Temas de salud

Junio de 2021

Eliminación de bloqueos en el sistema

Ilustración de un coágulo de sangre en un vaso venoso

La sangre es una sustancia asombrosa que cumple múltiples propósitos. Fluye continuamente a través del cuerpo, transportando oxígeno y nutrientes a las células. Pero si usted se raspa o corta, parte de este líquido que fluye se convierte rápidamente en un coágulo protector.

Los coágulos son marañas de moléculas y células sanguíneas que se agrupan. Ayudan a prevenir la pérdida de sangre cuando la piel se abre. También ayudan a evitar que las infecciones ingresen al cuerpo. Pero cuando la coagulación ocurre dentro de un vaso sanguíneo, puede ser peligrosa.

Se pueden formar coágulos en las paredes de los vasos sanguíneos para ayudarlos a sanar si se dañan. Posteriormente, los coágulos suelen disolverse. Pero a veces un coágulo no se descompone como debería. Los coágulos también pueden formarse cuando no son necesarios.

A veces, los coágulos se desprenden de la pared de un vaso y viajan a través de la sangre a otras partes del cuerpo. Pueden causar mucho daño, dependiendo de dónde bloqueen el flujo sanguíneo. Los coágulos de sangre pueden dañar potencialmente el cerebro, el corazón, los pulmones u otros órganos.

Pero los investigadores han logrado grandes avances en las últimas décadas en el manejo de los coágulos de sangre. Continúan desarrollando nuevas formas de tratar y prevenir tales bloqueos.

Obstrucciones en el sistema

Existen tres factores principales que pueden provocar coágulos de sangre peligrosos, explica el Dr. Mitchell Elkind, experto en derrames cerebrales de la Universidad de Columbia. "La primera es una anomalía en la sangre que hace que sea más probable que se coagule. Por ejemplo, causas genéticas, cáncer o daños por fumar", dice. "La segunda es cuando la sangre no fluye correctamente". Esto puede ser un efecto secundario de enfermedades y trastornos del corazón o de los vasos sanguíneos.

La tercera es el daño al revestimiento de los vasos sanguíneos. Una causa de tal daño es la acumulación de colesterol en la sangre. El colesterol es una sustancia cerosa, similar a la grasa, que puede agruparse para formar placas. Si una placa se rompe, puede dañar los vasos sanguíneos.

Los coágulos de sangre pueden ocurrirle a cualquier persona, a cualquier edad. Pero algunas personas tienen un mayor riesgo. Estas incluyen adultos mayores y personas con ciertas afecciones cardíacas.

Una cirugía mayor o una lesión grave también añaden riesgo. La obesidad, la inactividad física y algunos medicamentos también pueden aumentar la posibilidad de un coágulo peligroso.

"Y una vez que ha tenido un coágulo de sangre, corre un alto riesgo de tener otro", señala el Dr. Nigel Key, experto en trastornos sanguíneos de la Universidad de Carolina del Norte.

Algunas infecciones también pueden aumentar el riesgo de coagulación de la sangre. Estudios recientes han demostrado que el virus que causa el COVID-19, SARS-CoV-2, puede causar coágulos de sangre en algunas personas.

Síntomas de un coágulo

Los coágulos de sangre pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Eso hace que sea difícil encontrarlos antes de que causen un problema, explica Elkind. Los síntomas de un coágulo de sangre dependen de dónde se encuentre.

La placa puede bloquear el flujo de sangre al corazón y provocar un derrame cerebral. Los derrames cerebrales pueden causar dificultad repentina para ver, hablar o caminar. También pueden hacer que se sienta débil, entumecido, mareado o confundido.

Un coágulo que bloquea el flujo de sangre al corazón puede provocar un ataque cardíaco. Los signos más comunes son un dolor de pecho aplastante y dificultad para respirar. Otros van desde sudores fríos hasta dolor en el brazo o el hombro.

Un coágulo en los pulmones puede causar dificultad para respirar, dolor al respirar profundamente o incluso toser sangre. Un coágulo en una vena profunda dentro del cuerpo se llama trombosis venosa profunda o TVP. Los síntomas incluyen hinchazón, dolor, calor o piel enrojecida o descolorida. Suelen ocurrir en las piernas. Los períodos prolongados de inactividad pueden aumentar su riesgo.

