Temas de salud

Enero de 2013

Sus peligros se pueden evitar

Ilustración del remolino de gas que se filtra desde el suelo hacia un sótano y en un hogar

Si está comprando una casa nueva, la casa puede necesitar una prueba de radón, según las leyes locales. Aunque las pruebas no son necesarias en todas partes, debe insistir para que se haga. Es posible que no pueda ver ni oler el radón, pero aun así puede hacerle daño de forma lenta y de formas que no puede detectar.

El radón es un gas incoloro, inodoro y radiactivo. Proviene de la descomposición natural de los elementos químicos radiactivos uranio o torio. Estos elementos se encuentran en casi todos los suelos.

Generalmente, el gas radón se mueve a través del suelo y entra a las casas a través de grietas en el piso, paredes y cimientos. A veces entra a la casa a través del agua de pozo. Ciertos materiales de construcción también pueden emitir radón. Sin embargo, los materiales de construcción rara vez causan problemas de radón por sí mismos. Cualquiera que sea la fuente, su casa puede atrapar el radón en su interior, donde puede acumularse.

Las encuestas muestran que los niveles de radón varían ampliamente en todo el país. Pero puede haber niveles altos en cualquier área, y cualquier hogar puede tener un problema de radón. Esto incluye tanto a hogares nuevos y viejos, casas bien cerradas y con corrientes de aire, y casas con o sin sótanos. Se estima que aproximadamente 1 de cada 15 hogares en los Estados Unidos tiene niveles elevados de radón. Se han encontrado niveles elevados en hogares en todos los estados.

El gas radón se descompone rápidamente y emite pequeñas partículas radioactivas que pueden quedar atrapadas en los pulmones al respirar. A medida que se descomponen aún más, estas partículas liberan pequeños estallidos de energía. Esto puede dañar el tejido pulmonar y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Se cree que la exposición al radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón después del tabaquismo activo y la causa principal entre las personas que nunca han fumado. Los científicos estiman que entre 15,000 y 22,000 muertes por cáncer de pulmón a nivel nacional cada año están relacionadas con el radón.

Los científicos creen que no hay niveles seguros de radón en el hogar. Los efectos de estar expuesto se acumulan con el tiempo, por lo que la enfermedad puede tardar muchos años en aparecer. Un grupo de científicos financiados por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) han estado trabajando para comprender mejor la relación entre la exposición al radón y el riesgo de cáncer.

La buena noticia es que muchas muertes por cáncer de pulmón relacionadas con el radón pueden prevenirse. Sin embargo, las pruebas son la única forma de saber si usted y su familia están en riesgo. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el director general de Salud Pública de los EE. UU. recomiendan analizar todas las casas que se encuentren por debajo del tercer piso para detectar la presencia de radón. Las pruebas son sencillas y económicas. Solo deberían tomar unos minutos. Para comprar kits de prueba de radón, llame a la Línea Nacional de Radón, respaldada por la EPA, al 1-800-SOS-RADON (1-800-767-7236).

Si no se siente cómodo haciendo las pruebas usted mismo, puede pedirle a un profesional que lo haga. Muchos estados requieren que los profesionales del radón tengan licencia, certificación o registro. Para encontrar los recursos de su estado, ingrese en https://salud.nih.gov/articulo/riesgos-del-radon/.

Si resulta que tiene niveles altos de radón en su hogar, puede tomar medidas para reducir esos niveles a través de un proceso llamado mitigación del radón. Algunos sistemas de reducción de radón pueden reducir los niveles de radón en su hogar hasta en un 99%. Hasta los niveles más altos pueden reducirse a niveles aceptables. Obtenga más información sobre la solución de problemas relacionados con el radón en https://www.epa.gov/radon. O bien, llame a la línea nacional de asistencia para la presencia de radón al 1-800-644-6999.

Asegúrese de que hayan hecho una prueba en su casa. Es fácil, es económico y podría salvar vidas.

Enlaces

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Radon Risk: Its Perils Can be Prevented

Elecciones sabias

Combatiendo el radón:

  • Comience por examinar su casa. Puede hacerlo usted mismo o contratar un profesional.
  • Si encuentra un problema de radón en su hogar, tome medidas para solucionarlo.
  • Si fuma, deje de hacerlo. Fumar es un riesgo de salud especialmente grave cuando se combina con el radón.
  • Obtenga ayuda para sus preguntas sobre el radón en esta línea nacional de ayuda: 1-800-55RADON (557-2366).
Actualizada en Junio de 2019