Temas de salud

Ediciónes Especiales: Crianza Saludable

Las vacunas nos protegen a todos

Ilustración de una mujer vacunándose

Compartimos más que comida y cultura en nuestros hogares y comunidades. También podemos diseminar enfermedades. Afortunadamente, vivimos en un momento en que las vacunas pueden protegernos de muchas de las enfermedades más graves. Mantenerse al día con sus vacunas lo ayuda a usted, así como a sus vecinos, a evitar contraer y propagar enfermedades.

Las vacunas han conducido a grandes reducciones de enfermedades y la muerte tanto en niños como en adultos, dice el Dr. David M. Koelle, experto en vacunas de la Universidad de Washington en Seattle. Un estudio estimó que, para los niños estadounidenses nacidos entre 1994 y 2013, las vacunas evitarán aproximadamente 322 millones de enfermedades, 21 millones de hospitalizaciones y 732,000 muertes.

Las vacunas aprovechan la habilidad natural de su sistema inmune para detectar y destruir gérmenes que causan enfermedades y luego "recordar" la mejor manera de combatir estos gérmenes en el futuro. La vacunación o inmunización ha eliminado por completo la viruela que se produce de forma natural en todo el mundo, hasta el punto de que ya no necesitamos inyecciones contra esta enfermedad letal y de rápida propagación. Gracias a las inmunizaciones, la polio ha sido eliminada en los EE. UU. y en la mayoría de los demás países. El poliovirus puede afectar el cerebro y la médula espinal, lo que hace que las personas no puedan mover los brazos o las piernas, o que a veces no puedan respirar.

"Estas enfermedades infantiles solían ser problemas temibles que mataban o paralizaban a los niños", dice Koelle. "En la década de 1950, era común que los niños estuvieran bien en la primavera, luego contraían polio durante el verano y tenían que regresar a la escuela en el otoño sin poder caminar".

Los expertos recomiendan que los niños y adolescentes sanos reciban vacunas contra 16 enfermedades (vea la caja de Elecciones Sabias). Con estas vacunas, muchas enfermedades discapacitantes o potencialmente mortales han disminuido significativamente en los EE. UU., como el sarampión, la rubéola y la tos ferina. Sin embargo, a diferencia de la viruela, estos gérmenes o patógenos causantes de enfermedades siguen causando infecciones en todo el mundo.

"En estos días, los riesgos de no ser vacunados en un país desarrollado, como Estados Unidos, pueden parecer superficialmente seguros debido a las bajas tasas de infección como consecuencia de la vacunación y otros avances en la salud pública", dice Koelle. "Pero vivimos en una era de viajes internacionales donde podemos estar expuestos a los patógenos móviles". Entonces, incluso si no viaja, un vecino o compañero de clase podría ir al extranjero y traer la enfermedad a su área.

"Cuando caen las tasas de vacunación, puede haber un resurgimiento de la enfermedad", explica el Dr. Saad Omer, investigador de salud global de la Universidad de Emory en Atlanta. Por ejemplo, el sarampión fue completamente eliminado de los Estados Unidos en el 2000. Pero desde entonces, miles de casos han ocurrido, principalmente relacionados con los viajes.

Omer y sus colegas examinaron informes de Estados Unidos sobre brotes de sarampión desde el año 2000. "Encontramos que los casos de sarampión se han producido principalmente en quienes no están vacunados y en las comunidades que tienen menores tasas de vacunación. Y eso es cierto para muchas enfermedades prevenibles con vacunas", dice. La mayoría de los casos no vacunados fueron aquellos que decidieron no vacunarse o no vacunar a sus hijos por razones no médicas.

Cuando se vacunan suficientes personas, toda la comunidad obtiene protección contra la enfermedad. Esto se llama inmunidad comunitaria. Ayuda a detener la propagación de enfermedades y protege a los más vulnerables: recién nacidos, ancianos y personas que combaten enfermedades graves, como el cáncer. Durante estos tiempos, su sistema inmune suele ser demasiado débil para defenderse de la enfermedad y puede no ser lo suficientemente fuerte para las vacunas. Evitar la exposición se convierte en un aspecto clave.

