Temas de salud

Enero de 2019

Reducir el riesgo de SMSL

Ilustración del infante durmiendo sobre su espalda en la cuna

¿Sabía que los bebés deberían dormir boca arriba en lugar de boca abajo? La investigación ha revelado muchos factores de riesgo de muerte súbita infantil, y la posición para dormir es la más importante.

Cada año en los Estados Unidos, aproximadamente 3,500 bebés mueren de manera repentina e inesperada mientras duermen. En aproximadamente la mitad de estas muertes, los médicos no pueden encontrar una razón médica para explicar el porqué, incluso después de una revisión completa. Cuando el médico no tiene respuestas, la muerte se denomina síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

"Todos los bebés están en riesgo, especialmente los menores de 1 año", explica la Dra. Marion W. Koso-Thomas, experta en salud infantil de los NIH. Los bebés son más vulnerables al SMSL hasta los 4 meses de edad.

"Una de las piezas críticas para la reducción del riesgo del SMSL es la manera en la que el bebé duerme", dice ella. "Los bebés deben dormir de espaldas".

Limite el tiempo en que un bebé está boca abajo mientras está despierto. Un bebé no debe dormir boca abajo o de costado.

¿Por qué importa la posición para dormir? Dormir sobre el vientre reduce la presión arterial de un bebé y reduce su capacidad de llevar oxígeno al cerebro. Entre los 2 y 4 meses, especialmente, el reflejo de respirar para obtener más oxígeno se reprime cuando un bebé duerme boca abajo.

Los investigadores también sospechan que una condición cerebral puede causar el SMSL. Se ha estado estudiando la parte del cerebro que controla la respiración y la frecuencia cardíaca durante el sueño. Piensan que los bebés pueden no tener el reflejo para despertarse cuando la respiración se deteriora.

"Se necesita hacer más investigación para comprender qué está sucediendo con esos bebés y, con suerte, identificar una herramienta de detección para ayudar a salvar sus vidas", dice Koso-Thomas.

Las causas del SMSL pueden no ser conocidas, pero varios factores aumentan el riesgo. Además de la posición para dormir, las investigaciones muestran que la ropa de cama suave encima o debajo del bebé es un peligro.

"No hay necesidad de tener una manta", dice Koso-Thomas. En cambio, vista a su bebé con ropa para dormir, como un mono, que esté diseñado para mantenerlo calientes. Esto lo mantiene más seguro.

Asegúrese de que esté vestido apropiadamente para el medioambiente. Pero no se exceda. Revise si hay señales de que está demasiado caliente, como sudoración o si su pecho está caliente al tacto.

Es importante evitar que la nariz y la boca del bebé se cubran. "El área alrededor de él no debe tener ningún desorden, ni juguetes, ni protectores", enfatiza Koso-Thomas.

Los expertos también aconsejan que mantenga a su bebé en la misma habitación con usted, pero no en su cama. Cuando haya terminado de alimentarlo, coloque a su bebé en un lugar seguro, como una cuna al lado de su cama.

"El ambiente seguro para dormir es el factor más importante que reducirá o eliminará el riesgo de SMSL para un bebé que tiene menos de un año", dice Koso-Thomas. Vea el recuadro de decisiones inteligentes para conocer otros consejos para proporcionar un entorno seguro para dormir.

Enlaces

Referencias

Sudden Unexpected Death in Fetal Life Through Early Childhood. Goldstein RD, Kinney HC, Willinger M. Pediatrics. 2016 Jun;137(6). pii: e20154661. doi: 10.1542/peds.2015-4661. PMID: 27230764.

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Safe Sleep for Baby: Reducing the Risk of SIDS

Elecciones sabias

Ayude a proteger a su bebé del SMSL

  • Siempre coloque al bebé boca arriba para dormir durante las siestas y por la noche.
  • Provea una superficie para dormir firme y plana, como un colchón en una cuna. Cubra la superficie con una sábana ajustada.
  • No use mantas, protectores, juguetes u otros artículos blandos en el área para dormir.
  • Amamante a su bebé si puede.
  • Comparta su habitación con su bebé. Mantenga a su bebé cerca de su cama en una cuna u otra superficie hecha para bebés durante el primer año, o al menos durante los primeros 6 meses.
  • No fume ni permita que otros fumen cerca de su bebé o en el entorno de su bebé.
  • Haga chequeos médicos regulares y obtenga las vacunas recomendadas para su bebé.
Actualizada en Junio de 2019