Temas de salud

Septiembre de 2021

Nutriendo los microbios saludables

Ilustración que muestra dónde viven los microbios en el cuerpo de un hombre

Se pueden encontrar bichos microscópicos llamados microbios en los ojos, la boca, el intestino, la piel y en cualquier otro lugar. Pero no se alarme: la mayoría de los microbios son útiles. Le ayudan a digerir la comida. Previenen infecciones peligrosas en los órganos. Y mucho más. Son vitales para su salud.

Esta colección de microbios en el cuerpo incluye bacterias, hongos y virus. En conjunto, estos se denominan ‘microbioma humano’.

"El microbioma es tan importante como el cerebro, el hígado, los riñones o el corazón", dice el Dr. Eugene Chang, que estudia los microbios intestinales en la Universidad de Chicago.

Los científicos han catalogado los tipos de microbios que viven en el cuerpo humano. Han descubierto que los cambios en los bichos del cuerpo están relacionados con muchos problemas de salud, como la diabetes, la obesidad, las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) y el cáncer. También pueden causar trastornos de la piel y caries.

Ciertas cosas pueden dañar los microbios útiles para el cuerpo. Estos incluyen el uso de antibióticos de manera inapropiada o una dieta poco saludable. Ahora, los estudios están comenzando a descubrir formas de utilizar microbios para mejorar la salud.

Restaurando el equilibrio

Uno de los grandes trabajos de nuestros microbios útiles es ocupar espacio. Viven en lugares del cuerpo que, de otro modo, podrían estar llenos de microbios dañinos que podrían causar enfermedades, dice la Dra. Yasmine Belkaid, experta en el sistema inmunitario en los NIH. "Esta es una forma en la que el microbioma previene la infección", dice ella.

El sistema inmunológico normalmente ataca a los microbios que ingresan al cuerpo. Pero las personas crecen con su microbioma, dice Belkaid. Al nacer, muchos microbios se adquieren de la madre. Entonces, el sistema inmunológico los reconoce como amigos y no los ataca.

Si estos microbios útiles no prosperan, los dañinos pueden entrar. Pero los estudios han demostrado que los microbios útiles se pueden restaurar.

Por ejemplo, las personas con una afección de la piel llamada eccema a menudo tienen cambios en los microbios de la piel. Los investigadores de los NIH probaron rociar un tipo de bacteria sobre la piel de personas con eccema. Descubrieron que mejoraba los síntomas, entre ellos la picazón y las erupciones cutáneas.

El intestino alberga muchos microbios. Estos pueden desequilibrarse debido a muchas causas, lo que incluye los antibióticos y la dieta. Eso puede dejar espacio para que crezcan los dañinos.

Un microbio especialmente peligroso es un tipo de bacteria que puede crecer en los intestinos, llamada Clostridioides difficile. C. difficile puede causar diarrea terminal, especialmente en adultos mayores. A menudo es resistente al tratamiento.

Los investigadores han desarrollado un tipo de tratamiento para la infección por C. difficile, llamado trasplante microbiano fecal. A un paciente se le administran microbios del intestino grueso de una persona sana. Esto se hace transfiriendo las heces (caca) a través de tubos o píldoras.

Los investigadores aún no saben exactamente cuáles de los microbios son necesarios para un microbioma intestinal saludable. Así que, por ahora, transfieren todo el microbioma.

“Los trasplantes fecales son un tratamiento de espectro completo. Solo estamos tratando de cambiar las cosas al por mayor”, dice el Dr. Gary Wu, experto en salud intestinal de la Universidad de Pensilvania.

Wu forma parte de un equipo nacional que realiza un seguimiento del uso de trasplantes fecales para C. difficile. En un estudio a nivel nacional, encontraron que aproximadamente nueve de cada 10 personas que recibieron trasplantes fecales se curaron de C. difficile. "Funciona maravillosamente bien para tratar esta infección", dice Wu.

El equipo continúa rastreando a las personas que se han sometido a trasplantes fecales. Quieren aprender más sobre su seguridad a largo plazo.

Los investigadores también están probando este tratamiento para otras afecciones. Estos incluyen EEI y otras afecciones que causan inflamación en el intestino.

