Temas de salud

Enero de 2021

Tratamiento de la blefaritis

Ilustración de una persona que se limpia el párpado con un paño

Uno de los problemas más comunes se llama blefaritis. La blefaritis es una inflamación de los párpados. Puede afectar el interior o el exterior de la piel que recubre los ojos.

La afección puede hacer que sus párpados se enrojezcan, se inflamen, se irriten y le provoquen picazón. También puede hacer que se formen escamas con costras parecidas a la caspa en las pestañas. Aunque rara vez es peligrosa, la blefaritis puede causar malestar y dolor.

La principal causa de la blefaritis es la sobrepoblación de las bacterias normales que se encuentran en la piel. Otras afecciones, incluidas las alergias, la rosácea, ciertos ácaros, la caspa o la piel grasa, pueden aumentar el riesgo de la sobrepoblación de bacterias.

La blefaritis puede provocar otros problemas oculares. Los más comunes incluyen un orzuelo, que es un bulto rojo y doloroso en el párpado causado por una glándula sebácea bloqueada. Un chalazión es como un orzuelo, pero no duele, aunque puede hacer que el párpado se hinche y se enrojezca. En muy raras ocasiones, la blefaritis puede dañar la córnea, la capa exterior transparente que se encuentra en la parte frontal del ojo.

La blefaritis a menudo contribuye a otro problema ocular común llamado ojo seco. Bajo esta afección, la grasa y las escamas alteran la fina capa de lágrima que recubre la superficie del ojo. Esto puede hacer que sus ojos se sequen.

Pero los ojos de algunas personas, en cambio, se vuelven húmedos o llorosos porque sus lágrimas no funcionan correctamente. Eso se debe a la inflamación en la superficie del ojo.

"Los pacientes con ojo seco me dicen que tienen los ojos llorosos todo el tiempo, especialmente en ambientes ventosos", explica el Dr. Jason Nichols, un oftalmólogo que estudia las enfermedades del ojo seco en la University of Alabama [Universidad de Alabama] en Birmingham.

Una vez que alguien desarrolla blefaritis, esta nunca desaparece por completo. Pero los brotes se pueden controlar y prevenir.

La mayoría de las personas puede controlar la afección con una buena higiene de los párpados. Vea el cuadro de Elecciones sabias para obtener consejos simples sobre el cuidado de los párpados.

"Pero la gente tiene que ser constante y limpiarse los ojos a diario", dice Nichols.

A algunas personas con blefaritis se les pueden recetar antibióticos. Otros necesitan medicamentos para reducir la inflamación o mantener los ojos húmedos.

Si tiene irritación recurrente de los ojos o los párpados, dice Nichols, "consulte a un oftalmólogo y asegúrese de obtener un diagnóstico preciso".

El equipo de investigación de Nichols está trabajando en el desarrollo de imágenes y otros métodos para observar de cerca la superficie de nuestras lágrimas y glándulas sebáceas en los ojos. Esto puede ayudarlos a comprender mejor lo que sucede cuando los párpados se irritan.

"A menudo damos por sentado que tenemos ojos, pero cuando les pasa algo, esto realmente tiene un impacto en la calidad de vida", dice Nichols.

Enlaces

Referencias

Characterization of the thickness of the tear film lipid layer using high resolution microscopy Bai Y, Ngo W, Nichols JJ. Ocul Surf. 2019 Apr;17(2):356-359. doi: 10.1016/j.jtos.2018.12.003. Epub 2018 Dec 15. PMID: 30562612.

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Eyelid Trouble? Managing Blepharitis

Elecciones sabias

Cuidado de los párpados

Pasos para limpiar sus párpados cuando tiene blefaritis:

  • Lávese las manos con agua y jabón.
  • Mezcle agua tibia con un limpiador delicado en un paño suave.
  • Presione el paño contra el ojo cerrado durante unos minutos para aflojar las costras. Esto también puede ayudar a evitar que las glándulas sebáceas se obstruyan.
  • Frote suavemente el paño hacia adelante y hacia atrás, y concéntrese en el área donde las pestañas se unen con los párpados.
  • Enjuague su ojo con agua limpia.
  • También se pueden comprar toallitas limpiadoras de párpados y toallitas desmaquillantes no alergénicas.
Actualizada en Mayo de 2021