Temas de salud

Ediciónes Especiales: Crianza Saludable

¿Los sentidos de los niños están listos para la escuela?

Ilustración de padres preocupados mirando a un niño leyendo un libro

Al prepararse para el jardín de infantes o primer grado, un niño puede sentirse listo con una mochila cargada de crayones, lápices y papel. Pero un buen comienzo en el aula depende de algo más que solo suministros escolares. La audición, la visión, el habla y el lenguaje saludables son la clave del éxito en la escuela. Si un niño tiene problemas en estas áreas, cuanto antes se descubran, mejor se los podrá tratar.

Las discapacidades del aprendizaje no están relacionadas con la inteligencia de un niño. Son causadas por diferencias en el funcionamiento del cerebro que están presentes desde el nacimiento o poco después. Estas diferencias afectan cómo el cerebro maneja la información y puede generar problemas con la lectura, la escritura y las matemáticas.

A veces, los problemas con los sentidos, el habla o el lenguaje pasan desapercibidos. Un niño con un ojo perezoso o un poco de pérdida de audición puede estar bien en casa o en la guardería. Pero cuando los niños llegan a la escuela, las dificultades menores pueden comenzar a alcanzarlos. Pueden tener problemas para concentrarse y florecer en el aula. Los científicos financiados por el NIH están buscando mejores formas de reconocer y tratar este tipo de problemas lo antes posible.

Casi todos los recién nacidos se someten a pruebas de detección de pérdida auditiva antes de abandonar el hospital. Para los recién nacidos diagnosticados con pérdida auditiva, las intervenciones como los audífonos o los implantes cocleares deben comenzar a más tardar a los seis meses de edad. Cuando las intervenciones comienzan temprano, los niños con pérdida auditiva pueden desarrollar habilidades lingüísticas que los ayudan a comunicarse.

Los problemas de audición también pueden surgir en niños mayores. "Algunos niños nacen con audición normal y desarrollan una pérdida de audición más tarde por varias razones", dice la Dra. Mary Pat Moeller, que estudia la sordera infantil y el desarrollo del lenguaje en el Boys Town National Research Hospital en Nebraska. Las lesiones en la cabeza, la meningitis y el líquido crónico detrás del tímpano debido a episodios repetidos de infecciones del oído son solo algunas de las afecciones que pueden conducir a una pérdida auditiva posterior.

"Nos apoyamos en la audición normal para aprender conceptos y aprender nuevas palabras", dice Moeller. Pero una clase ruidosa puede ser difícil para los niños que no pueden oír bien. "Los niños con pérdida auditiva no detectada pueden parecer tener déficit de atención. Pueden perderse lo que les han dicho simplemente porque no oyen con claridad", dice.

La detección de pérdida auditiva en niños en edad escolar es un proceso familiar. Los niños usan audífonos y levantan sus manos mientras escuchan una serie de tonos. Entre el 5% y el 10% de los niños en edad escolar no pasan estas pruebas. Los niños con pérdida auditiva pueden equiparse con audífonos o beneficiarse con implantes cocleares o dispositivos de asistencia. Por ejemplo, los profesores pueden usar micrófonos que envían sus voces directamente a los oídos de los niños. Incluso los niños con pérdida auditiva mínima pueden beneficiarse con este tipo de tecnología.

Los niños aprenden el lenguaje escuchando a los demás y participando en conversaciones. Pero los niños con pérdida auditiva pueden perderse parte de esta experiencia. Moeller y sus colegas están estudiando cómo los niños con pérdida auditiva desarrollan el lenguaje. Los resultados de este estudio financiado por el NIH apuntan a varios factores que pueden ayudar. Estos incluyen la calidad y el ajuste de los audífonos, la frecuencia con que los niños reciben capacitación sobre el habla y el lenguaje y la frecuencia con la que los padres conversan con sus hijos.

Una fuente diferente de problemas de lenguaje es un trastorno llamado trastorno específico del lenguaje o trastorno del lenguaje del desarrollo. Esta condición afecta a aproximadamente el 7% de los niños en el jardín de infantes. Los niños con problemas de lenguaje específicos tienen problemas para aprender palabras nuevas y participar en conversaciones. Pueden producir oraciones gramaticalmente incorrectas como "¿Qué él quiere para la cena?" o pueden tener un vocabulario reducido.

"Ambos son fundamentales para poder comunicarse con el maestro, para entender lo que el maestro les está diciendo y para formar relaciones sociales con sus compañeros", dice la Dra. Mabel Rice, una investigadora financiada por el NIH que estudia trastornos del lenguaje infantil en la Universidad de Kansas.

