Temas de salud

Octubre de 2021

¿Quién influye en su salud?

Ilustración de familias y amigos haciendo actividad juntos en un parquet

¿Es cierto el dicho: "Dime con quién andas y te diré quién eres? La ciencia dice que sí. Las personas tienden a elegir amigos que son similares a ellos. También usted se parece más a sus amigos con el tiempo. Y eso puede influir en su salud.

Muchos comportamientos se propagan socialmente. Los ejemplos incluyen cuánto ejercicio hace, cuánto alcohol bebe, si fuma y qué alimentos come.

Los científicos todavía están tratando de descifrar por qué es así. Los estudios han encontrado que la actividad en ciertas áreas del cerebro cambia cuando hay otras personas alrededor. Eso puede afectar lo que elija hacer.

Pero este trabajo también sugiere que puede aprovechar el poder de las relaciones sociales para adquirir hábitos más saludables y motivar a otros a hacer lo mismo.

Influencia social

"Las personas se preocupan por lo que piensan los demás en todos los diferentes grupos de edad, y eso influye en cuánto valoran las diferentes ideas y comportamientos", afirma la Dra. Emily Falk de la Universidad de Pensilvania. Ella estudia cómo las redes sociales afectan la toma de decisiones. A esto se le denomina influencia social o de pares.

Los adolescentes son especialmente sensibles a la influencia de sus compañeros. Eso se debe a que sus cerebros experimentan cambios que los hacen muy sintonizados con las situaciones sociales. Al mismo tiempo, el sistema de recompensa en el cerebro adolescente se vuelve más sensible.

El sistema de recompensa es un circuito cerebral que provoca sensaciones de placer. Se activa por las cosas que disfrutamos, como comer buena comida. También se activa mediante recompensas sociales, como recibir un cumplido.

Y los adolescentes recién están aprendiendo a navegar por el mundo social. Comprender los valores de otras personas y dejarse influir por ellos son partes importantes de la socialización. Ser influenciado por cosas como la elección de ropa y el gusto musical puede ayudar a los adolescentes a aprender a encajar y hacer amigos. Pero participar en conductas de riesgo, como beber alcohol o fumar, puede tener consecuencias legales o de salud.

"La investigación muestra que incluso el simple hecho de tener a otro compañero alrededor puede cambiar la respuesta de recompensa en el cerebro y también las tendencias a asumir riesgos de los adolescentes", comenta Falk. Su equipo estudia cómo los compañeros afectan las conductas de conducción y las decisiones sobre fumar de los adolescentes.

También parece que algunas personas son más fácilmente influenciables que otras. Pueden ser más sensibles a sentirse incluidos o excluidos por otros. O pueden ser más sensibles a las señales sociales, como el tono de voz de alguien o su lenguaje corporal.

El equipo de la Dra. Mary Heitzeg en la Universidad de Michigan está investigando para comprender mejor cómo la biología y las reacciones de una persona a situaciones sociales influyen en el desarrollo de problemas de salud mental o de uso de sustancias en el futuro.

Mediante escáneres cerebrales, el equipo está analizando cómo responden los cerebros de los adolescentes al ser incluidos o excluidos socialmente. También están observando cómo responde el sistema de recompensas del cerebro a diferentes situaciones.

El equipo de Heitzeg es parte de un gran esfuerzo de 10 años, denominado Estudio ABCD, para comprender los factores que influyen en la salud y el comportamiento de riesgo de los adolescentes a largo plazo. Los factores pueden incluir familias, amigos, escuelas, vecindarios y comunidades.

"La adolescencia es un período muy arriesgado", dice Heitzeg. "Ahí es cuando ocurre la iniciación sexual, la iniciación y la intensificación del uso de sustancias, así como otros tipos de comportamientos de riesgo y delictivos, como conducir de manera arriesgada".

Pero también es un momento en el que la influencia de los compañeros puede ayudar a los adolescentes a prosperar si estos los involucran más en su comunidad o los ayudan a aprender comportamientos para llevarse bien con los demás; por ejemplo, cómo cooperar o ser empático.

Calidad de compañeros, no cantidad

Las influencias positivas y negativas de los compañeros pueden afectar más que solo su comportamiento. También pueden cambiar la forma en cómo se siente.

