Temas de salud

Octubre 2013

Protéjase contra el VPH: Bloquee este virus que provoca cáncer

En algún punto de sus vidas, más de la mitad de las personas sexualmente activas contraen una infección genital con el virus del papiloma humano (VPH), pero la mayoría nunca se entera. En consecuencia, es posible que contagien el virus a otros sin saberlo. Afortunadamente, existen vacunas disponibles para protegerse contra las formas más dañinas del VPH. Estas vacunas funcionan mejor si se reciben antes de que la persona comience la actividad sexual.

Ilustración de una mujer joven a quien se está vacunando contra el VPH.La infección por VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común en los Estados Unidos. El virus se contagia de persona a persona mediante contacto directo por sexo vaginal, oral o anal.

Muchos tipos distintos de VPH pueden provocar infecciones en la garganta o en el área genital, tanto a hombres como a mujeres. En la mayoría de los casos, las infecciones por VPH desaparecen sin siquiera notarlo. En otras ocasiones, provocan problemas de salud, entre ellos las verrugas genitales y ciertos tipos de cáncer. “Varios cánceres son provocados por la infección por VPH”, cuenta el Dr. Douglas Lowy, investigador de cáncer del NIH. “El más conocido es el cáncer de cuello uterino”.

El cáncer de cuello uterino es el cuarto cáncer más mortífero para las mujeres a nivel mundial. Casi todos los casos son causados por el VPH.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) ha aprobado dos vacunas que brindan protección contra las formas más dañinas del VPH. Estas vacunas se crearon en parte sobre la base de los descubrimientos iniciales hechos por Lowy y el Dr. John Schiller, su colega del NIH.

Ambas vacunas contra el VPH, denominadas Gardasil y Cervarix, protegen contra los dos tipos (o cepas) del VPH responsables de aproximadamente el 70 % de todos los cánceres de cuello uterino. Estas dos cepas también provocan la mayoría de los cánceres en el ano, la vagina, la vulva y la parte media de la garganta (la orofaringe). Por lo tanto, las vacunas contra el VPH protegen contra todas estas formas de cáncer. La vacuna Gardasil también bloquea 2 cepas de VPH que provocan el 90 % de las verrugas genitales. Ambas vacunas se encuentran disponibles para las mujeres. Únicamente Gardasil se encuentra disponible para los hombres.

“Dado que las vacunas solamente funcionan antes de que una persona se infecte con el virus y la mayoría de las personas se infectan relativamente poco después de haberse iniciado en la actividad sexual, las vacunas están orientadas principalmente a niños y niñas adolescentes”, explica Lowy.

Las vacunas se dan en una serie de 3 inyecciones, durante un período de 6 meses. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention) recomienda que todos los niños y niñas se vacunen a los 11 o 12 años. Además, las vacunas se recomiendan para los adolescentes que aún no estén vacunados, las mujeres jóvenes de hasta 26 años y los hombres jóvenes de hasta 21 años. También se recomienda que se vacunen hombres bisexuales y homosexuales y ciertas personas con sistemas inmunológicos debilitados.

“Una vacuna contra el VPH es la mejor oportunidad para proteger a sus hijos o protegerse usted contra la infección por VPH y subsiguiente enfermedad”, dice la Dra. Carolyn Deal, experta del NIH en enfermedades de transmisión sexual.
Las investigaciones han demostrado que las vacunas contra el HPV son altamente efectivas. En un estudio reciente se descubrió que aunque solamente un tercio de las niñas de entre 13 y 17 años se ha vacunado completamente contra el VPH, la cantidad de mujeres jóvenes infectadas con el virus ha disminuido en un 50 % desde que se presentó la primera vacuna en 2006. “Las vacunas ya están comenzando a tener efecto en el mundo real”, dice Deal. “Son vacunas seguras y eficaces”.

Cuando uno se vacuna contra el HPV, no solamente se protege a sí mismo contra las cepas de este virus que provoca cáncer, sino que ayuda a impedir que se contagie a otros.

Decisiones Inteligentes

Protéjase contra el VPH.

  • Vacúnese. Las vacunas contra el VPH pueden prevenir la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino, vulva, vagina y ano.
  • Use profilácticos. El uso regular de profilácticos puede proteger a las mujeres de una infección por VPH.
  • Evite el contacto directo. La manera más segura de impedir una infección genital por VPH es abstenerse del contacto genital con otra persona.
  • Hágase un examen. Las infecciones por VPH se detectan con un examen Papanicolau, con el que se controla que no haya cáncer o cambios precancerosos en el cuello uterino, o una prueba molecular que observa el ADN del VPH.
Actualizada en Abril de 2017