Temas de salud

Mayo de 2020

Participar en un mundo social

Ilustración de un adulto que le muestra a un niño tarjetas con imágenes de diferentes caras

Ser sociable y hacer amigos no siempre es fácil. Las relaciones tienen muchos matices. Sin embargo, las personas con trastorno del espectro autista, o TEA, tienen más dificultades que la mayoría. Para ellos, comunicarse con los demás puede ser muy difícil.

El autismo se llama trastorno del “espectro” porque no es igual para todos. En general, las personas con autismo tienen dificultades con la comunicación social y adoptan comportamientos repetitivos.

Las discapacidades del aprendizaje no están relacionadas con la inteligencia de un niño. Son causadas por diferencias en el funcionamiento del cerebro que están presentes desde el nacimiento o poco después. Estas diferencias afectan cómo el cerebro maneja la información y puede generar problemas con la lectura, la escritura y las matemáticas.

El TEA también puede afectar el aprendizaje y las habilidades de resolución de problemas. Sin embargo, las personas con TEA pueden ser muy talentosas o tener graves dificultades.

“Algunas personas con TEA necesitan una gran cantidad de apoyo y servicios más amplios, y algunas tienen un grado de dificultad más leve y necesitan menos apoyo”, explica la Dra. Lisa Gilotty, experta de los NIH en autismo.

Los científicos no saben exactamente las causas del TEA. Trabajan arduamente para comprender cómo contribuyen los diferentes factores. Los genes, la biología y el medio ambiente pueden desempeñar un papel en su desarrollo.

Los padres de niños con TEA pueden notar que su hijo no responde a su nombre, evita el contacto visual o interactúa con otros solo para lograr un objetivo específico. Los niños con autismo generalmente no entienden cómo jugar o relacionarse con otros niños.

“Por lo general, los niños en desarrollo que no tienen autismo también tienen que aprender a interactuar entre ellos”, explica el Dr. Dennis Wall, experto en tecnología y salud mental infantil de la Universidad de Stanford. “Son inherentemente sociales y se relacionan con los demás. Sin embargo, los niños con autismo no son tan sociales. Necesitan ser traídos a ese mundo social”.

Los investigadores están estudiando formas de involucrar mejor a las personas con autismo. Están desarrollando herramientas que ayudan a aprender emociones e interactuar con los demás. También están buscando formas de identificar quién está en riesgo antes. De esa manera, los niños pueden obtener ayuda lo antes posible.

Detección temprana

Diagnosticar el TEA puede ser difícil. No existen pruebas médicas. Los médicos solo pueden observar el comportamiento de un niño a medida que crece.

Los síntomas de TEA generalmente aparecen alrededor de los dos años. Es por eso que los expertos recomiendan que los niños se sometan a pruebas para detectar autismo en sus visitas de bienestar infantil de 18 y 24 meses.

“Los niños con autismo no parecen tener síntomas en el primer año de vida”, dice el Dr. Joseph Piven, psiquiatra infantil de la Universidad de Carolina del Norte. “A los seis meses, los niños son muy sociables. Por lo general, los niños en desarrollo pueden jugar al escondite, reír e interactuar. Los niños que desarrollan autismo no se distinguen por su comportamiento social”.

Los investigadores tratan de detectar cambios en el cerebro antes de que aparezcan los síntomas de comportamiento. “Si se puede identificar a los niños en riesgo, se puede seguir su desarrollo más de cerca y llevarlos a un programa de intervención muy temprana que pueda trabajar en minimizar ese riesgo”, explica Gilotty.

El equipo de Piven está siguiendo el desarrollo del cerebro de los bebés mediante neuroimágenes. Sus estudios siguen a bebés de familias que tienen un hermano mayor con TEA.

“Observamos el cerebro en el primer año de vida y pudimos predecir cuáles de esos niños recibirán un diagnóstico de autismo a los dos años”, dice Piven. “Descubrimos que partes de la superficie del cerebro básicamente se expandieron más rápido en niños que desarrollaron autismo que los niños en comparación”, dice.

También encontraron diferencias en cuanto a cómo funcionan las redes cerebrales. Ahora, su equipo trata de confirmar estos resultados en estudios con más niños. Están buscando bebés de familias con autismo para que participen.

Intervenciones innovadoras

Recibir tratamiento lo antes posible puede ayudar a cambiar la forma en que un niño se desarrolla.

