Temas de salud

Ediciónes Especiales: Adultos Mayores

Cómo ve al pasar el tiempo

Ilustración de una mujer mayor recibiendo un examen ocular

Puede que apenas note los cambios al principio. Tal vez se ha encontrado buscando más a menudo sus gafas para ver de cerca. Puede tener problemas para ajustarse a luces deslumbrantes o para leer cuando la luz es tenue. Puede que incluso se haya puesto calcetines azules pensando que eran negros. Estos son algunos de los cambios normales en sus ojos y visión a medida que envejece.

A medida que más estadounidenses se dirigen hacia la jubilación y más allá, los científicos esperan que la cantidad de personas con problemas oculares relacionados con la edad aumente dramáticamente. No puede evitar todos los cambios relacionados con la edad en sus ojos. Pero puede tomar medidas para proteger su visión y reducir su riesgo de enfermedades oculares graves en el futuro. Los tratamientos eficaces ahora están disponibles para muchos trastornos que pueden conducir a la ceguera o la discapacidad visual. También puede aprender cómo aprovechar al máximo la visión que tiene.

“La deficiencia visual y la ceguera se encuentran entre las cinco principales causas de discapacidad en los adultos mayores”, dice la Dra. Cynthia Owsley, investigadora de la Universidad de Alabama en Birmingham. Los cambios en la visión pueden dificultar la realización de actividades cotidianas, como leer el correo, comprar, cocinar, caminar con seguridad y conducir. “Perder su visión puede no ser una amenaza para la vida, pero ciertamente afecta su calidad de vida”, dice Owsley.

El lente curvo y transparente en la parte frontal de su ojo puede ser una de las primeras partes de su cuerpo que muestra signos de edad. El lente se dobla para enfocar la luz y formar imágenes en la retina en la parte posterior de su ojo. Esta flexibilidad le permite ver a diferentes distancias, muy cerca o muy lejos. Pero el lente se endurece con la edad. El cambio puede comenzar tan temprano como a los 20 años, pero puede venir tan gradualmente que puede tomar décadas para darse cuenta.

Eventualmente, la rigidez y entumecimiento del lente relacionados con la edad nos afectan a casi todos. Puede tener problemas para enfocar objetos cercanos, una condición llamada presbicia. Cualquier persona mayor de 35 años está en riesgo de presbicia.

“Es posible que se dé cuenta que sostiene su libro más lejos para poder leerlo, incluso podría comenzar a pensar que sus brazos no son lo suficientemente largos”, dice la Dra. Emily Chew, investigadora clínica del Instituto Nacional de los Ojos. “Un tratamiento bueno y simple para la presbicia son los anteojos para leer”.

Las áreas nubladas en el lente, llamadas cataratas, son otro problema de ojos común que viene con la edad. Más de 24 millones de estadounidenses tienen cataratas. A los 75 años, más de la mitad de nosotros las habrán tenido. Algunas cataratas son pequeñas y tienen poco efecto sobre la vista, pero otras se agrandan e interfieren con la visión. Los síntomas incluyen visión borrosa, dificultad para ver bien por la noche, luces que parecen demasiado brillantes y visión del color desvanecida. No existen pasos específicos para prevenir las cataratas, pero el consumo de tabaco y la exposición a la luz solar aumentan el riesgo de desarrollarlas. La cirugía de cataratas es un tratamiento seguro y común que puede restaurar una buena visión.

El paso del tiempo también puede debilitar los pequeños músculos que controlan el tamaño de la pupila de su ojo. La pupila se vuelve más pequeña y menos receptiva a los cambios de luz. Es por eso que las personas en sus 60 años necesitan tres veces más luz para leer cómodamente que aquellos en sus 20 años. Las pupilas más pequeñas hacen que sea más difícil de ver en la noche.

Los problemas para ver de noche pueden afectar muchas actividades diarias, incluida su capacidad para conducir de manera segura. La pérdida de la visión periférica aumenta el riesgo de accidentes automovilísticos, por lo que debe tener más cuidado al conducir.

"Mantener a los adultos mayores activos y en la carretera como conductores, siempre que puedan hacerlo con seguridad, se considera importante para su salud y bienestar psicológico”, dice Owsley. Pero señala que las pruebas para las licencias de vehículos motorizados tienden a centrarse en la agudeza visual: qué tan bien puede leer las letras en una tabla optométrica.

