Temas de salud

Septiembre de 2022

Preste atención a los ingredientes nocivos

Ilustración de una persona mirando productos de cuidado personal

Champú. Crema de afeitar. Desodorante. Maquillaje. Tinte para el cabello. Perfume y colonia. Estos y docenas de otros productos pueden estar en su ducha, bolsa deportiva o botiquín. ¿Pero sabe lo que contienen? ¿Alguno de sus ingredientes puede ser peligroso para su salud?

Los productos de cuidado personal, incluidos los cosméticos, son regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. Sin embargo, no son tratados como medicamentos y no tienen que ser aprobados por la FDA antes de salir al mercado. Por lo tanto, las empresas no tienen que demostrar que los productos de cuidado personal son seguros o eficaces antes de venderlos, afirma la Dra. Alexandra White, quien estudia la relación entre sustancias químicas y salud en los NIH.

Las excepciones son los productos de cuidado personal que tratan o previenen afecciones médicas, que deben ser aprobados por la FDA antes de comercializarse. Los ejemplos incluyen bloqueador solar y champú anticaspa.

Más allá de esa distinción, en general, “los cosméticos son uno de los conjuntos de productos de consumo menos regulados que existen”, afirma la Dra. Ami Zota, investigadora de salud ambiental de la Universidad de Columbia. La FDA supervisa los productos en busca de posibles problemas de seguridad una vez que están en el mercado y toma medidas cuando es necesario para proteger la salud pública.

Los investigadores están trabajando para comprender mejor los efectos en la salud de los ingredientes comunes en los productos para el cuidado personal. También están desarrollando formas mejores y más rápidas de probar la seguridad de dichos ingredientes.

¿Qué hay en la botella?

La mayoría de los ingredientes en los productos de cuidado personal se encuentran en una categoría conocida como “generalmente reconocidos como seguros” (generally recognized as safe, GRAS), explica la Dra. Nicole Kleinstreuer, toxicóloga computacional de los NIH.

Sin embargo, es posible encontrar algunas sustancias químicas que pueden causar problemas de salud en muchos de estos productos. Con frecuencia, lo que hace que una sustancia química sea dañina es la cantidad a la que usted se expone. La cantidad que es “segura” varía para cada producto.

“Las clases generales que nos preocupan incluyen ftalatos, parabenos, PFAS y metales como el plomo”, dice White.

Otras sustancias químicas problemáticas son el triclosán y el triclocarbán. Estas se encuentran en muchos productos de cuidado personal ideados para prevenir el crecimiento de bacterias y hongos.

Muchas sustancias químicas preocupantes —incluidos los ftalatos, los parabenos, las PFAS y el triclosán— son disruptores endocrinos. Estos son compuestos que pueden imitar las hormonas del cuerpo o interferir con ellas. Se los ha relacionado con problemas con el cerebro, el desarrollo y la reproducción. Algunos también han sido relacionados con un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Los metales como el plomo y el mercurio también pueden ser tóxicos. Pueden causar daños al cerebro. Otro ingrediente con el que se debe tener cuidado es el formaldehído, que se encuentra en algunos productos para el cabello o se genera cuando los productos para el cabello se calientan. La exposición al formaldehído se ha relacionado con el cáncer.

El talco también es un ingrediente común en los cosméticos. “El talco se usa en muchos polvos, incluidos los polvos faciales”, dice Zota. Generalmente, es reconocido como seguro por la FDA, pero a veces puede estar contaminado con asbesto, que está relacionado con el cáncer. La FDA ha estado realizando pruebas de asbesto recientemente en muchos productos que contienen talco.

Puede ser difícil determinar si un producto contiene ingredientes potencialmente peligrosos. Usted puede evitar algunas de estas sustancias químicas buscándolas en la etiqueta del producto, pero pueden tener muchos nombres y abreviaturas. A veces, los nombres de las sustancias químicas específicas no aparecen en la etiqueta, pero están en el producto.

