Temas de salud

Mayo de 2022

Recuperarse de los tiempos difíciles

Ilustración de un grupo de personas ayudando a otra en la grieta de una montaña

Todo el mundo atraviesa situaciones difíciles en la vida. Pero muchas cosas le pueden ayudar a sobrevivir — e inclusoflorecer — durante los periodos de estrés. No hay un planteamiento único. Aprender maneras sanas de salir adelante y cómo recurrir a los recursos de su comunidad puede ayudarle a desarrollar su capacidad de recuperación.

"La resiliencia es el grado en que podemos recuperarnos de los acontecimientos adversos, hacer frente al estrés o tener éxito frente a la adversidad", dice la Dra. Cindy Bergeman, profesora de psicología de la Universidad de Notre Dame.

Usted no nace con resiliencia. "No es algo que se tiene o no se tiene", dice la Dra. Alexandra Burt, una experta en desarrollo infantil de la Universidad del Estado de Míchigan.

"La resiliencia es un proceso en el cual muchos factores — incluidos la familia, la comunidad y las prácticas culturales — interactúan. Esta aumenta el bienestar y brinda protección frente a los riesgos para su bienestar. Para muchas personas, estos riesgos se ven agravados por las dificultades y la discriminación", añade la Dra. Lisa Wexler, que estudia la prevención del suicidio en la Universidad de Míchigan.

Los investigadores están estudiando qué ayuda a las personas a ser más resilientes. Crear hábitos saludables y cuidar de sí mismas puede ayudar. Y también lo pueden hacer la familia, los amigos y la conexión con la comunidad y la cultura.

Encuentre sus fortalezas

El estrés puede causar desgaste en el cuerpo y en el cerebro. El estrés crónico se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer muchas enfermedades. Estas incluyen enfermedad cardiovascular, presión arterial alta, depresión y ansiedad.

Muchas situaciones estresantes no pueden ser cambiadas fácilmente por una persona. Y algunas — como la crianza de los hijos o un trabajo exigente — pueden ser cosas que quiera hacer, aunque sean agotadoras.

Pero la resiliencia no se trata solamente de eliminar el estrés. También se trata de aprovechar sus fortalezas. Los investigadores las llaman 'factores protectores'. "Pueden amortiguar el estrés o promover directamente el bienestar, y, a veces, incluso hacer ambas cosas", dice Wexler.

Sus fortalezas incluyen las de su vecindario y su comunidad. Diferentes culturas han desarrollado diferentes maneras de ayudar a las personas a sobrellevar la situación. Las ceremonias, enseñanzas y prácticas culturales que son significativas para usted pueden ayudar, dice Wexler.

Otros factores protectores consisten en cuidar su cuerpo. "Ser capaz de controlar el estrés es clave para lo que subyace a la resiliencia. Y un cuerpo sano va a lidiar mucho mejor con el estrés", dice Bergeman.

Otras herramientas son emocionales, como expresar sus sentimientos en vez de reprimirlos, explica. Mirar el problema desde diferentes ángulos también puede ser de ayuda.

"¿Puede ver una dificultad de una forma más positiva?" pregunta Bergeman. "Por ejemplo, puede ver una situación estresante como una oportunidad para desarrollarse, en vez de pensar en ella como una amenaza. Pregúntese: ¿Qué puedo aprender de esta situación?"

Satisfacer sus propias necesidades puede, igualmente, marcar la diferencia. "Usualmente estamos tan ocupados intentando cuidar de otras personas que no nos cuidamos bien a nosotros mismos. Animo a la gente a que cada día haga algo que disfrute. Muchas personas se sienten culpables por eso. Pero esto realmente nos ayuda a reponer nuestras reservas emocionales, al igual que una comida llena nuestras reservas físicas", dice Bergeman.

En momentos de estrés, cuidarse a uno mismo es lo opuesto al egoísmo. Los adultos que se toman un tiempo para ellos mismos pueden ayudar mejor a alimentar la resiliencia en los niños, dice Burt. "Una de las mejores cosas que cualquier padre o madre pueden hacer por su hijo es asegurarse de que ellos mismos estén bien y saludables. Eso hace que sea mucho más fácil brindar el apoyo que su hijo necesita".

Aproveche los recursos

Otra parte de la resiliencia consiste en utilizar los recursos que están a su disposición. Cada vez más, los investigadores comprenden que la resiliencia no ocurre de la nada.