"En comparación con un ataque cardíaco o un derrame cerebral, hay poca conciencia de los síntomas de la trombosis venosa profunda", dice Key. Muchos síntomas se superponen con afecciones menos peligrosas, como un esguince muscular.

Si tiene síntomas de un coágulo de sangre, llame a su proveedor de atención médica o al 911 de inmediato. Es posible que deba ir al hospital para que le realicen análisis de sangre o de imágenes.

Romper los bloqueos

El tratamiento depende de dónde esté el coágulo y cuánto tiempo ha tenido los síntomas. Ciertos fármacos pueden romper y disolver algunos tipos de coágulos. Pero deben administrarse unas pocas horas después del inicio de los síntomas.

Se puede utilizar un tipo de cirugía llamada trombectomía para eliminar los coágulos en los vasos sanguíneos grandes. Se puede utilizar incluso si las personas no llegan al hospital a tiempo para recibir fármacos anticoagulantes. "Eso ha sido un gran beneficio para los pacientes", dice el Dr. Waleed Brinjikji, experto en derrames cerebrales en la Clínica Mayo.

Esta técnica también ha permitido a los investigadores estudiar de qué están hechos los coágulos después de que se eliminan. "Estamos empezando a darnos cuenta de lo diferentes que pueden ser los coágulos", dice Brinjikji.

Los diferentes tipos de coágulos pueden beneficiarse de diferentes técnicas de eliminación o fármacos. Por ello, el equipo de Brinjikji ahora está probando formas de identificar el tipo de coágulo antes de eliminarlo. De esa manera, puede comenzar a probar qué tratamientos funcionan mejor.

Detener un coágulo

Si tiene un coágulo que se está formando, ciertos medicamentos pueden ayudar a encogerlo o detener su crecimiento. Estos fármacos se denominan anticoagulantes. Se conocen más comúnmente como adelgazadores de sangre.

A veces, a las personas con determinadas afecciones cardíacas se les administran anticoagulantes para evitar la formación de coágulos en la sangre. Pero los anticoagulantes pueden tener efectos secundarios, incluido un mayor riesgo de hemorragia. Así que los médicos no se los prescriben a todos. El equipo de Elkind ha estado investigando qué afecciones cardíacas pueden beneficiarse de este tipo de tratamiento preventivo.

Investigaciones recientes han demostrado que los anticoagulantes pueden ayudar con el COVID-19. Podrían reducir el riesgo de coágulos de sangre y el daño a los órganos en personas hospitalizadas con COVID-19. Se está trabajando más para descubrir cuál es la mejor manera de prevenir y tratar los coágulos de sangre en las personas con dicha enfermedad.

Este trabajo también ayudará a los investigadores a comprender mejor cómo otros virus pueden afectar la sangre, explica Elkind. "Creo que vamos a aprender mucho sobre cómo otras infecciones también desencadenan la coagulación al estudiar el COVID-19", dice.

Hay muchas cosas que puede hacer para disminuir el riesgo de que se formen coágulos de sangre dañinos. Consulte el cuadro de Elecciones sabias para obtener consejos.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Reduzca el riesgo de coágulos de sangre

  • Tenga una dieta saludable para el corazón. Consuma más frutas, verduras y cereales integrales. Limite la sal y las carnes rojas. Encuentre más consejos.
  • Esté físicamente activo. Los expertos recomiendan que los adultos realicen al menos 150 minutos por semana de actividad de intensidad moderada.
  • Mantenga un peso saludable. El exceso de peso puede aumentar sus posibilidades de desarrollar problemas de salud relacionados con los coágulos de sangre. La alimentación saludable y la actividad física pueden ayudar a prevenir el exceso de peso.
  • Maneje el estrés. El estrés puede contribuir a la presión arterial alta y otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas. Encuentre consejos para reducir el estrés.
  • Deje de fumar. Obtenga ayuda gratuita para dejar de fumar en espanol.smokefree.gov, 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669), o envíe un mensaje de texto QUIT al 47848.
  • Controle la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes. Hable con su médico sobre cómo manejar estas afecciones.
Actualizada en Septiembre de 2021