Temas de salud

Abril de 2022

Foto de un recién nacido al que se le realiza una prueba de audición

La mayoría de los bebés son examinados para detectar si tienen pérdida auditiva antes de salir del hospital. Esto ayuda a los médicos a detectar de manera temprana cualquier problema auditivo y comenzar el tratamiento. Los niños con pérdida auditiva que reciben ayuda temprana desarrollan mejores habilidades lingüísticas que aquellos que no la reciben.

Si no evalúan la audición de su bebé en el hospital, se le debe hacer cuando tenga un mes de edad. Hay dos pruebas que se pueden utilizar para comprobar la audición de su bebé.

La prueba de emisiones otoacústicas (EOA) mide si las partes del oído responden al sonido. Se coloca un audífono suave en el canal auditivo de su bebé. Este reproduce sonidos y mide una respuesta de "eco" que ocurre en los oídos con audición normal.

La respuesta auditiva del tronco encefálico (RATE) mide la respuesta del nervio auditivo al sonido. Durante esta prueba, a su bebé se le colocan audífonos y electrodos en la cabeza. Los electrodos son indoloros y se colocan y retiran como calcomanías.

Si la prueba de detección muestra que su bebé puede tener pérdida auditiva, lo referirán para hacerle más pruebas. Si es posible, vea a un audiólogo pediátrico. Se especializa en evaluar y tratar a niños con pérdida auditiva. Haga una cita lo antes posible, idealmente para cuando su bebé tenga entre 2 y 3 meses. Según los resultados de las pruebas, es posible que también lo remiten a un especialista en oído, nariz y garganta.

Si su hijo tiene pérdida auditiva, hay distintas herramientas que pueden ayudar. Estas incluyen audífonos, implantes cocleares y enfoques de comunicación. Obtenga más información sobre los bebés y la pérdida auditiva.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

Actualizada en Mayo de 2022