Wu dice que los científicos están trabajando en tratamientos más específicos para reparar o reemplazar un microbioma intestinal dañado. Con el tiempo, es posible que se adapten diferentes colecciones de microbios cultivados en el laboratorio para tratar diferentes enfermedades intestinales. "Esa será la próxima generación de tratamientos", dice él.

Microbios y obesidad

Los microbios en el intestino hacen mucho más que ocupar espacio, dice Chang. "Los microbios intestinales ayudan a regular nuestro metabolismo: la digestión, la absorción y el uso de nutrientes", explica.

Su equipo de investigación y otros estudian las proteínas que liberan las bacterias intestinales en el torrente sanguíneo. "Estos nos dicen cuánto comer, cuándo comer y qué comer", dice.

Esta comunicación entre nuestras células y nuestros microbios parece jugar un papel importante en relación con la obesidad. Chang y otros han demostrado esto en ratones. Trasplantaron microbios intestinales de ratones alimentados con una dieta alta en grasas a ratones delgados sin microbios. Luego, los ratones delgados procesaron la grasa de la dieta de manera diferente y aumentaron de peso.

Todavía no se comprende exactamente cómo los microbios ayudan a controlar el metabolismo. "Pero si descubrimos cómo, eso podría cambiar las reglas del juego en la prevención de la obesidad inducida por la dieta", dice Chang.

Mantenga los microbios saludables

Los investigadores han comenzado a probar si la alteración de los microbios puede afectar otras áreas de la salud.

Belkaid y su equipo descubrieron que cambiar el microbioma intestinal puede mejorar la eficacia de un determinado tratamiento contra el cáncer. También están haciendo estudios en ratones para ver si cambiar el microbioma de una hembra durante el embarazo puede estimular el sistema inmunológico de su descendencia.

Por ahora, ¿qué puede usted hacer a diario para mantener saludables a los microbios útiles? "La dieta es el factor principal que da forma al microbioma de una persona", dice Chang. Afortunadamente, los microbios responden rápidamente a los cambios en la dieta.

La fibra dietética que se encuentra en las plantas es especialmente buena para los bichos intestinales, dice Belkaid. "Una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestros microbios es llevar una dieta sana y diversa, y asegurarnos de que sea rica en fibra", explica.

Algunos tipos de alimentos pueden dañar nuestro microbioma, agrega Belkaid. "Estos incluyen alimentos ricos en carbohidratos, ricos en azúcar o con demasiados componentes artificiales", explica. "Estos pueden enriquecer a los microbios que son perjudiciales para la salud".

"El microbioma es un aliado extraordinario. Es un socio saludable para ayudar al cuerpo a funcionar", dice Belkaid. Vea el recuadro Elecciones sabias para obtener otros consejos que lo ayudarán a mantener saludable a este socio.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

en

View this article in English:
Your Body’s Bugs: Nurturing Healthy Microbes

Elecciones sabias

Proteger los microbios de su cuerpo

  • Tome antibióticos exactamente como se los recetaron. Los antibióticos son medicamentos que salvan vidas. Sin embargo, también pueden alterar el equilibrio saludable de los microbios en su cuerpo.
  • Consuma una dieta rica en fibra. La fibra se encuentra en plantas, incluyendo frutas, verduras y granos integrales.
  • Limite los alimentos que pueden dañar los microbios intestinales. Estos incluyen azúcar y alimentos grasos o altamente procesados.
  • Lávese las manos cuando prepare los alimentos, antes de comer o después de tocar mascotas o basura. Obtenga más información sobre el lavado de manos.
  • Use desinfectante para manos cuando no pueda usar agua y jabón. Asegúrese de que contenga al menos un 60% de alcohol. Tenga en cuenta que lavarse con agua y jabón limpia más eficazmente.
  • Evite los jabones antibacterianos y otros productos. Estos tienen poco o ningún beneficio para la salud y pueden dañar los microbios protectores de la piel.
  • Tenga cuidado con los "probióticos". Estos productos pueden ser alimentos o suplementos. Pueden afirmar que restauran una mezcla de microbios saludable, pero muchos no se han estudiado adecuadamente. Obtenga más información sobre probióticos.
Actualizada en Octubre de 2021