevos pueden tener efectos secundarios graves y generalmente solo se usan cuando otros no funcionan.

"La investigación ha descubierto que cuanto antes use estos medicamentos, más probabilidades tendrá de responder a ellos", afirma McGovern. Entonces, las personas con enfermedades de alto riesgo pueden obtener estos medicamentos primero ahora, explica.

Búsqueda de mejores tratamientos

Los investigadores están buscando nuevas formas de prevenir y controlar los trastornos intestinales. Lembo, por ejemplo, está probando si el aceite de menta puede ayudar a que los músculos intestinales se relajen en las personas con SII.

Los tratamientos existentes para la EII solo funcionan para aproximadamente un tercio de las personas que los prueban. E incluso entonces, menciona McGovern, pueden perder sus efectos con el tiempo.

Tanto Cho como McGovern están trabajando para comprender la genética de la EII. Esta información podría usarse en todas las etapas de la enfermedad, explica Cho. Por ejemplo, si una prueba pudiera identificar a los niños con mayor riesgo de desarrollar EII en el futuro, en teoría podría prevenirse", comenta. Las estrategias podrían incluir administrar medicamentos antiinflamatorios antes de que se desarrolle la EII o cambiar el microbioma intestinal para prevenir un ataque inmune.

"Y lo que a todos nos interesa es: ¿Podemos usar algunas de estas firmas genéticas para identificar nuevos objetivos farmacológicos para la EII?”, agrega McGovern. Eso también podría, eventualmente, ayudar a predecir quién probablemente se beneficiaría de un medicamento.

Cho explica que uno de los medicamentos más nuevos que se probó para la EII se basó en un descubrimiento genético. "Hay una precisión cada vez mayor en el tratamiento", comenta. "Usar el conocimiento genético para ayudar a elegir terapias para la EII es algo que creo que es factible en los próximos cinco a 10 años".

Por ahora, hable con su médico si las molestias intestinales o el dolor están afectando su calidad de vida. Los tratamientos disponibles pueden ayudar a la mayoría de las personas a volver a ordenar sus entrañas.

Enlaces

Referencias

  • Genetics of Inflammatory Bowel Diseases. McGovern DP, Kugathasan S, Cho JH. Gastroenterology. 2015 Oct;149(5):1163-1176.e2. doi: 10.1053/j.gastro.2015.08.001. Epub 2015 Aug 7. Review. PMID: 26255561.
  • Association analyses identify 38 susceptibility loci for inflammatory bowel disease and highlight shared genetic risk across populations. Liu JZ, van Sommeren S, Huang H, Ng SC, Alberts R, Takahashi A, Ripke S, Lee JC, Jostins L, Shah T, Abedian S, Cheon JH, Cho J, Dayani NE, Franke L, Fuyuno Y, Hart A, Juyal RC, Juyal G, Kim WH, Morris AP, Poustchi H, Newman WG, Midha V, Orchard TR, Vahedi H, Sood A, Sung JY, Malekzadeh R, Westra HJ, Yamazaki K, Yang SK; International Multiple Sclerosis Genetics Consortium; International IBD Genetics Consortium, Barrett JC, Alizadeh BZ, Parkes M, Bk T, Daly MJ, Kubo M, Anderson CA, Weersma RK. Nat Genet. 2015 Sep;47(9):979-986. doi: 10.1038/ng.3359. Epub 2015 Jul 20. PMID: 26192919.

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Alimentos que provoquen problemas intestinales

No todas las personas con trastornos intestinales tienen problemas con los mismos alimentos. Pero algunos alimentos que comúnmente causan molestias intestinales incluyen:

  • Productos lácteos
  • Cafeína
  • Bebidas carbonatadas
  • Azúcar, dulces y comida chatarra
  • Jugos de fruta
  • Frijoles
  • Vegetales crucíferos, como el brócoli y la coliflor

Definiciones

  • Sistema inmunológico
    La defensa del cuerpo contra gérmenes y sustancias extrañas.

  • Inflamación
    Calor, hinchazón y enrojecimiento causados por la respuesta protectora del cuerpo a una lesión o una infección.

Actualizada en Septiembre de 2020