Temas de salud

Ediciónes Especiales: Crianza Saludable

Identificar problemas de aprendizaje

Ilustración de un profesor ayudando a jóvenes estudiantes en un salón de clasesLa lectura, la escritura y las matemáticas son los componentes básicos del aprendizaje. Dominar estos temas desde el principio puede afectar muchas áreas de la vida, incluida la escuela, el trabajo e incluso la salud en general. Es normal cometer errores e incluso luchar un poco al aprender cosas nuevas. Pero los problemas repetitivos y duraderos pueden ser un signo de una discapacidad de aprendizaje.

Las discapacidades de aprendizaje no están relacionadas con lo inteligente que es un niño. Son causadas por diferencias en el cerebro que están presentes desde el nacimiento, o poco después. Estas diferencias afectan cómo el cerebro maneja la información y pueden crear dificultades con la lectura, la escritura y las matemáticas.

"Por lo general, en los primeros años de la escuela primaria, algunos niños, a pesar de la instrucción adecuada, tienen dificultades y no pueden dominar las habilidades de lectura y escritura de manera tan eficiente como sus compañeros", dice el Dr. Benedetto Vitiello, un experto en salud mental infantil del NIH. "Por lo tanto, el problema suele plantearse como un problema de aprendizaje".

En general, cuanto antes se reconozca y trate una discapacidad de aprendizaje, mayor será la probabilidad de éxito en la escuela y más adelante en su vida. "La detección inicial y luego el monitoreo continuo del rendimiento de los niños es importante para poder decir rápidamente cuándo empiezan a tener dificultades", explica el Dr. Brett Miller, experto en discapacidades de lectura y escritura en el NIH. "Si no lo busca activamente, puede perder oportunidades de intervenir temprano".

Cada discapacidad de aprendizaje tiene sus propios signos. Un niño con una discapacidad de lectura puede ser un mal deletreador o tener problemas para leer rápidamente o reconocer palabras comunes. Un niño con una discapacidad de escritura puede escribir muy despacio, tener mala letra, o tener problemas para expresar ideas por escrito y organizar el texto. Una discapacidad matemática puede dificultar que un niño comprenda los conceptos matemáticos básicos (como la multiplicación), calcular el cambio en las transacciones en efectivo o solucionar problemas verbales relacionados con las matemáticas.

Las dificultades de aprendizaje pueden afectar más que el rendimiento escolar. Si no se abordan, también pueden afectar la salud. Una discapacidad de aprendizaje puede dificultar la comprensión de la información de salud escrita, seguir las indicaciones de un médico o tomar la cantidad adecuada de medicamentos en los momentos adecuados. Las discapacidades de aprendizaje también pueden llevar a una comprensión deficiente de los beneficios de las conductas saludables, como el ejercicio, y los riesgos para la salud, como la obesidad. Esta falta de conocimiento puede dar lugar a comportamientos poco saludables y un mayor riesgo de enfermedad.

No todos los estudiantes con dificultades tienen una discapacidad. Muchos factores afectan la capacidad de una persona para aprender. Algunos estudiantes pueden aprender más lentamente o necesitar más práctica que sus compañeros de clase. La vista o audición baja pueden hacer que un niño no capte lo que se le enseña. La mala nutrición o la exposición a toxinas a temprana edad también pueden contribuir a las dificultades de aprendizaje.

Si un niño tiene dificultades en la escuela, los padres o maestros pueden solicitar una evaluación de discapacidad de aprendizaje. La Ley de Mejora de la Educación de Personas con Discapacidades de los Estados Unidos requiere que las escuelas públicas brinden apoyo gratuito de educación especial a los niños, incluidos los niños con discapacidades específicas de aprendizaje, que necesitan dichos servicios. Para calificar para estos servicios, un niño debe ser evaluado por la escuela y cumplir con los requisitos federales y estatales específicos. Una evaluación puede incluir un examen médico, una discusión de la historia familiar y pruebas de rendimiento intelectual y escolar.

Muchas personas con discapacidades de aprendizaje pueden desarrollar estrategias para hacer frente a su trastorno. Un maestro u otro especialista en aprendizaje puede ayudar a los niños a aprender habilidades que se basan en sus fortalezas para contrarrestar sus debilidades. Los educadores pueden proporcionar métodos de enseñanza especiales, realizar cambios en el aula o utilizar tecnologías que puedan ayudar a las necesidades de aprendizaje de un niño.