“Las pruebas de agudeza visual pueden no ser la mejor manera de identificar a los conductores en riesgo de accidentes”, dice. “Otros problemas también son importantes, como la sensibilidad al contraste, la visión periférica y la velocidad de procesamiento visual: qué tan rápido puede procesar información visual y tomar decisiones al volante”.

Owsley y sus colegas midieron accidentes automovilísticos entre un grupo de 2000 conductores de 70 años o más durante un período de tres años. Descubrieron que un campo visual reducido y una velocidad de procesamiento reducida aumentaban el riesgo de colisión. Su investigación está ayudando a identificar las pruebas de detección que pueden predecir mejor una conducción segura o peligrosa.

Si no está convencido de que deba realizarse exámenes oculares periódicos, considere que algunas de las enfermedades oculares más graves relacionadas con la edad, como glaucoma, degeneración macular relacionada con la edad (AMD, pos sus siglas en inglés) y enfermedad ocular diabética, pueden no tener signos o síntomas de advertencia en sus primeras etapas.

El glaucoma proviene del daño al nervio óptico. “El glaucoma puede robar lentamente su visión periférica. Es posible que no lo note hasta que esté avanzado”, dice Chew. Se puede tratar con gotas oculares recetadas, láser o cirugía. Sin embargo, si no se trata, puede ocasionar pérdida de visión y ceguera.

La degeneración macular relacionada con la edad causa pérdida gradual de visión en el centro de su vista. “La degeneración macular relacionada con la edad es la principal causa de ceguera en los estadounidenses mayores de 65 años”, dice Chew.

Un gran estudio clínico respaldado por NIH, realizado por Chew y otros, descubrió que una combinación específica de vitaminas y minerales puede evitar que la AMD progrese a una forma más grave. Los científicos también descubrieron que las personas que consumen dietas ricas en verduras de hojas verdes, como la col rizada y las espinacas, o peces tienen menos probabilidades de presentar una AMD avanzada. Un gran estudio de 4000 pacientes con AMD no mostró un beneficio de los suplementos de aceite de pescado. Sin embargo, los suplementos de vitaminas/minerales, especialmente los que contienen luteína y zeaxantina, que se encuentran en vegetales de hojas verdes, ralentizan la progresión a la AMD tardía que pone en riesgo la visión.

La enfermedad ocular diabética, otra causa principal de ceguera, puede dañar los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina. Mantener el nivel de azúcar en la sangre bajo control puede ayudar a prevenir o retrasar el problema.

La única forma de detectar estas graves enfermedades oculares antes de que causen pérdida de visión o ceguera es a través de un examen completo de la vista con dilatación. Su oculista le aplicará gotas en los ojos para agrandar o dilatar las pupilas y luego buscará signos de enfermedad. “Tener un cuidado ocular completo y regular le da a su médico la oportunidad de identificar un problema desde el principio y luego tratarlo”, dice Owsley. Los exámenes anuales de la vista son especialmente importantes si usted tiene diabetes.

“Muchos de los comportamientos saludables que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades a largo plazo, como enfermedades cardíacas y cáncer, también pueden ayudar a proteger su vista”, dice Owsley. Estos incluyen no fumar, llevar una dieta saludable y controlar afecciones como la diabetes y la presión arterial alta. “Es agradable saber que una vida saludable no solo agrega años a su vida, sino que también protege su visión a medida que envejece”, dice Owsley.

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Your Aging Eyes: How You See as Time Goes By

Elecciones sabias

Proteger su visión

  • Hágase un examen completo de la vista cada año después de los 50 años.
  • Deje de fumar.
  • Coma una dieta rica en verduras de hoja verde y pescado.
  • Ejercítese.
  • Mantenga una presión arterial normal.
  • Controle la diabetes si la tiene.
  • Use gafas de sol y un sombrero de ala en todo momento que esté expuesto al sol.
  • Use gafas de protección cuando practique deportes o cuando haga trabajos en la casa que puedan causar lesiones en los ojos.

Definiciones

Intervenciones:
Medidas que se toman para prevenir o tratar un trastorno o para mejorar la salud de otras maneras.

Actualizada en Noviembre de 2019