"La presencia de la resiliencia en una persona está relacionada con los apoyos que la rodean", dice Burt. Por ejemplo, ella y su equipo descubrieron que crecer en un vecindario muy pobre puede cambiar la manera en la que el cerebro de un niño se desarrolla. Pero cuando los adultos de la comunidad trabajan juntos para apoyar y vigilar a los niños del vecindario, esto ayuda a proteger el cerebro de los niños a pesar de sus circunstancias. "Los niños pueden ser resilientes porque tienen estas cosas alrededor de ellos que promueven la resiliencia", explica Burt.

Los adultos de apoyo no tienen por qué ser un padre, una madre o un pariente, dice Burt, aunque a menudo lo son. Algunos niños no tienen familias que los apoyen.

"La persona que les brinda apoyo también puede ser un maestro o alguien que sea importante para ellos. Es solo una persona en la que sienten que pueden confiar", dice.

Wexler es parte del Centro de Colaboración para la Investigación de la Resiliencia de los Nativos de Alaska (ANCHRR) financiado por los Institutos Nacionales de la Salud. Se trata de un grupo de investigadores que trabajan con los líderes de la comunidad local. Estudian qué fortalezas culturales ayudan a proteger del suicidio a los jóvenes nativos de Alaska.

Muchos factores protectores para estos jóvenes adultos provienen de la cultura de su comunidad. "El acceso a recursos culturales combinados con la habilidad para usarlos es lo que ayuda a reducir el riesgo de suicidio", dice el Dr. James Allen, de la Universidad de Minnesota.

El ANCHRR estudia, asimismo, cómo las prácticas culturales y espirituales que emplean las comunidades nativas de Alaska funcionan para proteger a los jóvenes contra el suicidio y otros riesgos a los que se enfrentan.

Elija sus herramientas

Las herramientas que mejor ayudan a contrarrestar el estrés pueden variar de una situación a otra, dice Bergeman.

"A veces tiene un factor de estrés en el que tiene que actuar y resolver el problema. Pero para otros tipos de factores de estrés, quizás necesite apoyo emocional", dice. "Una forma de pensar en la resiliencia puede ser: ¿Cómo se puede combinar lo que se necesita con el tipo de herramientas que se tiene?"

En cierto modo, la práctica hace al maestro, dice Bergerman. Esté pendiente de lo que le resultó útil en los momentos de estrés. Pregúntese: ¿Cómo lidió con eso? ¿Escogió una estrategia saludable? ¿Cómo podrían haberle ayudado otras personas a afrontarlo?

"Eso puede prepararlo para la siguiente experiencia, que puede ser más difícil", dice Bergeman.

Enlaces

Referencias

Información relativa

Obtenga más información

Elecciones sabias

Refuerce la resiliencia

Cuidar el cuerpo, el cerebro y las conexiones sociales puede ayudarlo a recuperarse del estrés.

  • Desarrolle hábitos físicos saludables. La alimentación saludable, la actividad física y el sueño regular pueden mejorar su salud física y mental.
  • Tómese un tiempo para usted Haga de cuidarse a sí mismo parte de su rutina diaria. Tómese el tiempo de notar los buenos momentos o de hacer algo que le guste, como leer un libro o escuchar música.
  • Mire el problema desde diferentes ángulos. Piense en las situaciones difíciles como oportunidades de crecimiento. Trate de ver el lado positivo de las cosas. Aprenda de sus errores y no insista en ellos.
  • Practique la gratitud. Dedique tiempo a anotar las cosas por las que dar las gracias cada día.
  • Explore sus creencias sobre el significado y el propósito de la vida. Piense en cómo guiar su vida según los principios que son importantes para usted.
  • Aproveche sus conexiones sociales y su comunidad. Rodéese de personas positivas y saludables. Pida información o ayuda a sus amigos, familiares o miembros de confianza de su comunidad cuando lo necesite. Busque prácticas culturales que considere que le ayudan en momentos de estrés.
  • Obtenga ayuda para trastornos de salud mental y uso de sustancias. Hable con un profesional de la salud si tiene problemas para afrontar la situación. O llame a la línea de ayuda nacional gratuita de SAMHSA al 1-800-662-HELP (4357). Si usted o alguien que conoce piensa en suicidarse, puede llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454 . También puede enviar un mensaje de texto con la palabra " AYUDA" a la Línea de texto de crisis al 741741.
Actualizada en Mayo de 2022