"Hay un beneficio enorme para quienes recibimos las vacunas recomendadas", explica la Dra. Martha Alexander-Miller, experta del sistema inmune del Wake Forest Baptist Medical Center en Winston-Salem, Carolina del Norte. "En primer lugar, las vacunas lo protegen". Pero también limitan la presencia de entidades causantes de enfermedades que circulan en la comunidad. Por lo tanto, está ayudando a proteger a las personas que pueden no ser capaces de protegerse, por ejemplo, porque son demasiado jóvenes para vacunarse".

Cuando las mujeres embarazadas se vacunan, la protección inmunológica puede pasar a través de la placenta hacia el feto. "Desde el principio, el sistema inmune del bebé es inmaduro. Entonces hay un período de vulnerabilidad en el que pueden ocurrir enfermedades y muertes", explica Omer. "Pero los propios anticuerpos de la madre, proteínas formadas por su sistema inmune, pueden proteger al bebé".

Los médicos recomiendan que las futuras mamás reciban vacunas contra la gripe y Tdap (tétano, difteria y tos ferina). Los anticuerpos de una madre pueden ayudar a proteger al recién nacido hasta que puedan recibir sus propias vacunas.

Algunas vacunas deben administrarse antes del embarazo. La rubéola, por ejemplo, puede causar defectos de nacimiento o aborto involuntario si se contrae durante el embarazo. No hay tratamiento, pero la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR) ofrece prevención. Se están estudiando vacunas para muchas otras enfermedades comunes que ponen en riesgo a los recién nacidos.

"Hemos logrado un progreso increíble en el desarrollo de vacunas efectivas", dice Alexander-Miller. "Nuestra capacidad de tener tales avances es el resultado de una investigación muy básica que se desarrolló durante años y años". Los científicos financiados por el NIH continúan buscando nuevas formas de estimular la protección contra diversas enfermedades.

Koelle estudia cómo nuestros cuerpos combaten los virus del herpes. Hay ocho virus del herpes relacionados, pero el cuerpo responde de manera diferente a cada uno. Hasta el momento, solo tenemos vacunas para uno: virus varicela-zóster, que causa varicela y herpes zóster.

El equipo de Koelle está comparando cómo nuestro sistema inmune responde a la varicela y al virus del herpes simple, que causa llagas en la boca y en los genitales. "Esperamos aprovechar el éxito logrado con la vacuna contra la varicela y ver si podemos crear una vacuna que funcione tanto para la varicela como para el herpes zóster y también contra el herpes simple", dice.

Los investigadores también están trabajando para mejorar las vacunas existentes. Algunas vacunas requieren una serie de inyecciones para desencadenar una respuesta inmune fuerte. La protección de otras vacunas puede desaparecer con el tiempo, por lo que pueden ser necesarias vacunas de refuerzo. Algunas, como la vacuna contra la gripe, requieren una vacuna cada año porque el virus cambia para que la vacuna ya no proteja contra nuevas cepas. Así que mantenerse al día con las últimas vacunas contra la gripe es importante.

Pregúntele a su médico si sus vacunas son actuales. También puede encontrar registros de vacunas en el Departamento de Salud de su estado o en las escuelas. Si no puede encontrar sus registros, pregúntele a su médico si está bien recibir una vacuna que pueda haber recibido anteriormente.

La mayoría de los efectos secundarios de las vacunas son leves, como dolor en un brazo, dolor de cabeza o fiebre baja.

"Puede ser fácil dar las vacunas por sentado, porque nunca sabrá todas las veces que se habría enfermado seriamente si no hubiera sido vacunado", dice Alexander-Miller.

Ayude a su comunidad a mantener a raya las enfermedades: Manténgase actualizado con las vacunas.

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Signos de una discapacidad del aprendizaje

Considere consultar a un médico si observa estos signos:

  • dificultad para leer y/o escribir
  • problemas con las habilidades matemáticas
  • dificultad para recordar
  • dificultad para seguir indicaciones
  • dificultad con conceptos relacionados con el tiempo
  • problemas para organizarse

Definiciones

Sistema inmune:
Una colección de células especializadas y órganos que protegen el cuerpo contra enfermedades infecciosas.

Actualizada en Agosto de 2019