Temas de salud

en inglés

Abril 2014

La Picazón del Herpes Zóster

Las Vacunas y los Tratamientos Reducen los Riesgos

Si usted alguna vez tuvo varicela, puede estar en riesgo de una enfermedad muy dolorosa llamada herpes zóster, a medida de que envejece. El herpes zóster es un sarpullido y una enfermedad neurológica causada por un virus, que en ocasiones puede ser muy tormentosa. Afortunadamente, usted puede tomar medidas para evitar el herpes zóster o aliviar los efectos graves.

Caricatura de un vial etiquetado como vacuna contra la culebrilla y una receta para un medicamento antiviral.El herpes zóster generalmente afecta a los adultos después de los 50 años, aunque puede atacar a cualquier edad. "En los Estados Unidos, la incidencia del herpes zóster, de hecho, está en aumento", dice el Dr. Jeffrey Cohen, investigador de enfermedades infecciosas en los NIH. "Si usted vive hasta los 85 años, tiene un 50% de posibilidades de contraer el herpes zóster".

El herpes zóster se debe a la varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Una vez que haya tenido varicela, el virus permanece con usted toda la vida, oculto e inactivo en sus células nerviosas. Su sistema inmunológico impide que la varicela regrese. Sin embargo, más adelante en la vida, el virus puede resurgir y causar herpes zóster (también conocido como culebrilla).

El herpes zóster no es algo que otra persona le pueda contagiar. Sin embargo, sí es posible que una persona con una erupción cutánea de herpes zóster le transmita el virus de la varicela a alguien que nunca haya tenido varicela ni haya sido vacunada contra la varicela. Si eso llegara a suceder, la otra persona se contagiaría con varicela, más no con herpes zóster.

El herpes zóster puede causar sensibilidad en la piel, desde una picazón leve a un severo dolor e inclusive ardor, hormigueo o entumecimiento. Un sarpullido con ampollas llenas de líquido casi siempre aparece en sólo un lado de la cara o cuerpo.  Esta erupción suele durar entre 7 y 10 días. Otros síntomas pueden incluir escalofríos, fiebre, malestar estomacal y dolor de cabeza.

El herpes zóster puede dar pie a algunos problemas serios. Si aparece en su rostro, puede afectar su audición y a la vista. Puede causar daño ocular permanente o ceguera. Después de que la erupción desaparece, el dolor puede persistir durante meses o años, sobre todo en las personas mayores. Este dolor duradero, llamado neuralgia post-herpética, afecta a casi 1 de cada 3 personas mayores con el herpes zóster. El dolor puede ser tan intenso que incluso el tacto más suave o brisa pueden resultar insoportables.

Para prevenir estos problemas, consulte a su médico a la primera señal de la culebrilla. Un tratamiento a tiempo puede reducir la duración de la infección y reducir el riesgo de complicaciones graves.

Para tratar el herpes, su médico puede recetar medicamentos antivirales para ayudar a combatir el virus de la varicela-zóster. Los esteroides pueden disminuir el dolor y acortar el tiempo que usted está enfermo. Otros tipos de medicamentos también pueden aliviar el dolor.

Afortunadamente, una vacuna llamada Zostavax puede ayudar a prevenir la culebrilla o disminuir su gravedad. Esta ha sido aprobada por la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE.UU. para personas mayores de 50 años. "La vacuna puede prevenir la culebrilla y reduce el riesgo de la neuralgia post-herpética, que puede ser muy debilitante", dice Cohen.

La vacuna contra el herpes zóster está disponible con receta médica. Por desgracia, la vacuna es muy cara y los costos no siempre están cubiertos por el seguro médico. Si usted está considerando la vacuna contra el herpes zóster, asegúrese de discutir los pros y los contras de dicha vacuna con su médico, y no deje de consultar con su aseguradora sobre la cobertura.

Ahora que la gente ha venido vacunándose contra la culebrilla por varios años, los investigadores están evaluando si las vacunas de refuerzo podrían ser apropiadas. Además, los científicos están estudiando la neuralgia post-herpética con el fin de encontrar mejores medios de tratar este agravante del herpes zóster.

Si usted alguna vez tuvo varicela, puede estar en riesgo de una enfermedad muy dolorosa llamada herpes zóster, a medida de que envejece. El herpes zóster es un sarpullido y una enfermedad neurológica causada por un virus, que en ocasiones puede ser muy tormentosa.