Un niño con una discapacidad de aprendizaje también puede tener problemas de baja autoestima, falta de confianza y frustración. En el caso de una discapacidad de aprendizaje de matemática, la ansiedad matemática puede jugar un papel en el empeoramiento de las habilidades matemáticas. Un consejero puede ayudar a los niños a usar habilidades de afrontamiento y desarrollar actitudes saludables sobre su capacidad de aprendizaje.

"Si se proporcionan las intervenciones apropiadas, muchos de estos desafíos se pueden minimizar", explica la Dra. Kathy Mann Koepke, experta en discapacidad de aprendizaje de matemática en el NIH. "Los padres y maestros deben ser conscientes de que sus propias palabras y su comportamiento en torno al aprendizaje y la matemática son aprendidos implícitamente por los jóvenes que los rodean y pueden disminuir o empeorar la ansiedad matemática".

"A menudo hablamos de estas condiciones de forma aislada, pero algunas personas tienen más de un desafío", dice Miller. A veces, los niños con discapacidades de aprendizaje tienen otro trastorno de aprendizaje u otra afección, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

"El TDAH se puede confundir con un problema de aprendizaje", dice Vitiello. El TDAH hace que sea difícil para un niño prestar atención, mantenerse enfocado, organizar la información y finalizar las tareas. Esto puede interferir con el trabajo escolar, la vida hogareña y las amistades. Pero el TDAH no se considera una discapacidad de aprendizaje. Requiere sus propios tratamientos, que pueden incluir terapia de comportamiento y medicamentos.

"Los padres juegan un papel importante en el tratamiento, especialmente para los niños en la escuela primaria", dice Vitiello. Los medicamentos y las intervenciones conductuales a menudo se administran en el hogar. Por lo general, los maestros pueden aconsejar a los padres sobre cómo ayudar a los niños en el hogar, por ejemplo, al programar cantidades adecuadas de tiempo para actividades relacionadas con el aprendizaje. Los padres también pueden ayudar al minimizar las distracciones y alentar a los niños a concentrarse en sus actividades, como cuando hacen la tarea. La intervención efectiva requiere consistencia y una asociación entre la escuela y el hogar.

Muchos factores complejos pueden contribuir al desarrollo de discapacidades de aprendizaje. Los trastornos de aprendizaje tienden a ser hereditarios. El hogar, la familia y la vida diaria también tienen un fuerte efecto en la capacidad del niño para aprender desde una edad muy temprana. Los padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar habilidades y desarrollar conocimiento durante los primeros años de vida que apoyarán el aprendizaje posterior.

"La exposición temprana a un entorno rico es importante para el desarrollo del cerebro", dice Mann Koepke. Involucre a su hijo en diferentes actividades de aprendizaje desde el principio. Antes de que puedan hablar, los niños están aprendiendo. "Incluso si solo está escuchando y mirando mientras habla sobre lo que usted hace en sus tareas diarias", dice ella.

Señale y hable con los niños sobre los nombres, colores, formas, tamaños y números de objetos en su entorno. Intente usar palabras de comparación como "más que" o "menos que". Esto ayudará a enseñarle a su hijo sobre las relaciones entre las cosas, lo cual es importante para aprender conceptos matemáticos, dice Mann Koepke. Incluso las cosas básicas, como dormir lo suficiente y llevar una dieta saludable, pueden ayudar al desarrollo del cerebro de los niños y su capacidad para aprender.

El NIH continúa invirtiendo en centros de investigación que estudian los desafíos del aprendizaje y sus tratamientos, con un enfoque especial en grupos poco estudiados y de alto riesgo.

Aunque no existen "curas", las intervenciones tempranas ofrecen herramientas y estrategias de aprendizaje esenciales para ayudar a disminuir los efectos de las discapacidades de aprendizaje. Con el apoyo de cuidadores, educadores y proveedores de servicios de salud, las personas con discapacidades de aprendizaje pueden tener éxito en la escuela, el trabajo y en sus vidas personales.

Referencias

Learning Disabilities Research Studies:Findings from NICHD funded Projects. Miller B., Vaughn S., Freund L. J Res Educ Eff. 2014;7(3):225-231. PMID: 25485027.

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Considere hablar con su médico si nota estos signos en su hijo:

Considere consultar a un médico si observa estos signos:

  • Dificultad para leer o escribir.
  • problemas con las habilidades matemáticas
  • dificultad para recordar
  • dificultad para seguir indicaciones
  • dificultad con conceptos relacionados con el tiempo
  • Problemas para mantenerse organizado.

Definiciones

Intervenciones:
Acciones tomadas para prevenir o tratar un trastorno, o mejorar la salud de otras maneras.

Actualizada en Septiembre de 2019