“La fragancia es un ejemplo”, afirma Zota. “Algo catalogado como ‘fragancia’ puede ser una mezcla de miles de sustancias químicas”. Buscar productos sin fragancia puede ayudar a reducir su exposición a muchos ingredientes desconocidos.

¿Qué sustancias químicas son riesgosas?

La mayoría de los productos de cuidado personal son mezclas de muchas sustancias químicas diferentes. Esto puede hacer que sea difícil relacionar productos específicos con problemas de salud. A pesar de ello, los investigadores han descubierto algunas tendencias preocupantes.

“Hemos visto [una relación] entre el uso frecuente de planchas para el cabello y el riesgo de padecer cáncer”, afirma White. Hasta ahora, esto incluye al cáncer de mama y al cáncer de ovario. Su equipo también encontró una relación entre el uso de tintes permanentes para el cabello y el cáncer de mama. El riesgo era especialmente alto para las mujeres afrodescendientes.

Para ayudar a fabricar productos más seguros, se necesitan mejores pruebas que permitan comprender cómo las sustancias químicas afectan el cuerpo a largo plazo. Kleinstreuer trabaja en un equipo que está desarrollando nuevos métodos para probar sustancias químicas en células humanas en lugar de animales. Las pruebas son como tomar una huella digital química, explica.

Primero, el equipo mide los cambios que ocurren en las células después de que se las expone a sustancias químicas con efectos conocidos. Luego, prueban una nueva sustancia química. Si produce cambios parecidos a los de una sustancia conocida, los científicos pueden asumir que afecta el cuerpo de manera similar.

“Por ejemplo, sabemos que el exceso de inflamación es malo. Y podemos [medir] marcadores celulares de inflamación. Si una sustancia química hace que [esos marcadores] aumenten, sabemos que es algo malo”, dice Kleinstreuer. La inflamación que persiste con el tiempo puede causar problemas de salud. Su equipo espera eventualmente usar este tipo de pruebas para predecir qué sustancias químicas pueden ser dañinas para la exposición a largo plazo.

Su equipo también utiliza tejido dérmico diseñado para desarrollar mejores pruebas de alergia e irritación. Estos modelos se utilizan ampliamente a fin de predecir los efectos secundarios a corto plazo de las exposiciones a sustancias químicas, incluidas las de los cosméticos.

Atención, comprador

Tratar de mantener las sustancias químicas potencialmente peligrosas fuera de su vida diaria puede servirles a usted y a su familia para mantenerse más saludables. Pero hay momentos en los que es posible que desee ser aún más prudente. Las personas pueden ser más vulnerables a las exposiciones a sustancias químicas durante ciertos momentos de sus vidas.

Uno de ellos es el embarazo, dice White. “Es un momento en el que el tejido mamario pasa por cambios rápidos y podría ser más susceptible a las sustancias químicas que causan cáncer”.

“Incluso los niveles pequeños de algunas de estas sustancias químicas pueden afectar el desarrollo y el crecimiento fetales”, dice Zota. La primera infancia y la pubertad son otros momentos en los que las personas pueden ser más susceptibles a los disruptores endocrinos, agrega.

Si tiene preguntas sobre cualquier producto de cuidado personal, hable con su proveedor de atención médica.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Precauciones en relación con los productos de cuidado personal

  • Siga las instrucciones en los paquetes de los productos de cuidado personal. Preste atención a todas las declaraciones de precaución y advertencia.
  • Si algún producto cosmético o de cuidado personal le causa irritación, deje de usarlo inmediatamente. Si la irritación persiste, consulte con un médico.
  • No comparta sus cosméticos. Pueden transferir gérmenes dañinos.
  • No use cosméticos viejos.
  • No use ningún cosmético cerca de los ojos a menos que esté diseñado específicamente para ese uso. Evite usar aditivos de color que no estén aprobados por la FDA cerca de los ojos.
  • Nunca se tiña las cejas o las pestañas. Esto puede lastimar sus ojos o incluso causar ceguera.
  • Mantenga los tintes para el cabello fuera del alcance de los niños.
  • Nunca mezcle diferentes productos de tinte para el cabello.
Adaptado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.
Actualizada en Octubre de 2022