Por ejemplo, un niño con un trastorno del lenguaje específico podría no entender que "es hora de guardar tus cosas ahora" significa "guarda tus cosas". Los niños que no entienden las oraciones complicadas pueden parecer desobedientes, dice Rice. La gramática más complicada también es buena para hacer amigos. Decir "Me gustaría que vinieras a jugar conmigo" podría atraer a más compañeros de juego que decir "Ven aquí".

En el pasado, a veces se culpaba a los padres por la discapacidad del lenguaje de un niño. Podrían haber sido culpados por no haberles leído lo suficiente a sus hijos. Pero la investigación sugiere que el deterioro específico del lenguaje tiene otras raíces. El trastorno tiende a ser hereditario, lo que sugiere que los genes desempeñan un papel. Rice condujo un estudio de más de 300 personas, incluidos niños con trastornos específicos del lenguaje y sus familias. Los científicos identificaron un gen que también está relacionado con la dislexia y otras discapacidades de aprendizaje. El hallazgo podría conducir a una mejor comprensión y tratamiento de estos trastornos.

Los niños generalmente no superan un impedimento específico del lenguaje. Su lenguaje mejora, pero pueden seguir luchando con sutilezas incluso después de ingresar a la fuerza laboral. "Es muy importante identificar a estos niños, particularmente al ingresar a la escuela o antes de entrar a la escuela", dice Rice. Muchos distritos escolares evalúan a los niños con impedimentos específicos del lenguaje antes del jardín de infantes. La terapia del lenguaje puede ayudar a los niños a ponerse al día.

La mala visión también puede causar problemas en la escuela, y los problemas pueden pasar desapercibidos. Los problemas de visión son comunes en los niños en edad preescolar, pero los niños no siempre les dicen a los demás sobre sus síntomas. Los niños pueden incluso pensar que es normal ver doble o que las cosas estén borrosas. Pero la mala vista puede causar dolores de cabeza e impedir la lectura. Algunos niños con problemas de visión pueden tener dificultades de atención, ya que la fatiga visual y los dolores de cabeza pueden dificultar la tarea.

La causa más común de discapacidad visual en los niños es la ambliopía u ojo perezoso. A menudo surge si los ojos apuntan en diferentes direcciones, o si un ojo produce una mejor imagen que el otro. El cerebro comienza a apagar las señales del ojo más débil. El tratamiento estimula el uso del ojo más débil, a veces al colocar un parche sobre el otro ojo. La investigación financiada por el NIH encontró que el tratamiento para la ambliopía es más efectivo si se comienza cuando el niño es pequeño.

Algunos niños son miopes y tienen problemas para enfocarse en objetos lejanos como la pizarra. Es menos común que los jóvenes sean hipermétropes y tengan problemas para enfocarse en los artículos de cerca. Ambos pueden corregirse con anteojos o lentes de contacto.

Para detectar problemas temprano, el NIH financió un estudio de miles de niños en edad preescolar para encontrar las mejores formas de detectar problemas de visión. "La frecuencia con que se realizan los exámenes de detección y las evaluaciones que se realizan varía mucho de un estado a otro", dice la Dra. Marjean Kulp, investigadora de la visión en la Universidad Estatal de Ohio.

El estudio evaluó diferentes pruebas e identificó algunas que podrían detectar mejor los problemas de visión, incluso cuando las realizan personas que no son especialistas en la visión.

Las evaluaciones solo identifican problemas potenciales, y no captan todo. Los niños deben hacerse exámenes regulares con un oftalmólogo.

La detección temprana y el tratamiento de problemas de audición, visión y lenguaje pueden brindar a los niños una mejor experiencia de aprendizaje.

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Signos de problemas en el ojo, el oído o el lenguaje

Hable con un proveedor de atención médica si su hijo hace alguna de las siguientes cosas:

  • No responde consistentemente a los sonidos o a su nombre.
  • Pide que se repitan cosas o dice "¿qué?" repetidamente.
  • Sube el volumen en el televisor y otros dispositivos electrónicos.
  • No habla claramente.
  • Tiene problemas para seguir instrucciones habladas.
  • Deja palabras fuera de las oraciones cuando habla.
  • Usa los tiempos (pasado, presente y futuro) incorrectamente.
  • Tiene problemas para atrapar pelotas o ver objetos distantes.
  • Tiene ojos que se cruzan o apuntan hacia afuera.
  • Evita el trabajo cercano o mantiene los libros inusualmente cerca al leer.
  • Se queja de incomodidad en los ojos, dolores de cabeza o visión borrosa.
Actualizada en Septiembre de 2019