Los estudios demuestran que, en general, cuantos más amigos tiene y más tiempo pasa con ellos, más feliz es. Los amigos le brindan personas con las que puede compartir sus sentimientos, obtener nuevas perspectivas o simplemente hacer actividades divertidas.

Pero es la calidad de esas amistades, no la cantidad, lo que realmente marca la diferencia. La calidad de las amistades se ha relacionado con una mayor satisfacción con la vida y una mejor salud mental.

"Todos hemos experimentado dejar ir una amistad porque no se sintió bien", afirma la Dra. Rebecca Schwartz-Mette de la Universidad de Maine. Su laboratorio estudia cómo las relaciones con los compañeros afectan el desarrollo emocional de niños y adolescentes.

Las amistades que siente que quiere dejar de lado pueden ser de baja calidad. Pueden estar plagados de conflictos, críticas y agresiones. Para los jóvenes, las amistades de baja calidad están relacionadas con un bajo rendimiento académico y problemas de comportamiento.

Las amistades de alta calidad brindan comprensión, apoyo y validación de su autoestima. Este tipo de amistades son más estables y satisfactorias.

Pasar tiempo con amigos puede ser especialmente útil para las personas con ansiedad o depresión. Sin embargo, los estudios de Schwartz-Mette han demostrado que la depresión también puede empeorar con ciertas cualidades de la amistad. Uno se denomina corumiación.

"La corumiación es básicamente cuando las personas se juntan y hablan en exceso sobre todo lo que va mal y lo mal que se sienten", explica. "Con esa persona, se sienten comprendidos, validados y sienten que esta persona está emocionalmente cerca de ellos. Pero se deprimen más porque centran su atención en cosas negativas".

Las investigaciones sugieren que puede ser útil reenfocar esas amistades. Hablar sobre las cosas positivas y negativas de su día. Buscar actividades saludables para salir y hacer juntos, como salir a caminar. Animarse mutuamente a mantener hábitos saludables como la actividad física, la alimentación saludable y dormir bien por la noche.

"Al darnos cuenta de que nuestra conducta está influenciada por otras personas, podemos ser intencionales y tratar de concentrarnos en las personas que están haciendo las cosas que queremos interiorizar en nosotros mismos", explica Falk. "Compartir sus hábitos saludables con otras personas podría marcar una diferencia real para otra persona". Y para usted mismo.

Los padres también pueden ayudar a guiar a sus hijos hacia experiencias sociales más positivas (consulte el cuadro de Elecciones sabias para obtener consejos). Pero todo el mundo puede beneficiarse de amistades de alta calidad que le ayuden a cultivar hábitos saludables.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
The Power of Peers: Who Influences Your Health?

Elecciones sabias

Fomentar las amistades positivas

Los padres pueden ayudar a guiar a sus hijos hacia amistades más saludables. Aquí hay formas de ayudar:

  • Manténgase involucrado. Hable con sus hijos sobre sus vidas y actividades. Saber lo que sucede puede ayudarlo a guiarlos mejor hacia experiencias positivas y saludables.
  • Esté atento a los grupos sociales. Aunque los niños pueden identificarse con cierto grupo de compañeros durante un período, a menudo pasan de un grupo a otro. Trate de orientarlos hacia compañeros que los apoyen de manera saludable.
  • Anime a los niños a realizar actividades saludables cuando estén con amigos. Por ejemplo, salir a caminar o escalar, practicar deportes recreativos o ser voluntario.
  • Proporcione formas para que los niños asuman riesgos sociales saludables. Por ejemplo, busque oportunidades para que los adolescentes se involucren con su comunidad y conozcan gente nueva con diferentes perspectivas. O para conocer a alguien que pueda enseñarles sobre un tema de interés.
  • Comparta ejemplos de su propia vida. Explique cómo ha encontrado formas de conocer gente nueva y qué actividades disfruta haciendo con los demás. Ejemplifique los comportamientos que le gustaría ver.
  • Cree un sentido de pertenencia y aceptación. Los niños pueden aprender acerca de las relaciones saludables a partir de sus experiencias familiares.
Actualizada en Octubre de 2021