“En la primera infancia, el cerebro se considera mucho más fácil de cambiar y, por lo tanto, las intervenciones pueden tener un efecto mayor”, dice Piven.

Los tratamientos actuales para el autismo implican terapias conductuales. “Una de las estrategias más utilizadas se llama análisis conductual aplicado, o terapia ABA”, explica Wall. “Esta terapia utiliza herramientas como tarjetas con imágenes para reforzar la comprensión de las emociones faciales. De modo que las tarjetas tendrán caras felices y caras tristes”.

El equipo de Wall ha construido una versión computarizada de esta terapia. El sistema utiliza una cámara con gafas de realidad aumentada. Sin embargo, en lugar de caras en tarjetas, la cámara captura la cara de la persona real con la que está hablando. Luego, identifica la emoción de la persona en las gafas.

“La emoción se presenta en forma de emoji, una palabra escrita o un color. También emite una voz computarizada que dice la emoción a través del auricular”, explica Wall.

Los niños con autismo que utilizaron la tecnología mostraron mejoras en los comportamientos sociales. El equipo de Wall ahora prueba un enfoque complementario en una aplicación para ayudar a los niños a aprender a representar las emociones. Se llama "Guess What."

La aplicación funciona como un juego. Una persona sostiene el teléfono en la frente y la otra persona actúa la imagen que se muestra, como una cara de sorpresa. Entonces, la persona dice lo que cree que están actuando. Si tiene razón, obtiene un punto y pasa a la siguiente.

“Estas herramientas están destinadas a ser utilizadas en las mismas ventanas de desarrollo en las que los niños que se desarrollan normalmente aprenden emociones”, dice Wall. A los niños con autismo les brindan una ayuda adicional que necesitan para comprender su mundo social.

Otro grupo está probando técnicas de teatro para perfeccionar las habilidades sociales y emocionales. Las personas con autismo actúan una obra de teatro junto a sus compañeros. Las obras tienen diferentes temas apropiados para la edad.

“Se centran en todos los aspectos de lo que alguien necesita para tener éxito en sus interacciones sociales”, dice Gilotty. “Tienes que pensar en tu propio personaje y en lo que estás proyectando con tu cara, cuerpo, voz y gestos. Sin embargo, también tienes que pensar en los otros personajes de una obra de teatro y en lo que están pensando, en lo que están sintiendo y en lo que están proyectando”.

Un ensayo clínico dirigido por la Dra. Blythe Corbett en la Universidad de Vanderbilt descubrió que las personas con autismo que participaron en las obras mejoraron su comprensión social e interacciones con sus compañeros.

Tratamientos personalizados

Debido a que el autismo es diferente en cada persona, los investigadores están buscando formas de identificar qué tratamientos funcionarán mejor para cada uno.

“Están buscando diferentes marcadores asociados con diferentes tipos de dificultades sociales”, dice Gilotty. “Si se pueden comenzar a identificar esas diferencias cerebrales, se pueden desarrollar tratamientos en torno a ellas”.

Las personas con TEA se enfrentarán a diferentes desafíos a medida que envejecen. Para algunas, los síntomas pueden mejorar con la edad y con el tratamiento. Sin embargo, muchas seguirán necesitando ayuda a medida que envejezcan. La investigación financiada por los NIH también se centra en cómo apoyar la transición a la edad adulta.

El TEA puede ser diagnosticado a cualquier edad. Aunque los síntomas aparecen en la primera infancia, pueden pasar desapercibidos hasta una edad más avanzada. Si cree que usted o su hijo pueden mostrar síntomas de la afección, hable con su proveedor de salud.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Señales de autismo

Los niños o los adultos con autismo pueden:

  • evitar el contacto visual y querer estar solos;
  • tener dificultades para hacer amigos o interactuar con sus compañeros;
  • no entender las señales sociales, como las expresiones faciales y los gestos;
  • evitar o resistirse al contacto físico;evitar o resistirse al contacto físico;
  • no apuntar a objetos para mostrar interés o no mirar objetos cuando otros los señalen;
  • tener problemas para hablar sobre sus propios sentimientos o comprender los sentimientos de los demás;
  • insistir en rutinas familiares y molestarse por cambios menores;
  • ser más o menos sensible que otros a la forma en que las cosas huelen, saben, se ven, se sienten o suenan.
Actualizada en Mayo de 2020