Temas de salud

Ediciónes Especiales: Crianza Saludable

Jugar ayuda a los niños a aprender y crecer

Ilustración de dos niños jugando en las barras

¿Qué sería la infancia sin tiempo para jugar? Jugar, resulta ser esencial para crecer sano. La investigación muestra que el juego activo y creativo beneficia casi todos los aspectos del desarrollo infantil.

"Jugar es un comportamiento que parece no tener ningún propósito", dice el psicólogo de NIH, el Dr. Stephen Suomi. "Parece divertido, pero en realidad prepara (a los niños) para un mundo social complejo". La evidencia sugiere que jugar puede ayudar a impulsar la función cerebral, aumentar la forma física, mejorar la coordinación y enseñar cooperación.

Suomi observa que todos los mamíferos, desde ratones hasta humanos, participan en algún tipo de juego. Su investigación se centra en los monos rhesus. Si bien es cauteloso al establecer paralelismos entre los monos y las personas, sus estudios ofrecen algunas ideas generales sobre los beneficios del juego.

El juego social activo y vigoroso durante el desarrollo ayuda a esculpir el cerebro del mono. El cerebro crece más. Las conexiones entre las áreas del cerebro pueden fortalecerse. El juego también ayuda a los monos jóvenes a aprender cómo encajar en su grupo social, que puede variar de 30 a 200 monos en tres o cuatro familias extendidas.

Tanto los monos como los humanos viven en estructuras sociales muy complejas, dice Suomi. "A través del juego, los monos rhesus aprenden a negociar, a tratar con extraños, a perder con gracia, a detenerse antes de que las cosas se salgan de control y a seguir las reglas", dice. Estas lecciones preparan a los jóvenes monos para la vida después de dejar a sus madres.

El juego puede tener efectos similares en el cerebro humano. El juego puede ayudar a sentar las bases para aprender las habilidades que necesitamos para las interacciones sociales. Si los jóvenes humanos no tienen tiempo para jugar, dice la Dra. Roberta Golinkoff, experta en lenguaje infantil de la Universidad de Delaware, "las habilidades sociales probablemente sufrirán. Usted no tendrá la capacidad de inhibir los impulsos, de cambiar de tareas con facilidad y de jugar por su cuenta". El juego ayuda a los niños pequeños a dominar sus emociones y tomar sus propias decisiones. También enseña flexibilidad, motivación y confianza.

Los niños no necesitan juguetes caros para tener mucho tiempo de juego. "Los padres son el juguete más enriquecedor para los niños", dice Golinkoff. Jugar y hablar con bebés y niños es vital para su desarrollo del lenguaje. Golinkoff dice que los niños que hablan con sus padres tienden a adquirir un vocabulario que luego los ayudará en la escuela. Deje que los niños guíen la conversación. Cuando usted se hace cargo de la conversación, puede finalizarla.

El juego físico no estructurado y creativo también permite que los niños quemen calorías y desarrollen todo tipo de fortalezas, como aprender cómo funciona el mundo. En el juego libre, los niños eligen los juegos, establecen las reglas, aprenden a negociar y liberan estrés. El juego libre a menudo implica fantasía. Si los niños, por ejemplo, quieren aprender sobre ser bomberos, pueden imaginar y actuar lo que hace un bombero. Y si sucede algo aterrador, el juego libre puede ayudar a calmar las emociones al resolverlas.

"Los deportes son una especie de juego", dice Golinkoff, "pero no son los niños quienes toman las decisiones". Es importante participar en una variedad de actividades, que incluyen el juego físico, el juego social y el juego solitario. "La clave es que en el juego libre, los niños toman las decisiones", dice Golinkoff. Uno no puede aprender a tomar decisiones si siempre le dicen qué hacer.

Algunos expertos temen que el juego libre esté en peligro. En las últimas dos décadas, los niños han perdido un promedio de ocho horas de juego libre por semana. A medida que las pantallas de los medios atraen a los niños al interior, las horas sentados aumentan el riesgo de obesidad y enfermedades relacionadas. Cuando se trata de videojuegos y otros medios, los padres deben controlar el contenido, especialmente el contenido violento, y limitar la cantidad de tiempo que los niños se sientan.

También ha habido una tendencia nacional hacia la eliminación del recreo escolar. "Miles de niños han perdido el recreo por completo", dice la experta en desarrollo infantil, la Dra. Kathryn Hirsh-Pasek de la Universidad de Temple. "La falta de recreo tiene consecuencias importantes para los niños pequeños que se concentran mejor cuando entran después de un descanso de la tarea escolar".

Muchos niños, especialmente aquellos en áreas de bajos ingresos, no tienen acceso a lugares seguros para jugar. Esto hace que el tiempo de recreo de su escuela sea aún más valioso. En respuesta a estos cambios, algunos educadores insisten ahora en que los niños de edad preescolar y primaria tengan períodos regulares de juego libre y activo con otros niños. El tipo de aprendizaje que ocurre durante el tiempo de juego no siempre es posible en el aula. El recreo escolar también es importante debido al creciente número de niños obesos en los Estados Unidos. Correr durante el recreo puede ayudar a los niños a mantener un peso saludable.

Jugar también puede ofrecer ventajas dentro del aula. En un estudio financiado por el NIH, Hirsh-Pasek, Golinkoff y sus colegas encontraron un vínculo entre las habilidades matemáticas de los preescolares y su capacidad para copiar modelos de construcciones de bloques para armar bidimensionales y tridimensionales. Jugar con bloques para armar (y jugar a esto junto con adultos) puede ayudar a desarrollar las habilidades espaciales de los niños para que puedan comenzar temprano hacia el estudio posterior de ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas.

"De alguna manera, un niño se está convirtiendo en un joven científico, comprobando cómo funciona el mundo", dice Hirsh-Pasek. "Nunca superamos nuestra necesidad de jugar". Los niños mayores, incluidos los adolescentes, también necesitan jugar y soñar despiertos, lo que les ayuda a resolver sus problemas y a la imaginación creativa. Los adultos también necesitan sus descansos, actividad física e interacción social.

El juego también puede ser importante para la atención médica. En el Centro Clínico Warren G. Magnuson de NIH en Bethesda, Maryland, "los servicios de terapia recreativa se consideran esenciales para la recuperación de los pacientes", dice Donna Gregory, jefa de terapia recreativa. Ella y su equipo adaptan actividades para niños y adultos. Los juegos pueden hacer que los pacientes se muevan, aunque sea por solo unos minutos, lo que mejora su funcionamiento.

El juego médico ayuda a los niños a sobrellevar los procedimientos invasivos. Un niño de dos años puede distraerse con burbujas; los niños más grandes pueden colocar su oso de peluche en la máquina de resonancia magnética o ponerles una inyección a sus muñecos antes de que ellos mismos reciban una. Les da a los niños una sensación de control y apoya su comprensión de una manera significativa y apropiada para su edad.

Sin juegos y recreación, las personas pueden aislarse y deprimirse. "Existe un valor terapéutico en ayudar a los pacientes a mantener lo que es importante para ellos", dice Gregory. "Ser física y socialmente activo da sentido a la vida".

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Jugar para aprender y crecer

  • Los niños no necesitan juguetes y juegos costosos para participar en juegos enriquecedores.
  • Deje que los niños dirijan.
  • Controle el tiempo de pantalla (computadora, televisión, videojuegos). Anime a jugar más activamente.
  • Involúcrese con su comunidad para que el tiempo de juego y el espacio para jugar estén disponibles para todos los niños.
Actualizada en Septiembre de 2019