Temas de salud

en inglés

Noviembre 2015

Prueba de tumores ayuda a adaptar los tratamientos para el cáncer de mama a cada paciente

Una prueba genética de los tumores podría identificar a mujeres con un determinado tipo de cáncer de mama que no necesita someterse a quimioterapia. El hallazgo sugiere que una prueba genética podría sumarse a las pruebas clínicas tradicionales y ayudar a elegir las opciones de tratamiento.

El cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres estadounidenses. A muchas mujeres con cáncer de mama en etapa temprana se les recomienda recibir quimioterapia además de otros tratamientos, como la terapia hormonal. Pero algunos cánceres de mama no necesitan ser tratados con quimioterapia, que puede ser costosa y tener efectos secundarios muy duros.

Los investigadores han estado buscando maneras de determinar qué tumores tienen más probabilidades de responder a la quimioterapia. Un equipo de investigación financiado por los NIH realizó un ensayo clínico en el que participaron 10.000 mujeres. Las mujeres habían recibido recientemente un diagnóstico de un tipo específico de cáncer de mama (cáncer ER-positivo HER2-negativo que todavía no se había extendido a los nódulos linfáticos).

Muchas mujeres con este tipo de cáncer de mama pueden tratarse solo con terapia hormonal. Pero es difícil distinguir a estas mujeres de aquellas que podrían beneficiarse de recibir quimioterapia conjuntamente.

Los científicos hicieron una prueba para determinar la efectividad de una prueba genética para predecir qué mujeres podrían evitar la quimioterapia sin riesgo. La prueba analiza la actividad de 21  genes en muestras tumorales. A partir de los resultados, los tumores se clasificaron en una escala del 0 al 100; los puntajes más altos representaban un mayor riesgo de recurrencia del cáncer.

El equipo encontró que el 16% de las mujeres tenía un puntaje de 0 a 10, lo que indicaba un riesgo muy bajo de recurrencia. Estas mujeres recibieron la terapia hormonal estándar, pero no quimioterapia. Cinco años después, el riesgo de recurrencia del cáncer de mama era inferior al 2%.

Esto muestra que la prueba pude identificar de manera clara a las mujeres con este tipo de cáncer de mama en etapa temprana, que pueden evitar la quimioterapia sin riesgo. Los científicos continúan trabajando en otras pruebas genéticas de diagnóstico. 

Referencia: Prospective Validation of a 21-Gene Expression Assay in Breast Cancer.  Sparano JA, Gray RJ, Makower DF, et al., N Engl J Med. 2015 Sep 27. [Publicado electrónicamente previo a su publicación en papel] PMID: 26412349.

Financiamiento: Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de los NIH, Instituto de Investigación de la Asociación Canadiense contra el Cáncer, Fundación para la Investigación del Cáncer de Seno (BCRF por sus siglas en inglés), y Susan G. Komen.

Actualizada en Noviembre de 2017