Afortunadamente, usted puede tomar medidas para evitar el herpes zóster o aliviar los efectos graves.

El herpes zóster generalmente afecta a los adultos después de los 50 años, aunque puede atacar a cualquier edad. "En los Estados Unidos, la incidencia del herpes zóster, de hecho, está en aumento", dice el Dr. Jeffrey Cohen, investigador de enfermedades infecciosas en los NIH. "Si usted vive hasta los 85 años, tiene un 50% de posibilidades de contraer el herpes zóster".

El herpes zóster se debe a la varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Una vez que haya tenido varicela, el virus permanece con usted toda la vida, oculto e inactivo en sus células nerviosas. Su sistema inmunológico impide que la varicela regrese. Sin embargo, más adelante en la vida, el virus puede resurgir y causar herpes zóster (también conocido como culebrilla).

El herpes zóster no es algo que otra persona le pueda contagiar. Sin embargo, sí es posible que una persona con una erupción cutánea de herpes zóster le transmita el virus de la varicela a alguien que nunca haya tenido varicela ni haya sido vacunada contra la varicela. Si eso llegara a suceder, la otra persona se contagiaría con varicela, más no con herpes zóster.

El herpes zóster puede causar sensibilidad en la piel, desde una picazón leve a un severo dolor e inclusive ardor, hormigueo o entumecimiento. Un sarpullido con ampollas llenas de líquido casi siempre aparece en sólo un lado de la cara o cuerpo.  Esta erupción suele durar entre 7 y 10 días. Otros síntomas pueden incluir escalofríos, fiebre, malestar estomacal y dolor de cabeza.

El herpes zóster puede dar pie a algunos problemas serios. Si aparece en su rostro, puede afectar su audición y a la vista. Puede causar daño ocular permanente o ceguera. Después de que la erupción desaparece, el dolor puede persistir durante meses o años, sobre todo en las personas mayores. Este dolor duradero, llamado neuralgia post-herpética, afecta a casi 1 de cada 3 personas mayores con el herpes zóster. El dolor puede ser tan intenso que incluso el tacto más suave o brisa pueden resultar insoportables.

Para prevenir estos problemas, consulte a su médico a la primera señal de la culebrilla. Un tratamiento a tiempo puede reducir la duración de la infección y reducir el riesgo de complicaciones graves.

Para tratar el herpes, su médico puede recetar medicamentos antivirales para ayudar a combatir el virus de la varicela-zóster. Los esteroides pueden disminuir el dolor y acortar el tiempo que usted está enfermo. Otros tipos de medicamentos también pueden aliviar el dolor.

Afortunadamente, una vacuna llamada Zostavax puede ayudar a prevenir la culebrilla o disminuir su gravedad. Esta ha sido aprobada por la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE.UU. para personas mayores de 50 años. "La vacuna puede prevenir la culebrilla y reduce el riesgo de la neuralgia post-herpética, que puede ser muy debilitante", dice Cohen.

La vacuna contra el herpes zóster está disponible con receta médica. Por desgracia, la vacuna es muy cara y los costos no siempre están cubiertos por el seguro médico. Si usted está considerando la vacuna contra el herpes zóster, asegúrese de discutir los pros y los contras de dicha vacuna con su médico, y no deje de consultar con su aseguradora sobre la cobertura.

Ahora que la gente ha venido vacunándose contra la culebrilla por varios años, los investigadores están evaluando si las vacunas de refuerzo podrían ser apropiadas. Además, los científicos están estudiando la neuralgia post-herpética con el fin de encontrar mejores medios de tratar este agravante del herpes zóster.

Decisiones Inteligentes

Cuándo vacunarse contra el herpes zóster

Para la mayoría de las personas mayores de 50 años, la vacuna puede ayudar a prevenir el herpes zóster. Si a las personas vacunadas les da la culebrilla, es probable que sea menos severa.

  • La vacuna Zostavax está aprobada por la FDA para aquellos entre los 50 y 59 años de edad, para la prevención de la culebrilla, pero los expertos aconsejan a menudo esperar hasta los 60 años. Hable con su médico si usted tiene preguntas acerca de la vacuna contra la culebrilla
  • Desde los 60 años en adelante, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. aconsejan que la mayoría de las personas se vacunen, incluso si antes ya han tenido herpes. La vacuna puede proteger contra la neuralgia post-herpética, una de las complicaciones más serias de la culebrilla
Actualizada en Noviembre de 2017